7 minutos de lectura 8 jul. 2021

Educación digital durante la pandemia por COVID-19

Por Ángel Estrada

EY-Parthenon Partner, EY Latin America North

Estratega de la industria de consumo dispuesto a resolver desafíos y marcar la diferencia. Apasionado del aprendizaje y la educación.

7 minutos de lectura 8 jul. 2021

EY-Parthenon realizó estudios para entender los efectos de la pandemia en el sector educación a nivel básico, medio y superior que permiten una mayor comprensión acerca del cierre de escuelas y universidades, la evolución de la educación en línea y el futuro de los modelos educativos en Colombia, México y Perú.

Tras más de un año de la llegada de la pandemia a Latinoamérica, la educación a distancia se ha convertido en la norma de la nueva realidad. Las instituciones educativas de Perú, México y Colombia, así como los padres y estudiantes, han tenido que enfrentar nuevos retos con respecto al uso de nuevas herramientas tecnológicas, el desarrollo de capacidades complementarias y la adopción de una mentalidad diferente.

Por este motivo, EY Parthenon buscó analizar y comprender cómo ha cambiado el entorno económico actual y futuro del sector educativo, cuáles son los niveles de satisfacción de los estudiantes con respecto a las clases en línea -desde el nivel básico hasta el nivel superior- y las expectativas híbridas postpandemia.

Acerca de EY-Parthenon

Ayudamos a los líderes empresariales a diseñar y aplicar estrategias de transformación para crear valor a largo plazo.

 

Conoce más

(Chapter breaker)
1

¿Cuáles son los principales hallazgos en Perú, Colombia y México?

Educación básica y media superior un año después de la pandemia

Los datos de esta sección fueron obtenidos a través de la aplicación de más de 1,660 encuestas en línea con padres de familia, así como entrevistas a profundidad con participantes del sector.

Desde mayo de 2020, en EY-Parthenon hemos monitoreado el impacto de la pandemia para entender los efectos del cierre de escuelas, la evolución de la educación en línea y el futuro de los modelos de educación básica y media superior en Colombia, México y Perú.

De acuerdo con nuestra investigación, los hogares con hijos que asisten a escuelas privadas han realizado inversiones significativamente mayores para mejorar la experiencia de la educación en línea; por ejemplo, alrededor del 60% contrató o mejoró su servicio de Internet en casa. Sin embargo, las inversiones en hardware y profesores particulares varían según la geografía, pues las familias mexicanas y peruanas están a la vanguardia. Alrededor del 57% y el 52% de los hogares mexicanos y peruanos compraron una computadora o tableta para las clases en línea y alrededor del 14% y el 8%, respectivamente, contrataron un profesor particular. En cuanto a las escuelas públicas, alrededor del 50% de los padres de los tres países ha contratado o mejorado su servicio de Internet, pero muchos hogares aún no cuentan con dispositivos.

Los hogares con hijos inscritos en escuelas privadas y públicas han realizado inversiones relacionadas con la educación a distancia, principalmente en la contratación o mejora del servicio de Internet. No obstante, existe una brecha considerable entre los alumnos inscritos en escuelas privadas y los alumnos inscritos en escuelas públicas

En cuanto a las plataformas utilizadas para las clases en línea, las tres principales son Zoom, Google Classroom y WhatsApp. Sobre este particular los padres parecen estar conformes, ya que el 50% calificó su satisfacción con 6 o 7 y menos del 10% con 1 o 2 en una escala del 1 a 7.

Los periodos prolongados frente a la pantalla y la falta de interacción con los compañeros y profesores siguen siendo las características menos atractivas

Cuando se les pregunta por la educación en línea, los padres indican que les parece negativo que sus hijos pasen demasiado tiempo frente a una pantalla (66%), la falta de interacción entre compañeros y con los profesores (64%), y la percepción de que los alumnos tienen más dificultades para absorber los conocimientos (39%). 

En mayo de 2020, los padres de Colombia, México y Perú mencionaron estos mismos aspectos como sus principales preocupaciones con respecto a la educación en línea cuando comenzó el confinamiento. También observamos que estos factores se volvían más relevantes a medida que un mayor porcentaje de padres los mencionaba.

Los padres mostraron una mayor aceptación de la enseñanza a distancia, pero no la consideraron atractiva como solución a largo plazo

Antes del confinamiento, alrededor del 68% de los padres de Colombia, México y Perú no habían considerado a la educación en línea como método de enseñanza y solo un 20% la consideraba atractiva. Después de casi un ciclo escolar a distancia, los padres han aceptado los nuevos formatos de clase y el 53% de ellos tiene una mejor percepción de la educación online, pero la consideran atractiva solo si es temporal.  

La aceptación de la educación en línea como opción a largo plazo sigue siendo baja, ya que los padres están preocupados por el escaso desarrollo de las habilidades sociales de los estudiantes.

En lo que respecta a los plazos flexibles y los descuentos, los padres seguirán pidiendo apoyo financiero a las escuelas 

Las escuelas de México y Perú han sido las más flexibles para atender las solicitudes de apoyo financiero de las familias, ya que los cierres de instalaciones continúan y las economías se recuperan a un ritmo lento. Alrededor del 30% de los padres de ambos países declararon que el apoyo financiero había sido igual o menor al 10%.

(Chapter breaker)
2

¿Cuáles son los principales hallazgos en Perú, Colombia y México?

Educación superior un año después de la pandemia

Los resultados abarcan la respuesta de más de 1,100 estudiantes de educación superior.

Ya ha pasado un año desde el inicio del confinamiento y los estudiantes de educación superior han tenido tiempo suficiente para experimentar las ventajas y los desafíos de tomar clases en línea. 

Desde que los estudiantes de programas presenciales migraron a las clases en línea, su satisfacción con respecto a este tipo de cursos ha disminuido. La investigación muestra que las inversiones y mejoras que las escuelas han realizado en sus plataformas educativas no han sido suficientes para compensar desafíos específicos como la dificultad de los alumnos más jóvenes para prestar atención durante las clases en línea y la escasa interacción entre profesores y compañeros.  

Mejoró el acceso a redes WiFi o dispositivos para que los estudiantes pudieran tomar clases a distancia

El acceso a Internet de banda ancha en el hogar aumentó en Colombia, México y Perú. Cerca del 100% de los estudiantes inscritos en universidades privadas afirmó disponer de conexión a Internet. Por el contrario, los estudiantes de universidades públicas tienen un menor acceso a Internet de banda ancha en el hogar en comparación con sus pares de instituciones particulares. Sin embargo, la brecha ha disminuido: en México, el 94% de los estudiantes de universidades públicas afirmó contar con una conexión a Internet, en comparación con el 72% del 2020. En Colombia y Perú, el 82% y 74% de los estudiantes universitarios tienen ahora conexión a Internet, en comparación con el 69% y 52% del año pasado, respectivamente.  

Los estudiantes consideran que la flexibilidad de horarios y la autonomía son las principales características positivas de las clases en línea

Según los resultados de nuestra encuesta, los estudiantes valoran mucho la flexibilidad y la autonomía que proporcionan las clases en línea. Estos resultados son consistentes con nuestras observaciones durante marzo y abril de 2020. Los estudiantes que trabajan valoran aún más la autonomía que ofrecen las clases en línea, ya que esta cualidad es crucial para equilibrar sus horarios con la carga de trabajo. 

Los estudiantes siguen creyendo que las colegiaturas deberían ser más bajas para los programas educativos a distancia

Hoy en día, más de un año después del comienzo de la pandemia, el 87% de los estudiantes sigue sin estar de acuerdo con el hecho de pagar lo mismo por los cursos en línea que por los presenciales. Estudiantes de diferentes universidades y países han publicado comentarios en las redes sociales solicitando descuentos dado que, aparentemente, no están obteniendo el mismo valor. Alrededor del 70% de los estudiantes encuestados comentaron que, hasta la fecha, no se les ha otorgado ninguna reducción.

Los estudiantes dispuestos a terminar sus estudios en un entorno remoto se inclinan más por la modalidad híbrida que por una en línea. La interacción con los estudiantes y los profesores es una de las razones por las que los alumnos prefieren un programa híbrido. Además, para algunos estudiantes, la flexibilidad y la autonomía de un programa mixto es lo que lo hace más atractivo que un programa presencial.

Resumen

A más de un año de la aparición del COVID-19 en Latinoamérica, la educación a distancia se ha convertido en la norma. Desde mayo de 2020, EY-Parthenon ha monitoreado el impacto de la pandemia para entender los efectos del cierre de escuelas y universidades, la evolución de la educación en línea y el futuro de los modelos de educación en Colombia, México y Perú.

Acerca de este artículo

Por Ángel Estrada

EY-Parthenon Partner, EY Latin America North

Estratega de la industria de consumo dispuesto a resolver desafíos y marcar la diferencia. Apasionado del aprendizaje y la educación.