¿Está midiendo todo lo que necesita para construir confianza? ¿Está midiendo todo lo que necesita para construir confianza?

La confianza en los negocios ha ido disminuyendo. La inclusión de más datos no financieros en los informes puede ayudar a revelar el potencial de creación de valor de una empresa.

Más de 10 años después de la crisis financiera mundial, las empresas siguen enfrentando una crisis de confianza.

En la reciente encuesta de EY Global sobre informes corporativos, ¿Cómo puede la transformación digital de los informes construir el puente entre la confianza y el valor a largo plazo?, solo el 58% de los líderes financieros dijeron que consideraban que el público tenía suficiente confianza en los negocios.

Esto marca una brecha creciente entre lo que los informes corporativos proporcionan y lo que quieren los stakeholders. Con demasiada frecuencia, los informes corporativos no logran captar información sobre los activos intangibles, lo que puede dificultar que los stakeholders comprendan el potencial de creación de valor a largo plazo de una organización.

Si las organizaciones quieren lograr un crecimiento sostenible y a largo plazo, sin dejar de ser responsables ante los stakeholders públicos, deben mejorar la medición de su comportamiento. Hacerlo puede requerir nuevos enfoques sobre cómo definen, miden y analizan los datos críticos para el negocio — no solo lo que está en su balance.

Mujeres empresarias revisando datos en una tablet
(Chapter breaker)
1

Capítulo 1

Nuevos enfoques de los datos no financieros

El aprovechamiento de los datos no financieros probablemente requerirá nuevos enfoques de la tecnología, el talento y la cultura.

Para que las organizaciones mejoren la transparencia — para anticipar mejor los desafíos del futuro y para construir relaciones de confianza más sólidas con el público en general — es probable que se necesiten enfoques nuevos e innovadores para la contabilidad y la presentación de informes.

Informes con más visión de futuro y valor añadido

Los datos no financieros pueden ayudar a abordar esta brecha de confianza entre los informes financieros actuales y las expectativas de los stakeholders en cuanto a la presentación de informes. La capacidad de una organización para crear valor a largo plazo no siempre se revela en los balances. El valor a largo plazo puede surgir de la cultura, los activos intelectuales, la tecnología o la infraestructura de una organización — todos ellos activos no financieros.

Si los stakeholders no tienen visibilidad de este valor, su capacidad para tomar decisiones estratégicas en torno a los planes de negocio podría verse comprometida. Asimismo, si los consumidores no pueden ver cómo se comporta un negocio — para bien o para mal — puede que no se sientan inclinados a confiar en él.

Para cerrar esta brecha entre el valor y la supervisión de los stakeholders, las organizaciones deben mejorar en el uso de todos los datos disponibles para ellos, más allá de los datos financieros. Esto significa decidir qué datos no financieros medir, cómo recopilarlos y cómo entenderlos.

Los activos no financieros pueden incluir la cultura corporativa, la propiedad intelectual y los indicadores clave de desempeño (KPI, por sus siglas en inglés) de medio ambiente, sociales y de gobierno (ESG, por su siglas en inglés). Estos y otros son todos activos no financieros potencialmente valiosos que deberían ser considerados para su inclusión en informes corporativos.

El espacio para la tecnología inteligente

Por su propia naturaleza, los datos no financieros están más mal definidos y son más difíciles de analizar utilizando herramientas y modelos tradicionales, en comparación con los datos financieros tradicionales. ¿Cómo se tiene en cuenta la lealtad de los clientes, o la diversidad corporativa, en las proyecciones de ganancias? ¿Cómo se comunica esta información a los accionistas?

El 49% de los encuestados indicaron que en realidad dedicaban más tiempo a la recopilación y el procesamiento de los datos que a su análisis. Si las funciones financieras deben implementar con éxito una transformación de su función, a una que pueda incorporar datos no financieros en sus informes, entonces una parte clave de ese proceso será probablemente la aplicación juiciosa de tecnologías inteligentes. Esto podría incluir:

  • Automatización: Las tecnologías, como la automatización robótica de procesos (RPA, por sus siglas en inglés), liberan la mano de obra para tareas de mayor valor añadido, como la definición y la recopilación de datos no financieros, o la acción sobre los insights derivados de los sistemas inteligentes. Los datos se convierten entonces en un activo estratégico en lugar de una carga que aleja al capital humano del trabajo de alto valor. Este trabajo en sí mismo puede implicar una mayor recopilación sobre el terreno de los KPI no financieros o encontrar formas de comunicar esta información a la junta.
  • Inteligencia artificial (IA): Más avanzada que el RPA, la IA puede profundizar en conjuntos complejos de datos y descubrir conocimientos que aporten valor. A medida que las herramientas de datos mejoran, pueden pasar a leer, gestionar y analizar contratos y datos complejos, liberando aún más el talento humano. Las plataformas y funciones habilitadas para la IA, como los programas de biometría y de procesamiento del lenguaje natural, también pueden ayudar a ampliar la capacidad de una organización para recopilar y utilizar fuentes más diversas de datos no financieros.
  • Blockchain: Al ayudar a asegurar los canales de información, blockchain puede aumentar la transparencia de los datos y mejorar la velocidad y eficiencia con la que la información puede ser comunicada entre las funciones y a los stakeholders externos. Aunque ningún encuestado indicó que blockchain fuera la tecnología más importante en las finanzas y los informes de hoy en día, el 24% de los encuestados piensa que sería la tecnología más importante en su papel en los próximos cinco años. Aunque el blockchain se sigue considerando menos importante que la RPA (32%) y la IA (44%), es probable que se convierta en una parte central del paisaje de los informes.

Superar la fuerza laboral y las barreras culturales

La tecnología tiene un potencial significativo para ayudar a las organizaciones a entender y manejar sus datos financieros y no financieros. Así, se puede crear un marco más sólido para que los stakeholders — tanto internos como externos — se comprometan con la organización.

Entre los líderes financieros encuestados, el 72% dijo que la IA por sí sola tendrá un impacto significativo en la forma en que su función produce conocimientos basados en datos, y el 64% dijo que tenía la capacidad de disrumpir fundamentalmente la forma en que se llevan a cabo las finanzas y los informes.

Sin embargo, es probable que la aplicación de estas tecnologías presente dificultades. Como en cualquier tipo de transformación digital, la seguridad y la integridad de los datos serán temas de preocupación. El 54% de los encuestados mencionaron las preocupaciones en torno a la seguridad de los datos como un obstáculo importante a la hora de implementar soluciones tecnológicas en el ámbito de los informes y las finanzas.

También hay cuestiones relacionadas con la fuerza laboral y la cultura, incluyendo el liderazgo de alto nivel. El treinta por ciento de los encuestados citó la falta de aceptación del liderazgo y de la junta directiva como un reto de implementación.

Sin embargo, un problema mayor es encontrar el talento adecuado. En esta encuesta de EY, el 41% de los encuestados dijo que la falta de habilidades relevantes dentro de la función de finanzas era un gran desafío.

Los equipos de finanzas del futuro necesitarán las capacidades no solo de los contables tradicionales, sino también de los científicos, analistas y estadísticos de datos. Cuando se les preguntó, los encuestados indicaron que la habilidad más importante para las posibles contrataciones financieras en el futuro no va a ser la contabilidad tradicional, que ocupaba el quinto lugar. En cambio, dijeron que serían capacidades analíticas.

Los equipos de informes también pueden cambiar por completo la forma en que piensan sobre la adquisición de talento. El uso de servicios administrados por terceros puede ayudar a dar a los gerentes de finanzas un acceso conveniente y rentable a capacidades técnicas críticas. Casi tres cuartas partes de los encuestados indicaron que esos servicios se convertirían en una parte central de sus intentos de cumplir con las prioridades estratégicas en torno al futuro de la presentación de informes.

Saludo de empresarios en una conferencia
(Chapter breaker)
2

Capítulo 2

Ampliación de la red

¿Dónde deberían buscar las organizaciones los datos no financieros que necesitan?

Si una organización ha decidido aportar más datos no financieros a la opinión de los stakeholders, los auditores y los analistas, la pregunta sigue en pie: ¿Qué datos no financieros debe mirar exactamente? El Embankment Project for Inclusive Capitalism, que reúne a casi 30 líderes empresariales mundiales para promover el crecimiento sostenible a largo plazo, ha identificado cuatro impulsores clave del crecimiento no financiero:

  • Talento: La forma en que las organizaciones gestionan su capital humano en lo que respecta a compensación y los beneficios (contratación, formación y desarrollo), la diversidad y la inclusión, el bienestar y la creación de una cultura de compromiso orientada a los objetivos.
  • Innovación: Cumplir con las necesidades y mantener el enfoque en el usuario final durante el proceso de innovación, y fomentar la confianza en la organización.
  • Sociedad y medio ambiente: El impacto de la contribución a los objetivos sociales y ambientales relevantes para el negocio en los stakeholders externos y en las comunidades.
  • El gobierno corporativo: La eficacia de la junta en la provisión de mecanismos apropiados de supervisión y gobierno para mantener la calidad y la independencia de la junta, así como la capacidad de liderazgo, en conjunto con la junta, para desarrollar y evaluar la estrategia a largo plazo.

Todos estos aspectos de una organización deben ser incluidos en los informes si las compañías quieren obtener un entendimiento holístico de cómo operan y dónde pueden localizarse las futuras fuentes de valor — o riesgo.

Al incorporarlas en las prácticas de presentación de informes, una amplia gama de stakeholders — públicos y privados, e internos y externos — pueden tener una mayor visión de las operaciones de una organización. Esta transparencia crea entonces los cimientos de la confianza sobre los que las organizaciones pueden construir una estrategia de crecimiento que realmente aporte valor a largo plazo para todas las partes.

Resumen

Sin acceso a los datos no financieros, la capacidad de los stakeholders internos para tomar decisiones estratégicas es más limitada, y la confianza de los stakeholders externos podría verse reducida. Rectificar esto probablemente implicará la incorporación de tecnología líder e inteligente en el proceso de presentación de informes, y cambiar los enfoques sobre el talento y la cultura para acomodar este nuevo enfoque.