¿Cómo puede la desinversión ayudar a construir la resiliencia e impulsar el valor más allá de la crisis?

Autores

Rich Mills

EY Global y Americas Sell and Separate Leader

Líder de las desinversiones complejas que ayudan a aumentar el valor de los accionistas y a impulsar una asignación de capital más eficiente. Dedicado esposo y padre.

Paul Murphy

EY Asia-Pacific Sell and Separate Leader

Defensor del cambio. Centrado en due diligence y en las mejores prácticas de desinversión para las grandes empresas.

6 minutos de lectura 12 may 2020

El Estudio sobre Desinversión Corporativa Global EY 2020 revela que la actividad de desinversión está a punto de experimentar un fuerte repunte a medida que las empresas reequilibran sus portafolios.

Más empresas que nunca (72%, frente a 63% en 2019) dicen que han retenido activos demasiado tiempo. Al mismo tiempo, nuestra última encuesta sugiere que la recesión económica está dando un impulso a los vendedores para tomar medidas, con más de tres cuartos (78%) planeando una desinversión.

No es una sorpresa – a la luz de COVID-19, los ejecutivos necesitan planear ahora para lo que sucederá en lo que sigue. Las compañías, incluyendo el 65% que están rebalanceando sus portafolios como resultado de la crisis, deben estar dispuestas a tomar medidas cuando se enfrenten a decisiones de asignación de capital aún más duras. Y es probable que se necesiten inversiones de capital ahora para poner a prueba la organización en términos de tecnología, automatización y cadenas de suministros.

Hay pruebas de que tomar medidas audaces ahora podría valer la pena — y las empresas más resilientes y exitosas serán las que hayan mostrado disciplina y se centren en la transformación del portafolio. Las lecciones aprendidas de la crisis financiera mundial (GFC) muestran que los desinversores activos superaron a los no desinversores en 24 puntos porcentuales en la mediana del rendimiento total de los accionistas (TSR) en los 8 años siguientes a esa crisis.

Aquellos que se fortalezcan en la próxima fase de la crisis actual estarán replanteando no sólo sus portafolios, sino el núcleo mismo de su negocio en este momento. Las empresas pueden no necesariamente vender a corto plazo, pero entienden que la preparación es necesaria para tomar medidas. Más de la mitad de las empresas (57%) dicen que iniciarán su próxima desinversión en un plazo de 12 meses, la mayoría en los próximos 6-12 meses. El resultado es un enfoque a largo plazo en los aspectos de mayor crecimiento del portafolio, con un 67% que planea reinvertir los ingresos de la desinversión en los negocios principales.

Las respuestas del estudio sobre la desinversión dice que las empresas dicen que se quedaron con los activos demasiado tiempo

El Estudio de Desinversión Corporativa Global de EY de este año no se parece a ningún otro en sus ocho años de historia. Cuando comenzamos el proceso para el estudio de 2020, fue como siempre: reunir las perspectivas de más de 1.000 ejecutivos de la C-suite en todo el mundo sobre la forma de abordar la estrategia del portafolio y la ejecución de la desinversión. Para cuando nuestra investigación concluyó en enero de 2020, COVID-19 había comenzado a evolucionar rápidamente hacia una crisis global.

No hay duda de que el impacto financiero y económico de la crisis ha causado cambios en las perspectivas de desinversión en los últimos meses. En consecuencia, abrimos nuestra investigación en abril de 2020 para retomar el pulso de 300 ejecutivos corporativos mundiales. Y aquí están esas perspectivas.

Las respuestas del estudio de desinversión dicen cuando se espera iniciar la siguiente desinversión

Desinvertir para invertir en un futuro con capacidad tecnológica

El capital obtenido de las desinversiones puede ayudar a aumentar las reservas de efectivo y fortalecer los balances. También acelerará la agenda tecnológica — y la crisis está impulsando la necesidad de inversiones más significativas en áreas como la automatización.

Aunque la pandemia ha expuesto grietas en la capacidad de algunas empresas para apoyar a las fuerzas laborales remotas, las demandas rápidamente cambiantes de los clientes son una consideración aún mayor. Pronosticar los impulsores de valor más allá de la crisis precipitará un pensamiento diferente ahora — como el desarrollo de nuevos ecosistemas de asociaciones y alianzas que pongan a las empresas a la vanguardia de la disrupción en lugar de convertirse en las disrumpidas.

Así, más de la mitad de las empresas (52%) dicen que la necesidad de financiar las inversiones en nuevas tecnologías hará que sea más probable que se desinviertan en los próximos 12 meses.

Repensando los caminos hacia el valor — mirando al futuro mientras se aprende del pasado

Nuestra investigación a raíz de la GFC que muestra la ventaja estratégica de las desinversiones puede parecer contraria a la intuición. Es probable que las valoraciones alcanzables sean más bajas a corto plazo, pero el análisis muestra que la venta en un período de recesión impulsa los rendimientos totales a largo plazo.

Los que se desprendan a corto plazo se verán obligados a hacer frente a la disminución de los múltiplos de transacciones y a una brecha de precios cada vez mayor entre lo que ofrecen los compradores y lo que desean los vendedores. Para contrarrestar el giro a la baja de los múltiplos, casi 1 de cada 3 empresas dicen que es probable que aumenten el alcance y el tamaño de las desinversiones después de la crisis. Si bien esto puede ayudar a los vendedores a crear un paquete de activos más valioso y atractivo para los compradores, también requerirá una preparación aún mayor antes de salir al mercado.

Cultivar asociaciones estratégicas para fortalecer la agilidad operacional

Como parte de la optimización del portafolio y la estrategia de desinversión, las empresas están reevaluando su propiedad de activos no básicos y considerando la posibilidad de migrar a un ecosistema de socios estratégicos. Esos asociados, que suelen ser considerados como mejores propietarios o administradores de esos activos, pueden contribuir a la transición de los costos fijos a una estructura de costos variables, mejorar la agilidad de la empresa, desplazar los recursos para centrarse en las capacidades básicas o críticas y lograr un mayor rendimiento total para los accionistas. Prevemos un aumento de esta tendencia a medida que las empresas entran en la etapa de recuperación de COVID-19, y se centran cada vez más en la resiliencia de la cadena de suministros.

Aunque no es necesariamente nuevo o novedoso, este enfoque ligero de activos ha sido impulsado por varios factores — el inicio de la digitalización, la recesión económica, el activismo de los accionistas y los niveles sin precedentes de efectivo dentro del capital privado (1,5t de dólares). De hecho, las empresas que hicieron una transición en la manufactura anticipándose a una venta tenían un 17% más de probabilidades de superar las expectativas sobre la valoración del negocio restante y tenían más probabilidades de superar las expectativas sobre el precio de la desinversión.

Las empresas que transicionaron la manufactura anticipándose a la venta tienen un

17%

más de probabilidad de superar las expectativas en el múltiplo de valoración del negocio restante.

Inversores activistas – no se sorprendan si llaman a la puerta

Aunque las campañas de activistas de los accionistas a nivel mundial han disminuido en un 25% hasta 238 en el primer trimestre de 2020, en comparación con 2019, las empresas no deberían descartarlas. Varios activistas están recaudando fondos para capitalizar la dislocación del mercado. Y muchos, incluidas las empresas más grandes y bien establecidas, están prosperando con grandes arcas de guerra y capital a largo plazo, en comparación con 2008.

EY encuestó a 25 inversores activistas globales en enero de 2020, y de nuevo en abril de 2020. Los datos resultantes muestran que la base de inversores se moverá a un ritmo más rápido, con un deseo de enfoque corporativo y simplicidad. Y las compañías necesitan prepararse ahora.

Así lo demuestra el 96% de los activistas que ahora, después de la crisis, recomendarían que una empresa objetivo se desprendiera de los negocios no esenciales o de bajo rendimiento, en comparación con el 64% anterior. Su plazo de tiempo deseado también se ha acortado significativamente. Antes de la crisis, el 36% de los activistas dijeron que la expectativa era que la desinversión se realizara en un plazo de 6 meses; ahora ha aumentado al 84%. Por lo tanto, las empresas deben prepararse para los debates de los inversores que se centran en la forma en que están respondiendo a la crisis, la alineación del portafolio a su estrategia principal, y otros asuntos como la alineación de la compensación de los ejecutivos en relación con el rendimiento de la empresa.

Si bien no sabemos exactamente lo que sigue y más allá de la crisis de COVID-19, sí sabemos que estas tendencias están impulsando la estrategia de desinversión ahora. La planificación estratégica y el trazado del curso continuo de la transformación está en la agenda. También lo está la desinversión estratégica para liberar capital, crear resiliencia e impulsar el valor a largo plazo.

  • Metodología de la encuesta

    Acerca del estudio

    El Estudio de Desinversión Corporativa Global de EY es una encuesta anual de ejecutivos del C-level de grandes empresas de todo el mundo, realizada por Thought Leadership Consulting, una empresa de inversores institucionales de Euromoney.

    Los resultados se basan en una encuesta online de 1.010 ejecutivos de empresas globales y 25 inversores activistas globales previa a COVID-19 (realizada entre noviembre de 2019 y enero de 2020), y en una encuesta online de 300 ejecutivos de empresas y 25 inversores activistas globales tras el inicio de la crisis (realizada entre abril y mayo de 2020), incluidas empresas de 11 sectores, en la que el 75% de los encuestados tenían el título de director general, director financiero u otro ejecutivo del C-level.

Resumen

El Estudio sobre Desinversión Corporativa Global EY 2020 se centra en la forma en que las empresas deben enfocar la estrategia del portafolio, mejorar la ejecución de las desinversiones y probar en el futuro su negocio restante.

Acerca de este artículo

Autores

Rich Mills

EY Global y Americas Sell and Separate Leader

Líder de las desinversiones complejas que ayudan a aumentar el valor de los accionistas y a impulsar una asignación de capital más eficiente. Dedicado esposo y padre.

Paul Murphy

EY Asia-Pacific Sell and Separate Leader

Defensor del cambio. Centrado en due diligence y en las mejores prácticas de desinversión para las grandes empresas.