Para los CEOs, ¿los días de dejar de lado los desafíos globales están contados? Para los CEOs, ¿los días de dejar de lado los desafíos globales están contados?

Por EYQ

EYQ es el "think tank" de EY

Al explorar "¿Qué hay después de lo que sigue?", EYQ ayuda a los líderes a anticipar las fuerzas que dan forma a nuestro futuro — dándoles el poder de aprovechar el lado positivo de la disrupción y construir un mejor mundo de negocios.

Colaboradores
18 minutos de lectura 8 jul. 2019

El 2019 EY CEO Imperative Study revela que los inversores y las juntas directivas esperan que los directores generales respondan a los mayores desafíos de la humanidad - es el nuevo imperativo de crecimiento. ¿Pero cómo?

A la fecha, la mayoría de los directores generales han optado por mantenerse al margen de los esfuerzos por resolver los desafíos globales, aun cuando los mercados de todo el mundo siguen viéndose disrumpidos por una serie de problemas diversos, entre ellos las políticas económicas proteccionistas, las reacciones tecnológicas y los desastres naturales causados por el clima.

El EY CEO Imperative Study muestra que los CEOs ya no pueden confiar en las viejas excusas para la inacción en desafíos como estos. Tampoco deben pedir permiso para estar al frente de las soluciones, es una expectativa y un nuevo imperativo de crecimiento.

Contrariamente a la sabiduría convencional, nuestra encuesta a los directores generales, directores de las juntas directivas e inversores institucionales de las mayores corporaciones del mundo encuentra que:

  • Los inversores institucionales no son un freno para la acción empresarial en los desafíos globales. Respaldan las inversiones corporativas necesarias para avanzar en estas cuestiones y tendrán cada vez más en cuenta la respuesta corporativa a los desafíos globales en sus decisiones de inversión.
  • Los directores de las juntas directivas también apoyan el compromiso — incluso más que los inversores.
  • Los directores generales mundiales ven más oportunidades de crecimiento que riesgos en la actuación ante los desafíos globales.
  • En los próximos diez años se producirán importantes avances en las asociaciones entre los sectores público y privado, las normas de presentación de informes y la colaboración intersectorial necesarias para hacer frente a los desafíos globales.

Estas son algunas de las principales conclusiones del EY CEO Imperative Study, una encuesta de los CEO, directores de la junta directiva e inversores institucionales de las empresas y compañías más grandes del mundo. Para entender las perspectivas sobre el papel de las empresas en el tratamiento de los desafíos globales entre estos tres grupos clave, EYQ llevó a cabo una encuesta global de:

  • CEOs y directores independientes de empresas en las listas de Forbes Global 2000 y de Forbes Largest Private Company
  • Inversores institucionales — tanto propietarios como administradores de activos — con un mínimo de 100.000 millones de dólares en activos bajo gestión

En este artículo, exploramos las conclusiones de los datos de la encuesta que muestran que los inversores y los directores de las juntas directivas esperan que la acción corporativa en los desafíos globales asegure el crecimiento a largo plazo y aproveche las nuevas oportunidades. Los datos del EYQ se enriquecen con los puntos de vista personales sobre estos temas de los CEOs globales, los inversores y los directores de la junta directiva recolectados a través de entrevistas en profundidad. Por último, el estudio ofrece una agenda de acción para iniciar y acelerar el compromiso de su empresa con los desafíos globales.


            techos de la ciudad china vista aérea
(Chapter breaker)
1

Capítulo 1

Alinearse con la necesidad de la acción corporativa

Los CEOs, las juntas directivas y los inversores reconocen el imperativo de crecimiento que supone actuar ante los desafíos globales.

La ampliación de la desigualdad de los ingresos, las redes de seguridad social desgastadas y la inseguridad económica debida al cambio tecnológico están impulsando los movimientos populistas. El cambio climático está causando nuevas olas de inmigración. La desigualdad entre los géneros está impulsando la vulnerabilidad y la marginación de las poblaciones y deprimiendo el potencial de crecimiento económico. Las tecnologías digitales están creando nuevos desafíos en torno a la propiedad de los datos, la privacidad, la ética y la confianza. Estos desafíos están más allá de la capacidad de una nación o de un conjunto de stakeholders para abordarlos.

Los desafíos globales plantean consecuencias negativas cada vez mayores para las economías, las empresas y las sociedades si no se abordan. Sin embargo, habrá ventajas mensurables si se abordan. Por ejemplo, las Naciones Unidas informan que los países están dejando 160 billones de dólares de riqueza sobre la mesa a nivel mundial debido a las diferencias en los ingresos de toda una vida entre mujeres y hombres. Coincidentemente, la adopción de energía renovable a nivel mundial podría ahorrar una suma igualmente astronómica — 160 billones de dólares en costos de cambio climático para el año 2050.

Históricamente, la mayoría de los directores generales de las empresas han optado por mantener su compromiso con respecto a los desafíos globales, en particular los que son fuente de fricción política. Ahora, hemos llegado a un punto de inflexión de cambio a medida que los directores generales de las empresas globales, sus juntas directivas e inversores institucionales se alinean con la necesidad de la acción empresarial y, lo que es más importante, el liderazgo de los directores generales en estas cuestiones.

"Hoy en día, nos enfrentamos a toda una serie de retos globales: la lucha contra el cambio climático y la injusticia social es una de las prioridades de la agenda. Los desafíos deben ser primero reconocidos y nombrados abiertamente. Este es el requisito previo central para que podamos encontrar las respuestas correctas y definir los objetivos a largo plazo", observa Oliver Blume, CEO de Porsche AG.

Los mayores riesgos para los negocios y la economía mundial

Los directores ejecutivos, los miembros de la junta directiva y los inversores institucionales colocan dos desafíos globales a la cabeza de sus listas de cuestiones que amenazan el crecimiento de las empresas y la economía mundial:

  • Seguridad cibernética nacional y corporativa
  • Pérdida de puestos de trabajo debido a los cambios tecnológicos y a los problemas asociados de educación y recapacitación

Estas representan disrupciones inmediatas, que influyen en el futuro del trabajo, la confianza de los consumidores y la reglamentación.

"El crecimiento futuro de las empresas depende de la confianza, ya sea entre las empresas y los clientes, las personas y la tecnología, o la dirección y los empleados. El creciente riesgo de ciberataques y el fracaso en encontrar el equilibrio correcto entre lo digital y lo humano en el lugar de trabajo perjudica la confianza en todas estas dimensiones críticas", dice Gil Forer, socio principal de EY Global Markets Digital and Business Disruption, y líder de EYQ.

Los directores generales también hacen hincapié en la desigualdad de ingresos, probablemente influenciada por el impacto de esta cuestión en sus clientes, así como por la volatilidad política que está impulsando.

Los miembros de la junta directiva dan prioridad a la ética de la IA mientras se enfrentan a las cuestiones de parcialidad y confianza que plantea esta nueva capacidad tecnológica.

Los inversionistas ponen el cambio climático a la cabeza de la lista. Este grupo ha dado la voz de alarma durante mucho tiempo sobre el riesgo que suponen las alteraciones climáticas para el valor a largo plazo, que son cada vez más evidentes.

"El cambio climático, la inestabilidad y los conflictos geopolíticos, el desempleo juvenil, la falta de educación, la digitalización y la desigualdad son algunos de los desafíos globales con los que los dirigentes empresariales tienen y tendrán que lidiar a corto y mediano plazo", señala Isam J. Al Sager, Director General del Grupo del Banco Nacional de Kuwait.


            ceo imperative gráfico 01
Los inversores y las juntas directivas son mayores promotores del compromiso corporativo que los CEOs

La mayoría de los encuestados de los tres grupos de la encuesta dicen que las empresas más grandes del mundo deberían comprometerse en "gran" o "muy gran" medida a abordar los principales desafíos globales que han identificado.

Lo sorprendente es que una proporción aún mayor de inversores institucionales (54%) y de directores de la junta directiva (58%) que de directores generales (51%) dicen que las grandes empresas deben participar en la solución de los desafíos globales.

"Cada vez será más evidente que las empresas deben ser administradoras para las generaciones futuras, y que las juntas directivas y los altos dirigentes, C-suite, tienen la responsabilidad de pensar detenidamente en esas cuestiones, para luego enmarcar un conjunto de acciones que permitan a las empresas como entidades y a los empleados como individuos comprometerse con ellas. Las empresas son actores significativos y pueden realmente marcar la diferencia", dice Piyush Gupta, Director General de DBS Group, un importante grupo de servicios financieros con sede en Singapur.

Michael Lamach, CEO de Ingersoll Rand, que incluye las marcas Trane® y Thermo King®, observa: "En muchos casos, tienes corporaciones interviniendo a veces donde los gobiernos no lo hacen, y creo que eso es algo poderoso."


            vista aérea de vehículos que corren en la arena del desierto
(Chapter breaker)
2

Capítulo 2

CEOs: Sentir el calor

Los directores generales sienten la presión de los stakeholders para actuar ante los desafíos globales — y ven las ventajas.

Los líderes de hoy en día están llamados a ir más lejos que nunca antes para demostrar su liderazgo, tomar posiciones públicas sobre cuestiones de carácter político, elegir estrategias, establecer políticas y tomar medidas proactivas para ayudar a resolver los grandes desafíos globales.

"Las empresas más grandes del mundo tienen que participar", dice Bala Swaminathan, miembro de la Junta Consultiva de Asia para la Corporación Bancaria de Westpac. "No se trata de si creces o no creces. Es una cuestión de si existes o no existes."

Algunas de las dinámicas subyacentes son las siguientes:

  • Existe la percepción generalizada de que los gobiernos nacionales no han respondido eficazmente (individual o colectivamente) a los desafíos globales. Menos de la mitad (47%) de la población general a nivel mundial confía en que sus gobiernos hagan lo correcto.
  • Las grandes empresas siguen adquiriendo cada vez más influencia económica. Sólo en los Estados Unidos, Los ingresos de Fortune 500 aumentaron del 35% del PIB de los Estados Unidos en 1955 al 72% del PIB en 2016. Las empresas pueden ejercer una influencia significativa en relación con otros actores tanto a nivel mundial como local debido a sus huellas en todo el mundo y a sus amplios recursos.
  • A medida que las empresas se han ido haciendo más poderosas, los empleados, clientes y otros stakeholders esperan que los directores generales lideren el camino para abordar los crecientes desafíos globales. El 71% de los empleados de todo el mundo cree que es de vital importancia que su director general responda a los desafíos globales, y el 76% de la población general está de acuerdo en que quiere que los directores generales lideren el cambio en lugar de esperar a que los gobiernos actúen.

"El papel de las empresas y corporaciones se está cuestionando cada vez más. ¿Existimos sólo para promover el interés de nuestros accionistas? ¿O tenemos un programa más allá de nuestros accionistas, para la sociedad en general, para las comunidades, el prisma de los stakeholders? Creo que es evidente que tenemos que ponernos del lado de los stakeholders", dice Gupta del Grupo DBS.

Cuanto más grande es la empresa, más presión de los stakeholders

Los CEOs en nuestro estudio sienten la presión, con el 67% reportando una presión moderada a extrema de los stakeholders para comprometerse con los desafíos globales. Esta cifra se eleva al 77% en el caso de los directores generales de las empresas más grandes, las que tienen ingresos de 20.000 millones de dólares o más. La cifra para los directores de las juntas directivas es similarmente alta, con el 75% diciendo que sienten este nivel de presión.

"Cuanto más grande sea la empresa, más grandes y diversos serán sus grupos de stakeholders y, por lo tanto, mayor será su responsabilidad de lograr un cambio social positivo, al tiempo que se arriesga a asegurar su éxito futuro", señala Al Sager, del Banco Nacional de Kuwait.

Los clientes son el grupo de presión número uno, según la mayoría de los CEOs (52%). Los ejecutivos también citan frecuentemente a los accionistas (40%), los empleados (40%) y el público (39%) entre los stakeholders que ejercen mayor presión.

Los directores generales, las juntas directivas y los inversores ven más oportunidades que riesgos en la actuación ante los desafíos globales

La actuación de las empresas en relación con los desafíos globales conlleva tanto oportunidades como riesgos. Por una parte, el hecho de avanzar en la solución de los desafíos globales ayuda a sentar las bases de un crecimiento sostenible a largo plazo y ofrece la oportunidad de profundizar en las relaciones con los clientes, los empleados y otros stakeholders importantes. Por otra parte, no todas los stakeholders están necesariamente de acuerdo en las medidas correctas que deben adoptarse y existen riesgos en la ejecución.

Al observar el equilibrio entre la oportunidad y el riesgo, la mayoría de los directores generales ven más oportunidades que riesgos en ser más activos en los desafíos globales. Las juntas directivas y los inversores no se quedan atrás, con una pluralidad de cada uno viendo una mayor oportunidad. Ninguno de los tres grupos ve mayor riesgo que oportunidad en la toma de medidas.


            ceo imperative gráfico 02

Los directores generales dicen que atraer a los mejores talentos es la mayor oportunidad de crecimiento que proviene de ser más activos en los desafíos globales. También se cita con frecuencia la mejora de la posición competitiva (34%) y la atracción de nuevos o diferentes tipos de inversores (33%).

Los CEOs de compañías con ingresos de 20 mil millones de dólares o más traen una visión distintiva de las oportunidades de crecimiento. Dicen que la creación de nuevos modelos de negocio y servicios que ayuden a afrontar los retos globales es la principal oportunidad de crecimiento (40%), ligada a la atracción de los mejores talentos. Sólo el 18% de las empresas más pequeñas citan los nuevos modelos de negocio y servicios como la principal oportunidad de crecimiento.

Angela Rodell, Directora Ejecutiva de la Corporación del Fondo Permanente de Alaska ofrece: "Lo miro a través de una lente más positiva que negativa. Pienso en las oportunidades de crecimiento. Aunque estos desafíos son realmente dolorosos, el cambio es realmente doloroso, de ese "cambio" surgen algunas formas realmente interesantes de cómo podemos pensar en dónde queremos crecer".


            Sobre el Puente ANZAC de Sydney
(Chapter breaker)
3

Capítulo 3

Los inversionistas desean más el valor a largo plazo que los rendimientos a corto plazo

Los inversionistas están prestando cada vez más atención a la respuesta de las empresas a los desafíos globales y apoyan la dedicación de los recursos de las empresas.

Los inversores institucionales han sido vistos durante mucho tiempo como un freno a las acciones corporativas que no producen rendimientos a corto plazo. Sin embargo, en los últimos años el panorama ha empezado a cambiar. El Embankment Project para identificar y crear nuevas métricas para medir y demostrar el valor a largo plazo a los mercados financieros cuenta con el apoyo de algunos de los mayores propietarios y gestores de activos del mundo. La carta anual dirigida a los directores generales por Larry Fink, director general de la empresa de gestión de activos BlackRock, influye en su llamamiento a los ejecutivos de las empresas para que se centren en la creación de valor a largo plazo.

"Es vital que las empresas se comprometan a abordar estos desafíos globales por la sencilla razón de que es esencial para crear valor a largo plazo. Las empresas no se han comprometido lo suficiente en el pasado en cuestiones de largo plazo", dice Mark Delaney, Director de Inversiones de AustralianSuper.

"Las empresas son uno de las muchos stakeholders que operan en una economía mundial afectada por los desafíos globales. En nuestra opinión, cualquier actividad de una empresa que contribuya a un empeoramiento de los retos sociales y/o medioambientales desencadenará, con el tiempo, una reacción de una serie de diferentes stakeholders como gobiernos, reguladores, empleados, clientes, etc.", explica Petra Pflaum, Directora de Inversiones Responsables y Co-Presidente de Equities, DWS Group de EMEA. "En última instancia, esto tendrá un impacto en el potencial de creación de valor de una empresa".

Nuestra encuesta de inversores institucionales globales apoya la opinión de que los inversores consideran cada vez más las cuestiones de creación de valor a largo plazo, como la respuesta corporativa a los desafíos globales.

Prácticamente todos (98%) nuestros inversores encuestados informan que la respuesta de una empresa a los desafíos globales ha desempeñado un papel en la toma de decisiones de inversión con cierta frecuencia en los últimos dos años. Más de la mitad (55%) dice que los desafíos globales fueron un factor frecuente o muy frecuente.


            ceo imperative gráfico 03

El enfoque de los inversores en los desafíos globales está destinado a aumentar. Mirando hacia el futuro, el 83% de los inversores institucionales dicen que la respuesta corporativa a los desafíos globales será más importante para la toma de decisiones de inversión en los próximos cinco años.

Pero, ¿los inversionistas "seguirán la corriente" apoyando la inversión corporativa para enfrentar los desafíos globales? Las respuestas de los inversores institucionales sugieren que es hora de reevaluar la opinión de que dan prioridad al rendimiento a corto plazo sobre el crecimiento a largo plazo. La mayoría de los inversores (60%) apoyan las inversiones a largo plazo para hacer frente a los desafíos globales, incluso si el rendimiento a corto plazo se ve disminuido.


            ceo imperative gráfico 04

Aunque la mayoría de los inversores apoyan la inversión empresarial para hacer frente a los desafíos globales, reconocen que su sector podría ser más eficaz para impulsar el progreso en los desafíos globales: El 86% de los encuestados dicen que ven una oportunidad en sus clases de activos para cambiar los modelos y prácticas de inversión para alinear mejor los intereses empresariales con el progreso en los desafíos globales.

Los directores generales, las juntas directivas y los inversores prevén un progreso significativo en los próximos 5-10 años en las asociaciones, la presentación de informes y la colaboración necesarias para hacer frente a los desafíos globales

Los desafíos globales son aquellos que no pueden ser resueltos por un solo país o conjunto de stakeholders. Los directores generales, los directores de las juntas directivas y los inversores prevén un mundo en el que se han logrado importantes avances en materia de asociaciones entre el sector público y el privado, normas de presentación de informes y la colaboración intersectorial necesaria para abordarlas con éxito:

  • El 80% de los directores generales dicen que el gobierno, las empresas y el público recompensarán a las compañías que tomen medidas significativas en relación con los desafíos globales, lo que significa que se puede obtener una ventaja competitiva mediante el liderazgo en estas cuestiones.
  • El 83% de los directores de las juntas directivas dicen que las asociaciones público-privadas para hacer frente a los desafíos globales serán más comunes, lo que sugiere que la capacidad de colaborar con diferentes niveles de gobierno se convertirá en un conjunto de habilidades cada vez más importante.
  • El 84% de los inversores institucionales creen que la información corporativa se centrará en la estrategia a largo plazo, el crecimiento y la sostenibilidad. Esto subraya la fuerza del cambio hacia un enfoque en el valor a largo plazo y el alejamiento de los informes financieros a corto plazo.

            La Vía Láctea, el valle de los dioses de Utah.
(Chapter breaker)
4

Capítulo 4

Su plan de acción corporativa para el crecimiento

La acción frente a los desafíos globales es un nuevo imperativo de crecimiento empresarial. ¿Cuál es su plan?

Los grandes desafíos globales plantean riesgos directos para el crecimiento de las empresas. Los mercados locales de todo el mundo siguen viéndose disrumpidos por una serie de problemas diversos, entre ellos las políticas económicas proteccionistas, las reacciones tecnológicas y los desastres naturales causados por el clima. Desde el punto de vista económico, tiene sentido que las empresas participen y actúen en estas cuestiones. Y los riesgos para el crecimiento derivados de la falta de acción en relación con los desafíos globales sólo se agravan en un entorno en el que los stakeholders con capacidad digital están dispuestos a recompensar a las empresas que lideran la solución de los problemas y a castigar a las que no lo hacen.

Para permitir el crecimiento futuro, las empresas deben ser proactivas en la formulación de planes a corto y largo plazo que demuestren que trabajan para resolver los complejos desafíos globales a los que nos enfrentamos. Los directores generales y las empresas que lideran ya no pueden permitirse el lujo de quedarse al margen.

"Los CEOs tienen que estar de acuerdo con la agenda", dice Gupta de DBS Groups. "Y francamente, yo mismo y mis compañeros admitiríamos que algunos de los grandes temas, los temas de los bienes comunes y así sucesivamente, sólo han empezado a entrar en nuestro radar en los últimos años."

Se avecina una ola de compromiso empresarial en relación con los desafíos globales, a medida que las empresas tratan de hacer frente a las amenazas al crecimiento empresarial y económico y de satisfacer las expectativas de los stakeholders en cuanto al liderazgo en estas cuestiones. Igual de importantes son las oportunidades de mejorar la competitividad superando las expectativas para profundizar las relaciones con el talento y los clientes, y desarrollando nuevos modelos de negocio que ofrezcan soluciones a los desafíos globales.

Agenda de acción

El liderazgo en los desafíos globales es el nuevo imperativo de crecimiento. Una agenda de acción debe impulsar la transformación organizacional en respuesta a los desafíos globales más relevantes para su empresa.

Lamach de Ingersoll Rand aconseja: "Lo primero que le diría a cualquier CEO es que encuentre las cosas que se alinean con su estrategia y se apegue a ellas. Creo que la sostenibilidad es mucho más genuina y tiene mucho más peso cuando está ligada a su estrategia, su negocio, su misión, sus inversiones, su estrategia M&A."

1. Identifique sus desafíos globales y su auténtica respuesta. Las preguntas que debe hacerse incluyen:

  • ¿Cuáles son los desafíos globales más importantes en nuestras áreas de operación? ¿Entre nuestros stakeholders?
  • ¿Cómo estamos exacerbando los desafíos globales, ya sea directa o indirectamente? ¿Somos dueños de nuestras externalidades?
  • ¿Dónde podemos hacer el mayor impacto? ¿Dónde están nuestras brechas de capacidad?

2. Alinear la C-suite, la junta directiva y los inversores con un punto de vista y un plan de acción sobre los desafíos globales. Considerar preguntas como:

  • ¿Cuál es nuestro nivel de presión de los stakeholders? ¿Qué stakeholders son los que más presionan?
  • ¿Perciben de forma diferente la presión de los stakeholders la C-suite, la junta directiva y los inversores?
  • ¿Cuál es el equilibrio entre las oportunidades y los riesgos en la acción o en la inacción? ¿Cuáles son las oportunidades de profundizar las relaciones con los clientes, empleados y posibles talentos?
  • ¿Existe la posibilidad de atraer a diferentes inversores?

3. Hacer un cambio transformador. Debes liderar las soluciones; ser menos problemático ya no es adecuado. Hacer este cambio requiere una transformación interna que se traduzca en una acción externa:

  • El propósito corporativo debe estar vinculado a los desafíos globales, pero no puede detenerse ahí. El propósito debe conducir a una transformación interna para que la cultura y las operaciones de la empresa reflejen su postura y sus objetivos en relación con los desafíos globales, es decir, pasar del "hacer" al "ser".
  • Para ello, la estrategia empresarial debe integrar una visión a corto y largo plazo de los riesgos, las oportunidades y la respuesta de la organización en relación con los desafíos globales.
  • Los incentivos organizativos, la gobernanza y las métricas deben vincularse a los progresos en los desafíos globales para impulsar una acción significativa.
  • Los altos directivos deben "hacer lo que dicen", representando auténticamente la postura de la empresa ante los desafíos globales.
  • Seleccionar y desarrollar métricas y narrativa para expresar el valor a largo plazo de las acciones corporativas para hacer frente a los desafíos globales.

El EY CEO Imperative Study muestra que los CEOs y las empresas que dirigen no pueden seguir estando al margen de los desafíos globales que amenazan el crecimiento de las empresas y la economía. Tampoco deben pedir permiso los CEOs para estar a la vanguardia de las soluciones, es una expectativa y un nuevo imperativo de crecimiento.

Contrariamente a la sabiduría convencional, los inversores y las juntas directivas son mayores defensores del compromiso corporativo que los directores generales. Por su parte, los directores generales sienten la presión de los stakeholders para actuar ante los desafíos globales y ven más ventajas que riesgos. Hemos llegado a un punto de inflexión del cambio a medida que los directores generales de las empresas globales, sus juntas directivas y los inversores institucionales se alinean con la necesidad de la acción empresarial y, lo que es más importante, el liderazgo de los directores generales en estas cuestiones.

Resumen

Para permitir el crecimiento futuro, las empresas deben ser proactivas en la formulación de planes a corto y largo plazo que demuestren que trabajan para resolver los complejos desafíos mundiales a los que nos enfrentamos.

Acerca de este artículo

Por EYQ

EYQ es el "think tank" de EY

Al explorar "¿Qué hay después de lo que sigue?", EYQ ayuda a los líderes a anticipar las fuerzas que dan forma a nuestro futuro — dándoles el poder de aprovechar el lado positivo de la disrupción y construir un mejor mundo de negocios.

Colaboradores