Tras una crisis humana, ¿los objetivos climáticos pasan a un segundo plano? Tras una crisis humana, ¿los objetivos climáticos pasan a un segundo plano?

Por Ben Warren

EY Global Power & Utilities Corporate Finance Leader

Asesor en materia de adquisiciones, política normativa y fusiones y adquisiciones en toda la cadena de valor de la energía, los residuos y el agua.

12 minutos de lectura 19 may. 2020

RECAI 55: La energía renovable está destinada a desempeñar un papel central en la recuperación económica posterior a COVID-19, pero el panorama mundial es mixto.

Este artículo forma parte de la 55ª edición del Renewable Energy Country Attractiveness Index (RECAI).

La respuesta a COVID-19 ha detenido gran parte de la economía mundial, con las consiguientes repercusiones en la demanda de energía, las cadenas de suministros globales y los mercados de capital. Si bien los contornos de una economía post-pandémica aún no están claros, hay razones para creer que el sector de la energía renovable demostrará ser resiliente.

Ciertamente, la energía renovable no es inmune a la disrupción económica que se está produciendo. Algunos proyectos en construcción están luchando por conseguir equipo. Los equipos de operación y mantenimiento son más difíciles de mover. Los precios más bajos de la energía apretarán los márgenes. El colapso de los precios del petróleo planteará preguntas sobre la capacidad de las compañías de petróleo y gas – recientes conversiones a los atractivos de la energía limpia – para seguir invirtiendo en el sector.

Pero es probable que muchos de estos efectos sean a corto plazo. Los fabricantes de China y Europa ya están reiniciando la producción. Las empresas de servicios públicos han trabajado duro para mantener la generación en circunstancias difíciles. Y la demanda de energía se recuperará a medida que las economías vuelvan a trabajar.

Ciertamente, los inversores institucionales siguen dirigiendo nuevos fondos al sector. En abril, por ejemplo, los profesionales de EY asesoraron sobre una importante inversión del gigante francés de servicios financieros AXA en los activos de energía renovable de Acciona en el extranjero. Esto demuestra que las transacciones siguen adelante, a pesar de las dificultades creadas por la pandemia.

Los inversionistas involucrados siguen confiando en el panorama a largo plazo de la energía limpia. El cambio climático no va a desaparecer. La necesidad, después de la pandemia, de asegurar una mayor resiliencia económica y social trabajará a favor de las fuentes de energía distribuidas, como la eólica y la solar, y las aplicaciones que ofrece el almacenamiento de baterías. Las grandes empresas estarán dispuestas a demostrar que son ciudadanos corporativos responsables, alentándolos a obtener energía limpia.

En este número de RECAI se abordan algunos de estos temas: el aumento del almacenamiento de energía a escala de servicios públicos como factor facilitador de la transición a una economía con bajas emisiones de carbono; y la creciente preocupación de los inversores por las cuestiones ambientales, sociales y de gobierno (ESG, por sus siglas en inglés). Los dos artículos de inmersión profunda de nuestro país – centrados en los EE.UU. y España – encuentran que los sectores de la energía renovable están bien situados para reanudar el crecimiento una vez que COVID-19 haya quedado atrás.

Nada de esto es para minimizar los profundos desafíos causados por una pandemia, como la que ninguno de nosotros ha experimentado antes. Pero es importante reconocer el papel central que la generación de energía limpia y de bajo carbono desempeñará en la economía mundial del futuro.

  • Metodología

    Las clasificaciones del índice reflejan nuestra evaluación de los factores que impulsan el atractivo del mercado en un mundo en el que la energía renovable ha ido más allá de la descarbonización y la dependencia de los subsidios.

    Hemos definido las preguntas que se plantean, basándonos en lo que consideramos tendencias del mercado mundial que afectan a las prioridades de inversión y de despliegue, y los retos y factores de éxito que afectan a nuestros clientes.

    • ¿Existe una necesidad a largo plazo de suministro de energía adicional o de reemplazo? En caso afirmativo, ¿hay razones de peso para que la energía provenga de recursos renovables en particular?
    • ¿La normativa obstaculiza o ayuda a la capacidad de explotar las oportunidades de las energías renovables en un país?
    • ¿Se han establecido componentes esenciales para garantizar la ejecución de los proyectos, como contratos a largo plazo, infraestructura de red y disponibilidad de financiación?
    • ¿Qué revela la fortaleza de los recursos naturales, el historial y la cartera de proyectos sobre las perspectivas de determinadas tecnologías renovables?
    • Incluso si todas las demás casillas están marcadas, ¿la macro estabilidad y el clima de inversión permiten o impiden la facilidad de hacer negocios en un país?

    Por consiguiente, los pilares del índice hacen hincapié en aspectos fundamentales como el imperativo energético, la estabilidad de las políticas, la ejecución de proyectos (incluida la disponibilidad de capital) y la diversidad de los recursos naturales, factores que se convertirán cada vez más en diferenciadores clave del mercado a medida que los mercados avancen hacia la paridad de la red, y las motivaciones "artificiales", como los objetivos gubernamentales o la delimitación de las tecnologías, serán menos críticas.

    Contabilidad para COVID-19

    Se ha añadido temporalmente un nuevo parámetro de corrección COVID-19 al RECAI para reflejar el impacto de la pandemia, que creemos que tendrá un efecto amortiguador a corto plazo en la transición de la energía renovable. La intención es reducir gradualmente el peso del parámetro en futuras ediciones de RECAI a medida que los datos que se introducen en el RECAI empiezan a reflejar el impacto de COVID-19.

    El nuevo parámetro de corrección de COVID-19 se centra en tres criterios, para los cuales se le da una puntuación al país. Los criterios son:

    1. la fuerza del sistema de atención médica del país
    2. el tamaño de la población en riesgo según la demografía
    3. vulnerabilidad económica

    En este momento, el parámetro no incorpora los datos de COVID-19 (por ejemplo, las pruebas realizadas, los casos y las muertes notificadas). La falta de coherencia en los enfoques de las pruebas y la presentación de informes sobre la pandemia en los distintos países dificulta la comparabilidad directa.

    Determinar la clasificación de los países

    Cada parámetro dentro de los cinco pilares comprende una serie de conjuntos de datos que se convierten en una puntuación de 1 a 5 y se ponderan para generar puntuaciones de parámetros. Estos se ponderan de nuevo para producir las puntuaciones de los pilares y luego una puntuación y clasificación general del RECAI. Las ponderaciones se basan en nuestra evaluación de la importancia relativa de cada conjunto de datos, parámetro y pilar para impulsar las decisiones de inversión y despliegue. A cada tecnología también se le asigna una ponderación basada en su participación en los niveles de inversión históricos y proyectados.

    Separados del índice principal, nuestras clasificaciones de los índices específicos de tecnología reflejan una puntuación media ponderada a través de los parámetros específicos de la tecnología y una puntuación combinada que cubre nuestros otros parámetros del mercado macro y energético, ya que algunos mercados pueden ser muy atractivos para tecnologías específicas pero se enfrentan a otras importantes barreras de entrada.

    Los conjuntos de datos se basan en datos de dominio público o adquiridos, análisis de EY o ajustes de datos de terceros. No podemos revelar públicamente los conjuntos de datos subyacentes o las ponderaciones utilizadas para producir los índices. Sin embargo, si desea discutir cómo nuestro análisis RECAI podría ayudar a sus decisiones o transacciones comerciales, por favor contacte con el asesor principal del informe, Phil Dominy.

En este artículo, examinamos más de cerca ocho países:

China
Grecia
Chile
Finlandia
Japón
Irlanda
Francia
Italia

Ciertamente, los inversores institucionales siguen dirigiendo nuevos fondos al sector. En abril, por ejemplo, los profesionales de EY asesoraron sobre una importante inversión del gigante francés de servicios financieros AXA en los activos de energía renovable de Acciona en el extranjero. Esto demuestra que las transacciones siguen adelante, a pesar de las dificultades creadas por la pandemia.

1. El sector de energías renovables de China se tambalea

El gobierno busca reducir los subsidios.

China ha perdido su lugar en la parte superior del índice RECAI por primera vez desde octubre de 2016, cayendo al segundo lugar detrás de los EE.UU., en su intento de reducir el costo de su régimen de subsidios de energía renovable. La disrupción causada por COVID-19 también frenará la cadena de desarrollo, aunque China sigue invirtiendo fuertemente en la cadena de suministros de energía limpia.

El Gobierno ha ido reduciendo gradualmente las subvenciones pagadas a los proyectos eólicos y solares en tierra firme – que actualmente apoyan unos 210GW de capacidad eólica – al tiempo que trata de reducir el déficit de 100.000 millones de RMB (14.000 millones de dólares) de su Fondo de Desarrollo de la Energía Renovable. Según Wood Mackenzie, el Ministerio de Finanzas ha presupuestado sólo 5.000 millones de RMB (700 millones de dólares) para subvencionar nuevas energías renovables en 2020, lo que se espera que apoye entre 8 y 10GW de nueva capacidad eólica en tierra firme.

En consecuencia, el Gobierno está incentivando a los proyectos eólicos que actualmente reciben tarifas de alimentación para que pasen a un sistema no subvencionado, en el que se les ofrecerían acuerdos de compra de energía a largo plazo y el pago preferencial de los subsidios no pagados. Wood Mackenzie calcula que alrededor de 60GW de capacidad más antigua, que habrá recuperado su inversión inicial, puede mantener los rendimientos actuales haciendo el cambio, eliminando potencialmente RMB291b de subsidios.

A pesar de estos desafíos, Wood Mackenzie pronostica que las adiciones anuales de energía en tierra, después de disminuir a 18,8GW en 2021, aumentarán a casi 23GW para 2028. Sin embargo, advierte que el crecimiento del mercado de la energía eólica marina se verá obstaculizado por la incertidumbre política, una cuota de subsidio limitada y las disrupciones causadas a las cadenas de suministros por COVID-19. En su caso base, el total de instalaciones alcanza los 14,5GW a finales de 2021, y las nuevas adiciones se reducen a sólo 2GW al año siguiente antes de recuperarse a 5GW en 2025. En el peor de los casos, China podría alcanzar los 11GW a finales del próximo año, seguido de menos de 0,5GW concedidos cada año durante el resto de la década si el sector no cuenta con el apoyo de los gobiernos provinciales, y si la baja demanda no consigue cebar las cadenas de suministros locales.

Si bien el panorama a corto plazo de las adiciones de capacidad interna parece nublado, las empresas chinas siguen invirtiendo y posicionándose para la transición global a un nivel bajo de emisiones de carbono. El fabricante solar GCL System Integration Technology está invirtiendo 18.000 millones de RMB (2.500 millones de dólares) en una fábrica de módulos solares en Hefei, provincia de Anhui, que tendrá capacidad para producir 60GW de módulos – el mayor centro de producción del mundo, capaz de abastecer aproximadamente la mitad de la actual demanda global de módulos solares.

2. Las reformas de mercado en Grecia anuncian el impulso de energías renovables

Acelerar la obtención de permisos y aprobaciones de energía renovable.

Grecia ha presentado un plan para que las energías renovables suministren el 35% del consumo final de energía para 2030, y que las energías renovables cubran el 61% de la demanda de energía para esa fecha. Su Plan Nacional de Energía y Clima, elaborado a finales de 2019, ordena 7,7GW de capacidad fotovoltaica solar acumulada para 2030, frente a los aproximadamente 2,7GW de capacidad instalada en la actualidad. Se espera que la energía eólica represente 7,05GW de capacidad, frente a los 3,6GW actuales.

El plan prevé 9 billones de euros (9.8 billones de dólares) de inversión en energías renovables para esa fecha, junto con 11 billones de euros (11.9 billones de dólares) de inversiones en eficiencia energética.

Esto sigue a un anuncio hecho el año pasado de que el Gobierno tiene previsto eliminar gradualmente el uso del carbón de lignito para la generación de energía, cerrando alrededor de 4GW de capacidad de combustión de carbón entre 2019 y 2023.

Para permitir la transformación del sector energético del país, el Parlamento griego aprobó un paquete de reformas de mercado a finales del año pasado. Estas incluyen cambios en las operaciones del mercado eléctrico mayorista, y un conjunto de medidas para acelerar los procesos de autorización y aprobación de energías renovables.

Otras reformas alientan a los generadores de energía renovable a participar directamente en el mercado mayorista, en lugar de depender del operador de transmisión, lo que podría acarrear costos de equilibrio. Pueden hacerlo por su cuenta o poniendo en común sus activos con un agregador; esa puesta en común ayudaría a reducir esos costos de equilibrio.

Las reformas del mercado también están destinadas a permitir a los generadores y a los compradores privados estructurar acuerdos de compraventa de energía (PPA, por sus siglas en inglés), que no están permitidos por la normativa vigente. Se prevé que los primeros de esos acuerdos se celebren en 2021.

3. Chile pospone la subasta de 2020

Se citan las caídas del PIB y la demanda proyectada.

La caída de la demanda de energía proyectada ha llevado a la Comisión Nacional de Energía (CNE) de Chile a retrasar una prevista subasta de electricidad. La decisión – que es anterior a la pandemia de COVID-19 – hará que la subasta se celebre en diciembre en lugar de junio, y las ofertas deben presentarse ahora hasta el 18 de noviembre.

El retraso de la CNE se debió a las revisiones a la baja del PIB, que se atribuyen en parte a los disturbios civiles que se produjeron en el país a finales de 2019, y a la consiguiente disminución del 6% de la demanda de energía eléctrica proyectada. Sin embargo, la CNE se mantiene fiel a su objetivo original de subastar 5,6TWh de electricidad mediante PPAs de 15 años, que comenzarán en 2026.

La última subasta tuvo lugar en 2017, cuando Enel Generación Chile ofertó el precio más bajo de energía de 21,48 dólares/MWh, de un proyecto solar. Alrededor de 600MW de energías renovables ganaron PPAs en la subasta, que tuvo un precio promedio de 32,5 dólares/MWh.

A pesar de la demora en la última subasta, los proyectos de energía renovable siguen avanzando en el país. La empresa de desarrollo de energías renovables Atlas, por ejemplo, tiene previsto construir un proyecto solar a gran escala en el norte del país. Se espera que su propuesta de una granja Alfa Solar de 854MW cueste alrededor de 450 millones de dólares.

Offshore worker standing on helipad with wind-turbines behind him in sunset

4. El mercado de PPA de Finlandia atrae a las empresas

Las empresas se aprovechan de las reducciones de costos.

El mercado de la energía eólica de Finlandia atrae cada vez más a los compradores de energía de las empresas, ya que éstos aprovechan las reducciones de costos y un recurso eólico saludable en el país nórdico.

En uno de los mayores acuerdos recientes, la empresa finlandesa de pulpa y papel UPM compró 4TWh de energía del parque eólico de Karhunnevankangas en el oeste de Finlandia, que está siendo desarrollado por el desarrollador alemán WPD. Se espera que el parque eólico de 192MW esté en funcionamiento en 2022. Anunciado en febrero, el PPA permitirá a UPM reducir sus emisiones de dióxido de carbono en un 5%.

También en febrero, Lundin Petroleum llegó a un PPA para tomar el poder del planeado parque eólico Metsälamminkangas de 132MW en el norte de Finlandia, desarrollado por OX2. El proyecto se completará a finales de 2021.

Al mes siguiente, el comerciante de energía Statkraft, con sede en Noruega, y la compañía química finlandesa Kemira firmaron un contrato de adquisición de energía por 10 años para que esta última tome alrededor de 44GWh de energía cada año del complejo Fosen Vind de 1,06GW de Statkraft. Además de la energía física, el acuerdo incluye la venta de garantías de origen.

Finalmente, en enero, IKEA anunció que ha comprado el parque eólico Ponsivuori de 30MW en el país al desarrollador local OX2. Siguió un acuerdo de 2018 según el cual el gigante de la decoración de casas acordó comprar cuatro proyectos – Ponsivuori, Verhonkulma, Långmossa y Ribäcken – por un total de 107MW, una vez que estén terminados. Esas cuatro granjas representan una de las mayores plataformas libres de subsidios de la región.

5. El sector eólico de Japón se hace a los mares

Se espera que dos parques eólicos entren en funcionamiento en 2022.

El primer complejo de parques eólicos marinos en aguas japonesas ha llegado a su fin financiero, mientras los participantes del sector se preparan para la primera subasta de energía eólica marina del país.

En enero, un consorcio dirigido por Marubeni cerró una financiación de 100 billones de yenes (928 millones de dólares) para construir un parque eólico de 55MW en el puerto de Akita, y otro proyecto de 84MW en el puerto de Noshiro, frente a la prefectura de Akita. Se espera que los proyectos entren en funcionamiento en 2022.

Esto se adelanta a una subasta de varios cientos de megavatios de capacidad mar adentro para la zona de Choshi, en el norte del Japón, prevista para el segundo semestre de este año. El gigante danés de la energía eólica marina Ørsted ha formado una empresa conjunta con Tokyo Electric Power para pujar en la subasta.

El pasado julio, el Gobierno de Japón identificó cuatro posibles lugares de desarrollo, entre ellos dos en la Prefectura de Akita, la ciudad de Choshi en la Prefectura de Chiba y la ciudad de Goto en la Prefectura de Nagasaki. Se espera que los estudios, las evaluaciones de impacto ambiental y el diseño del proyecto tomen alrededor de cinco años, y la construcción aproximadamente tres años.

En tierra firme, se espera que el crecimiento de la capacidad solar se ralentice, según BMI Research, que señala los decepcionantes resultados de las recientes subastas, en las que la capacidad asignada ha sido mucho menor que el tamaño de las subastas. Los precios son altos en términos internacionales – la oferta promedio aceptada en la subasta de enero fue de 12.570 yenes/MWh (117 dólares/MWh) – y sólo se asignaron 40MW de los 416MW previstos. BMI Research espera que las tasas de crecimiento interanuales caigan de más del 10% en 2019 a alrededor del 5% para el resto de la década.

Japón también ha decepcionado a los ecologistas al no aumentar el objetivo de emisiones para 2030 que propuso antes del Acuerdo de París de 2015. Las Naciones Unidas están pidiendo a los países que aumenten la ambición de sus objetivos, para reflejar los últimos avances de la ciencia climática y la disminución de los costos de las tecnologías de baja emisión de carbono – colectivamente, las actuales Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés) darían lugar a más de 3oC de calentamiento para finales de siglo. En su comunicación, Japón sigue fijando como objetivo una reducción del 26% de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 y una "sociedad descarbonizada" para 2050.

Wind Power Pland in a Grassy Field with Cows Grazing

6. Irlanda presenta un nuevo plan de apoyo a las energías renovables

El objetivo: 70% de la electricidad proveniente de fuentes renovables para el 2030.

El Gobierno de Irlanda ha anunciado los detalles de la primera ronda de subastas en el marco de su nuevo Plan de Apoyo a la Electricidad Renovable. A mediados de 2020, anticipa la celebración de la primera de una serie de subastas diseñadas para ayudar a Irlanda a alcanzar su objetivo de obtener el 70% de su electricidad a partir de energías renovables para 2030, frente al 33% en 2018.

En la primera subasta, el Gobierno prevé la celebración de contratos por diferencia (CFD, por sus siglas en inglés) para una potencia de entre 1.000GWh y 3.000GWh, que se entregarán por un período de hasta 15 años. Aunque la subasta será neutral desde el punto de vista tecnológico, incluirá una categoría solar – de hasta el 10% de la subasta total – así como una categoría dirigida por la comunidad de hasta 30GWh de energía. El programa de la subasta está sujeto a la aprobación de la ayuda estatal de la Autoridad de Competencia de la UE.

El calendario original exigía que los proyectos se registraran antes del 2 de abril, pero esa fecha se retrasó hasta el 30 de abril a causa de COVID-19.

Mientras tanto, el interés por la energía eólica marina sigue creciendo con fuerza. En febrero, la EDF de Francia anunció que ha adquirido una participación del 50% en un proyecto de 2GW en el Codling Bank, del desarrollador Hazel Shore. En el mismo mes, Statkraft anunció que ha solicitado licencias para estudiar un proyecto de parque eólico de 530MW en el Mar de Irlanda. Esto sigue a la adquisición por parte de Statkraft, en 2018, del desarrollador Element Power, que tenía un proyecto de 1.3GW en el mar de Irlanda.

7. Francia adjudica 1,7GW de energía eólica y solar en la última licitación

La próxima ronda se ha retrasado hasta noviembre.

El Gobierno francés ha adjudicado contratos a 750MW de proyectos eólicos terrestres y 650MW de solares terrestres en su última ronda de licitaciones. También ha relajado las fechas de finalización y ha retrasado la siguiente ronda de licitaciones de julio a noviembre, en respuesta a COVID-19.

La licitación de la energía eólica terrestre fue sobresuscrita, con 750MW adjudicados a 25 proyectos a una oferta media de 62,90 euros/MWh (67,90 dólares/MWh). Los bajos precios de la licitación permitieron que se adjudicara más de los 650MW asignados.

Sin embargo, la oferta solar montada en tierra fue sub-suscrita en 650MW, quedando por debajo de los 850MW ofrecidos. Aquí, las ofertas promediaron 62,11 euros/MWh (67,42 dólares/MWh). Se adjudicaron 312MW adicionales de capacidad solar en licitaciones específicas, incluyendo 94MW para compensar el cierre de la central nuclear más antigua de Francia.

Francia tiene previsto licitar 28GW de proyectos eólicos y solares en los próximos cinco años, que comprenden 10GW de energía solar en tierra, 4,5GW de energía solar en los tejados, 9GW de energía eólica en tierra y casi 5GW de energía eólica en el mar. Según Platts, Francia tiene actualmente 17GW de energía eólica terrestre y 10GW de energía solar instalada.

8. Italia adjudica 500MW en una subasta de renovables

La mayor parte de la capacidad fue tomada por proyectos eólicos terrestres.

Italia ha adjudicado contratos de 500MW de capacidad de energía renovable en la primera de una serie de subastas de renovables. Diecinueve proyectos eólicos en tierra firme ganaron la mayoría de la capacidad, a 495MW, con una planta solar de 5MW también asegurando un CFD de 20 años.

La subasta – la primera de una serie de siete que Italia planea realizar en 2020 y 2021, para alrededor de 4,7GW de capacidad – implicó que los desarrolladores hicieran ofertas para obtener descuentos a un precio de referencia de 70 euros/MWh (76 dólares/MWh). Las ofertas ganadoras oscilaron entre 48,65 euros/MWh (52,80 dólares/MWh) y 66,5 euros/MWh (72,15 dólares/MWh).

Entre los adjudicatarios se encontraba EDP Renováveis, que obtuvo contratos para tres centrales eólicas con una capacidad combinada de 109MW. La energía de menor costo será entregada por el parque eólico Ariano de 84MW de la CEA, que ganó un CFD golpeado 30% por debajo del precio de referencia.

En la siguiente ronda también se adjudicarán 500MW de CFD, mientras que en las tres siguientes se espera asignar 700MW de contratos cada una, y las dos últimas 800MW de CFD cada una.

Directo a tu buzón

Mantente al día con las últimas perspectivas de RECAI.

Suscríbete

Resumen

COVID-19 ha causado su parte de disrupción a corto plazo, y el sector de la energía renovable no ha sido inmune a los efectos. Pero a pesar de los profundos desafíos que presenta la pandemia, la tendencia a largo plazo no ha cambiado: la generación de energía limpia y con bajo contenido de carbono desempeñará un papel central en la economía global del futuro.

Acerca de este artículo

Por Ben Warren

EY Global Power & Utilities Corporate Finance Leader

Asesor en materia de adquisiciones, política normativa y fusiones y adquisiciones en toda la cadena de valor de la energía, los residuos y el agua.