The better the question. The better the answer. The better the world works. У вас есть вопрос? У нас есть ответ. Решая сложные задачи бизнеса, мы улучшаем мир. У вас є запитання? У нас є відповідь. Вирішуючи складні завдання бізнесу, ми змінюємо світ на краще. Meilleure la question, meilleure la réponse. Pour un monde meilleur. 問題越好。答案越好。商業世界越美好。 问题越好。答案越好。商业世界越美好。

Ejecutivos mexicanos buscan asegurar el crecimiento al reinventar su estrategia

Barómetro de Confianza de Capital | Hallazgos México | 20a edición

Los ejecutivos mexicanos buscan asegurar el crecimiento al reinventar su estrategia de fusiones y adquisiciones con una visión a largo plazo

En febrero de 2019, el Banco Central de México redujo su perspectiva de crecimiento económico en seis puntos porcentuales de entre 1.7% y 2.7% a 1.1% y 2.1% debido a las presiones inflacionarias y al lento crecimiento que se observó en el cuarto trimestre de 2018. Al mismo tiempo, México tiene un nuevo gobierno que está promulgando cambios, lo que ha dado lugar a cierta incertidumbre entre la población mexicana. Esta preocupación se refleja en una disminución del 0.2% del PIB nacional en el primer trimestre de 2019, el primero de la nueva administración federal.

Por ende, es importante que la actual encuesta de EY señale que los negocios en México se sienten optimistas respecto del panorama económico, el mercado de fusiones y adquisiciones, así como de sus prospectos de crecimiento en el siguiente año. Según la edición más reciente del Barómetro de Confianza de Capital de EY, casi todos los ejecutivos mexicanos (98%) confían en que la economía mejore tanto a nivel global como local. El optimismo en todos los aspectos fundamentales, como son las ganancias corporativas, la estabilidad del mercado a corto plazo, la disponibilidad de créditos y las valuaciones de capital, respalda esta perspectiva.

Esta confianza persiste a pesar de que los ejecutivos mexicanos están conscientes de los riesgos que tienen por delante. Una tercera parte (33%) percibe la desaceleración de la actividad económica como el mayor riesgo para el crecimiento de su negocio, mientras que una cuarta parte (24%) muestra preocupación por la disrupción en la cadena de suministro, porcentaje más elevado que el de los ejecutivos globales tomado en su conjunto (20%), lo cual probablemente se deba a la constante incertidumbre en relación con el Tratado entre Estados Unidos, México y Canadá (T-MEC) ya que el acuerdo sucesor del TLCAN aún no ha sido ratificado por ninguno de los tres países que participan en el mismo.

A pesar de lo anterior, la gran mayoría (92%) espera un crecimiento en los ingresos de entre 6% y 15% para el año siguiente. Para alcanzar estos objetivos, es necesario lograr una combinación del crecimiento orgánico e inorgánico. El 72% de los ejecutivos mexicanos dice que se enfocarán en las operaciones existentes para apoyar sus esfuerzos de crecimiento. Sin embargo, también esperan que las fusiones y adquisiciones jueguen un papel importante. A medida que los ejecutivos mexicanos buscan gestionar las oportunidades emergentes, el 75% dice que buscará llevar a cabo fusiones y adquisiciones en los próximos 12 meses, lo cual representa un aumento de 17 puntos desde abril de 2018. Además, casi todos los ejecutivos (96%) esperan ver mejorías en los mercados de fusiones y adquisiciones globales y locales.

Esto tiene sentido debido a que muchas compañías mexicanas están buscando realizar adquisiciones para aumentar su tamaño y consolidar su participación en el mercado a modo de cobertura contra las condiciones económicas futuras. Otras compañías, incluyendo varias empresas familiares, están buscando vender. Independientemente que busquen comprar o vender, el 77% de los ejecutivos mexicanos que están considerando las fusiones y adquisiciones, se están enfocando principalmente en las transacciones transfronterizas. Estados Unidos sigue siendo su destino principal. Sin embargo, también consideran a México, el Reino Unido, Canadá y Brasil como opciones favorables.

Aunque las compañías mexicanas están percibiendo el impacto de la disrupción (según lo sugiere su disposición para realizar transacciones), siguen estando por detrás de sus pares globales en cuestión de la frecuencia con la cual revisan sus carteras (77% de los ejecutivos globales contra el 51% de los ejecutivos mexicanos revisan sus carteras por lo menos cada seis meses). Las carteras de las compañías constituyen la base sobre la cual los ejecutivos toman sus decisiones estratégicas. Si los ejecutivos mexicanos quieren que sus estrategias cuenten con una mayor agilidad y resiliencia, será necesario que replanteen la frecuencia con la que analizan sus carteras.

Aunque se esperan mejoras en el entorno económico en el futuro y hemos observado poco o ningún avance en cuanto a la ratificación del acuerdo T-MEC, el gran optimismo que muestran los ejecutivos de lograr sus objetivos de crecimiento de dos dígitos debe ayudar a los ciudadanos mexicanos a sentir más confianza en las nuevas políticas gubernamentales, así como la capacidad que muestran las compañías mexicanas de seguir resistiendo a un sinnúmero de riesgos prevalecientes.