Nota de prensa

¿Cuál es la problemática en torno a la deducibilidad de gastos financieros?

Lima, 29 de enero de 2019

  • Compartir

El MEF ha proyectado que la recaudación en el Impuesto a la Renta producto del nuevo límite para la deducibilidad de gastos financieros se incrementaría en cerca S/.300 millones de soles para los periodos 2019 y 2020. A partir del 2021, la recaudación proyectada sería mayor a S/4,000 millones de soles por año con la implementación del límite porcentual para financiamientos sobre la base del EBITDA tributario.

Con la reforma tributaria impulsada el año pasado por el Ejecutivo entraron en vigencia una serie de normas, la cuales en algunos casos van a generar que los contribuyentes tengan que pagar más impuestos. Algunas de ellas son las referidas a las operaciones de financiamiento.

Hasta el ejercicio 2018, la regla de subcapitalización (según la cual los intereses son deducibles siempre que la deuda no supere tres veces el patrimonio neto del contribuyente) aplicaba únicamente a los créditos con partes vinculadas. Hoy dicha regla también limitará los endeudamientos con partes no vinculadas (por ejemplo, con los bancos). Según Manuel Rivera, Socio de Impuestos de EY Perú, “esto naturalmente conllevará a que una mayor porción de los intereses no sea fiscalmente deducible, siendo el efecto de ello que se deba tributar un mayor Impuesto a la Renta. De hecho, el MEF ya ha proyectado que la recaudación se incrementaría por esta sola variable en cerca de S/.300 millones de soles por los periodos 2019 y 2020”.

La norma entró en vigencia este año y se mantendrá hasta el ejercicio 2020. A partir del 2021, la regla de subcapitalización será cambiada por un límite porcentual (30%) sobre la base de un nuevo factor: el EBITDA “tributario” (básicamente, renta neta luego de efectuada la compensación de pérdidas más los intereses netos, depreciación y amortización). Para Rivera “este nuevo límite -aparentemente inofensivo- generará que una porción más significativa de intereses termine siendo no deducible. Prueba de ello es que el MEF ha calculado una mayor recaudación de unos S/. 4,000 millones de soles por año”.

Ahora bien, inspirándose en las recomendaciones de la OCDE, la norma contiene algunas excepciones. Una de ellas es la exclusión de las Asociaciones Público Privadas – APPs. La razón de dicha excepción radica en que, producto de la magnitud de los proyectos que se ejecutan mediante esta modalidad de inversión, la empresa privada requiere límites de endeudamiento que podrían superar largamente los previstos como regla general para el común de los contribuyentes.

Según el experto de EY Perú, el problema para las APPs se encuentra en la determinación de quiénes son los contribuyentes que tienen acceso a la exclusión de las nuevas reglas de deducibilidad de gastos financieros, comentando que “la norma establece literalmente que los contribuyentes tendrían que haber desarrollado sus proyectos en el marco del Decreto Legislativo N° 1224 y las normas que lo modifiquen o sustituyan. Por lo tanto, tomando en cuenta que el DL N° 1224 entró en vigencia prácticamente a partir del ejercicio 2016, se estaría regulando un tratamiento diferenciado para APPs celebradas antes del 2016 y a las APPs celebradas -y por celebrar- a partir de dicho año. Esto generaría que la norma no tenga sentido porque no se justificaría que unas APPs tengan que pagar más que otras”.

El 30 de diciembre de 2018 se emitieron diversas disposiciones reglamentarias en relación al Impuesto a la Renta. Incluso, se reguló diversos aspectos sobre la determinación de los límites de los gastos financieros. Sin embargo, no se desarrolló el tema relacionado a las APPs.

“En pro de la seguridad jurídica, resulta oportuno que, a través de un nuevo Decreto Supremo, el Ejecutivo aclare si la excepción a los contribuyentes que han celebrado contratos de APPs rige con carácter general o solo para las APPs celebradas desde el 2016. Esto a fin de evitar que cuando los contribuyentes que desarrollan APPs sean fiscalizados por la Administración Tributaria, ésta última recurra a una interpretación literal de la excepción analizada y, en consecuencia, deniegue buena parte de la deducibilidad de los gastos financieros, en perjuicio del derecho de estos contribuyentes”, finaliza el experto de EY Perú.