3 minutos de lectura 11 noviembre 2020
ey-architect-reviews-plans-on-a-pinboard-in-an-office

Cómo conseguir que tu empresa sea resiliente

Por Ignacio Rel

EY España, Socio Director de Consulting

Asesorando clientes globales en procesos de transformación, de la estrategia a la ejecución, en proyectos relacionados con la eficiencia operativa o desde el punto de vista de crecimiento del negocio.

3 minutos de lectura 11 noviembre 2020

En EY hemos identificado diez aspectos clave que las empresas pueden necesitar abordar en el corto, medio y largo plazo.

La pandemia de la COVID-19, junto con el posterior periodo de confinamiento, han producido cambios en los hábitos de nuestra sociedad. En la actualidad, podemos afirmar sin lugar a equívocos que, entre otros, compramos, pagamos, nos relacionamos, nos desplazamos, trabajamos, nos divertimos, pasamos nuestros momentos de ocio y tratamos nuestra salud de forma diferente. Y así, podríamos continuar enumerando otros cambios en nuestro estilo de vida que nadie hubiera imaginado a principios de este 2020.

Todos estos cambios han añadido una capa de disrupción, volatilidad e incertidumbre sin precedentes, que están obligando a las compañías a adaptarse a una situación completamente desconocida hasta ahora.

Las crisis aceleran cambios y derivan en progreso, ya que nos sacan de nuestra zona de confort y ponen a prueba la capacidad de resiliencia de las empresas para afrontar un futuro impredecible.

Esta situación requiere de una respuesta clara y estructurada, por lo que es crucial disponer de instrumentos que permitan enfrentarnos a la incertidumbre actual. En definitiva, se trata de saber navegar en este contexto, de disponer de una brújula sólida para llegar a buen puerto.

El punto de partida para la reflexión deben ser los retos a los que se está enfrentando cada empresa. Mientras que algunas compañías necesitarán garantizar la viabilidad del negocio en el corto plazo, otras deberán velar por la reducción de la complejidad en busca de la eficiencia. Así mismo, las habrá que considerarán abordar la digitalización para adaptarse a la nueva normalidad y otras tendrán que acometer una transformación más radical. Pero, indudablemente, todas tendrán que repensar su estrategia y sus “formas de hacer” de manera acelerada para garantizar el valor a largo plazo. Lo que es un desafío en toda regla.

A modo de brújula, en EY hemos identificado diez aspectos clave que las empresas pueden necesitar abordar a lo largo de tres horizontes temporales: el corto, medio y largo plazo. Esta guía puede ayudarles a gestionar sus retos de forma sistemática, con agilidad y definiendo potenciales soluciones. Los aspectos a considerar son los siguientes:

1) Focalízate lo más rápido posible en la aportación de valor de tus finanzas y sus operaciones asociadas.

 2) Fideliza a tus clientes en un entorno donde los valores emocionales y la experiencia están ganando terreno. Es momento de que tus comunicaciones sean más empáticas, más humanas, más cercanas.

3) Adapta y asegura tu cadena de suministro a la nueva realidad local/global.

4) Reduce la incertidumbre a través del análisis de datos.

5) Elimina complejidad en tu organización y en tus operaciones, ganando eficiencia.

6) Adáptate al nuevo entorno de trabajo, procurando una mayor aportación de valor a tus empleados y automatizando los procesos más transaccionales.

7) Focalízate en la innovación. La innovación no es un gasto, todo lo contrario, es una inversión que te permitirá diferenciarte del resto y destacar entre tus competidores.

8) Saca el mayor provecho posible de la tecnología y de tus sistemas de información. En muchas ocasiones, las empresas han hecho una inversión importante en tecnología, pero no saben sacarle todo el provecho: es hora de exprimir al máximo las herramientas.

9) Introduce la agenda digital en el ADN de tu compañía.

10) Revalúa los riesgos y define planes de contingencia que aseguren tu organización.   

Recomendamos enmarcar los puntos anteriores en tres horizontes temporales. Habría que comenzar por sobrevivir y salvaguardar la continuidad de tu negocio mediante una buena planificación financiera y una respuesta rápida a la crisis en el corto plazo (NOW). Posteriormente, es importante adaptarse a la nueva realidad lo más pronto posible a través del entendimiento temprano del nuevo marco de relación con nuestros clientes y buscando una mayor simplificación de las operaciones y estructuras como primer paso para ganar resiliencia (NEXT). Finalmente, y al mismo tiempo que me adapto a esta nueva realidad, repensar cómo va a ser el futuro teniendo en cuenta todos los cambios en los hábitos comentados que nos llevan hacia una sociedad de bajo contacto. Y, en consecuencia, reformular los modelos de negocio definiendo los planes de transformación necesarios para afrontar con éxito la “nueva normalidad”, donde el componente digital va a jugar un papel dominante (BEYOND).

Publicado en Forbes

Resumen

Es momento de actualizar las estrategias empresariales, adaptándolas a un entorno nuevo, cambiante, donde es imperativo cambiar incluso en la manera en la que estábamos acostumbrados a cambiar.

Acerca de este artículo

Por Ignacio Rel

EY España, Socio Director de Consulting

Asesorando clientes globales en procesos de transformación, de la estrategia a la ejecución, en proyectos relacionados con la eficiencia operativa o desde el punto de vista de crecimiento del negocio.