Nota de Prensa

23 diciembre 2020 Madrid, ES

Uno de cada dos consumidores españoles reducirá su gasto en Navidades

Un 42% afirma que mantendrá su gasto durante ese periodo y sólo un 9% lo aumentará

Contacto de prensa
Carlos López Abadía

EY España, Comunicación Externa: Sectores y Oficinas

Periodista con más de veinte años de experiencia en la información económica, la comunicación corporativa y la digital. Ahora, dedicado a compartir el conocimiento sectorial y regional de la Firma.

  • Los consumidores de Italia, España y Reino Unido, los que en mayor proporción prevén reducir sus compras en esas fechas
  • Un 50% de los encuestados en España no prevé que la economía se recupere en 2021, al igual que el 54% de los consultados en Reino Unido
  • Precio y productos saludables, los dos atributos clave para el consumidor actual
  • El auge del canal online se confirma en categorías con poca penetración hasta ahora, como alimentos frescos y envasados
  • Turismo y actividades de ocio fuera del hogar, las categorías que mayor intención de gasto acaparan en un escenario post pandemia 

La percepción de que la crisis económica se va agudizando va calando entre los consumidores. Un 49% de los consumidores españoles prevé reducir su nivel de consumo en Navidad con respecto al mismo período del año pasado, un 42% lo mantendrá y sólo un 9% lo incrementará durante esas fechas. Son datos de la encuesta Future Consumer Index: Deconstruyendo al consumidor, elaborada por EY, que analiza cómo la COVID-19 ha afectado a los hábitos de consumo de los ciudadanos de 20 países. Los consumidores de nuestro país, junto con los de Italia (50%) y Reino Unido (46%) son los que en mayor proporción prevén reducir sus compras durante las próximas semanas.

El nivel de preocupación por el contagio de la enfermedad en España todavía se mantiene en niveles altos, con un 65% de los encuestados que manifiesta tener miedo a contagiarse de COVID-19. Este dato también es elevado si se compara con los resultados de los países de nuestro entorno, que se sitúan entre el 44% y el 57%. Además, los españoles junto a los británicos se muestran más pesimistas sobre el futuro dado que un 50% y 54%, respectivamente, no cree que la economía se recupere en los próximos doce meses.

Esta situación está provocando que un 58% asegure que tendrá más peso en sus decisiones de compra la relación calidad-precio de un producto y un 49% plantea, incluso, reducir gastos no esenciales en los próximos meses, una tendencia que se mantiene con respecto a la encuesta del mes de abril. En cuanto al desarrollo del comercio local, ésta sigue siendo una prioridad para los españoles, aunque el nivel de importancia ha caído con respecto a abril, de un 63% entonces a un 42% actual. Por otro lado, el consumidor es muy consciente de la magnitud de la crisis, con un tercio de los españoles consultados que considera que las vacaciones de verano no van a ser como las de antes de la pandemia e, incluso, un tercio que expresa su intención de vivir en zonas con menor densidad de población.

En palabras de David Samu, Socio responsable de EY-Parthenon, “en respuesta a la crisis, estamos viendo como el consumidor se ha vuelto más precavido a la hora de gastar, buscando un mayor ahorro y posponiendo la adquisición de artículos de gran valor hasta que la pandemia haya pasado. Además, se ha vuelto más responsable y concienciado con respecto a su salud física y mental, valorando una alimentación más sana e intentando aprovechar el tiempo en aquellas actividades que más valora. También hay un compromiso con el apoyo al comercio local y el respeto al medio ambiente. Sin embargo, la llegada de la vacuna generará, sin duda, un nuevo cambio en su comportamiento y, de hecho, son el turismo y el ocio fuera del hogar las categorías que copan las preferencias del consumidor en un escenario post pandemia”.

Gasto por categorías
En general, la mayor parte de las categorías de compra muestran cierto nivel de disminución “neta” en la intención del consumidor en la actualidad. Los incrementos más relevantes se han producido en las categorías de comida preparada a domicilio y servicios de suscripción digital. Por el contrario, los menores niveles de gasto se han situado en la categoría de moda, productos de gran valor (por ejemplo, muebles), servicios de cuidado personal y gimnasios.

En cuanto al futuro, el estudio muestra buenas perspectivas de consumo para las categorías de gasto más impactadas por la crisis. Los encuestados indican que incrementarán su nivel de gasto en vacaciones y actividades recreativas fuera del hogar una vez superada la crisis. En categorías de consumo destacan los incrementos de productos frescos, productos de limpieza en el hogar, ropa y calzado.

Canales de venta
El estudio pone de manifiesto que durante los meses de confinamiento aumentaron las ventas a través del canal online, tendencia que se mantiene. En los resultados del informe se confirma su incremento en categorías donde hasta ahora tenían menos penetración, como son las de alimentos frescos o envasados (en torno al 20% de los encuestados piensan usarlo). Sin embargo, el mercado y tiendas tradicionales mantienen una cuota significativa con casi un 40%. Además, el canal online se consolida como opción preferente de compra en categorías en las que ya estaba muy presente, como productos tecnológicos, ropa, zapatos, accesorios de moda y productos de belleza y cosméticos.

“La situación de crisis económica está provocando una mayor sensibilidad al precio por parte de los consumidores que, a la vez, también están optando por productos que sean saludables. Estos dos atributos se confirman como clave en el consumidor actual para el que también es importante el origen local de los productos o la calidad del servicio”, explica Javier Vello, Socio responsable de Distribución y Productos de Consumo de EY.