3 minutos de lectura 4 noviembre 2021
ey-freelancer-working-from-home-writing-code-on-sofa

Paz fiscal sobre el impuesto digital

Por Rufino de la Rosa

EY España, Socio de Global Compliance and Reporting de EY Abogados

Inspector de Hacienda en excedencia apasionado con la aplicación de las nuevas tecnologías al mundo fiscal.

3 minutos de lectura 4 noviembre 2021
Temas relacionados Tax Digitalización

Desmantelamiento de los impuestos digitales de cada país.

Uno de los elementos pendientes de desarrollo tras el acuerdo adoptado por el Marco Inclusivo de la OCDE el pasado 8 de octubre, que supuso la aprobación definitiva de los ya famosos Pilares 1 y 2, era cómo llevar a cabo el desmantelamiento de los impuestos digitales que numerosos países, entre ellos el nuestro, habían ido adoptando ante la reticencia de EE.UU. de llegar a un acuerdo global en el seno de la OCDE.

Con la declaración conjunta de EE.UU. y cinco países europeos (España, Francia, Italia, Reino Unido y Austria) se despeja uno de los muchos elementos pendientes de concreción de dicho acuerdo. Es significativa la rapidez con la que se ha llegado a esta declaración conjunta, lo que muestra como estos impuestos digitales se han convertido en una auténtica pesadilla para Estados Unidos. También es destacable que no se haya llegado a este acuerdo con Turquía e India, lo que parece aventurar que pueden existir problemas con las medidas aprobadas con estos países que, no obstante, aunque con menor entusiasmo, si se incluían entre los 136 países firmantes del acuerdo del Marco Inclusivo.

Frente a las largas negociaciones para poder alcanzar el acuerdo del Marco Inclusivo, ahora en tan solo dos semanas se ha conseguido este consenso sobre cómo y cuándo realizar este desmantelamiento de los impuestos nacionales. Se establece la no aprobación de ningún nuevo impuesto digital y la obligatoriedad de retirar los ya vigentes. Esta supresión se condiciona a la implementación definitiva del Pilar 1 o, en su defecto, como máximo en diciembre de 2023.

Lo más novedoso de esta declaración conjunta, es que aquellas empresas que a partir de 2023 se vean obligadas a pagar la cantidad A del Pilar 1 (inicialmente tan sólo 100 a nivel mundial) podrán descontar de dichos pagos los impuestos digitales en exceso sobre dicha cantidad A que se hayan pagado durante 2022 y 2023, conforme a determinadas reglas.

El resto de las entidades, si están sometidas a los impuestos digitales pero que no entran dentro del ámbito del Pilar 1, solo se beneficiarán de la desaparición de estos tributos digitales, sin que se prevea que las cantidades abonadas se puedan descontar de ningún pago futuro.

Como contrapartida Estados Unidos acuerda la retirada de las medidas arancelarias que se habían adoptado contra cada uno de los países (España, Francia, Italia, Reino Unido y Austria) con motivo de la aprobación de sus respectivos impuestos digitales.

Con este acuerdo multilateral se van eliminando incertidumbres respecto de la tributación digital. Ya tenemos un marco temporal de eliminación de los impuestos digitales y una solución de consenso, el Pilar 1, para la tributación digital. Es discutible que todos los problemas derivados de la digitalización de la economía se puedan resolver actuando sobre tan solo 100 empresas, pero siempre es mejor un acuerdo que mantener el conflicto.

No obstante, quedan aún pendientes numerosos detalles del Pilar 1 que permitan valorar la solución definitiva que se logre y que pueden hacer peligrar el consenso internacional alcanzado. Sin embargo, lo que sí parece claro en el resultado de este proceso es que la intención inicial de resolver los problemas de la digitalización de la economía se ha transmutado en el establecimiento de un régimen específico de tributación internacional para las grandes empresas internacionales, con ingresos superiores a los 20.000 millones de euros y una rentabilidad superior al 10%. No cabe duda de que estas empresas se ven especialmente beneficiadas por la digitalización y globalización de la economía, pero esta solución parece bastante alejada del objetivo inicial que asumió la OCDE y el G20.

Resumen

Tras el acuerdo al que llegó el Marco Inclusivo de la OCDE el pasado 8 de octubre, quedaba pendiente el desmantelamiento de los impuestos digitales que muchos países habían adoptado ante la negativa de EE.UU. de llegar a un consenso global en el seno de la OCDE. Por fin, varios de estos países europeos y EE.UU, han llegado a un punto de entendimiento.

Acerca de este artículo

Por Rufino de la Rosa

EY España, Socio de Global Compliance and Reporting de EY Abogados

Inspector de Hacienda en excedencia apasionado con la aplicación de las nuevas tecnologías al mundo fiscal.

Related topics Tax Digitalización