Más allá de COVID-19: ¿Definirás la nueva normalidad o te dejarás llevar por ella? Más allá de COVID-19: ¿Definirás la nueva normalidad o te dejarás llevar por ella?

Por EYQ

EYQ is EY’s think tank.

By exploring “What’s after what’s next?”, EYQ helps leaders anticipate the forces shaping our future — empowering them to seize the upside of disruption and build a better working world.

9 minutos de lectura 7 abr. 2020
Temas relacionados Digital Disrupción Tecnología

Al abordar el ahora y planificar lo que sigue, las organizaciones también deben considerar los cambios duraderos que podrían ser el legado de COVID-19.

La pandemia de COVID-19 está forzando una respuesta social, económica y empresarial sin precedentes. Pero una vez que la sensación de normalidad regrese inevitablemente, ¿cómo será la "normalidad"?

El impacto duradero de COVID-19 aún está por determinar, pero vemos cuatro áreas principales en las que es probable que provoque cambios radicales:

Mujer que mira la ciudad de noche
(Chapter breaker)
1

Capítulo 1

La globalización y el comercio

La automatización y la fabricación de aditivos son prometedoras, ya que las cadenas de suministros globales pierden parte de su atractivo.

La pandemia de COVID-19 ha revelado lo vulnerables que pueden ser las cadenas de suministros integradas a nivel mundial. Concretamente, un modelo en el que las empresas dependen de un solo proveedor o de un puñado de proveedores concentrados en un país parece ahora especialmente frágil.

A mediano plazo, la pandemia impulsará procedimientos de mitigación de riesgos diseñados para rastrear la salud de los empleados, reducir las interacciones entre humanos y mejorar la ventilación y las barreras físicas. Las empresas podrían obtener una ventaja competitiva adoptando tecnologías de automatización emergentes como la robótica y los sistemas de visión de la IA.

En el mundo más allá de la crisis, la respuesta a COVID-19 podría acelerar la transición hacia enfoques como la fabricación aditiva (impresión en 3D), que tiene el potencial de ofrecer ventajas significativas en cuanto a velocidad, costo, precisión y materiales. Esto, a su vez, podría permitir la creación o remodelación de modelos de negocio no sólo en la fabricación, sino también en sectores asociados como la logística. También puede hacer que las empresas pasen de offshoring a la deslocalización cercana e incluso a la reorientación de la producción. Esto podría impulsar la tendencia antiglobalización que se ha venido observando en los últimos años.

Máquina de medición de coordenadas que está siendo programada
(Chapter breaker)
2

Capítulo 2

Tecnología e innovación

La pandemia puede llevar a un replanteamiento fundamental de dónde y cómo trabajamos

COVID-19 estimulará la rápida adopción de la tecnología. El miedo al contagio está llevando a muchos a abandonar el dinero en efectivo en favor de los pagos digitales. El distanciamiento social está llevando a las organizaciones a adoptar la videoconferencia, las aulas virtuales y la telemedicina a una escala sin precedentes. A medida que la crisis continúa, podría acelerar el desarrollo de tecnologías de trabajo a distancia de nueva generación, como la realidad aumentada y virtual.

Dado que estas tecnologías generarán aumentos de la eficiencia, las organizaciones podrán conservarlas. Este proceso reconfigurará industrias enteras y reformulará la naturaleza del trabajo y el aprendizaje. Las empresas pueden replantearse su estrategia y su huella inmobiliaria, pueden surgir nuevos modelos de colaboración y trabajo en equipo, y el aprendizaje a distancia puede redefinir la educación.

Las tecnologías que permiten el trabajo a distancia y el trabajo en equipo también aumentan el riesgo de aislamiento y soledad. Las organizaciones tendrán que equilibrar la adopción de tecnología con enfoques creativos para mantener un sentido de comunidad y cultura compartida. Las tecnologías como la realidad virtual y aumentada podrían desempeñar un papel clave.

Tecnologías emergentes que luchan contra COVID-19

La minimización de las interacciones entre humanos para evitar la exposición a COVID-19 está preparando el camino para la automatización.

Los robots están desinfectando habitaciones, comunicándose con los que están en cuarentena y entregando medicamentos. Los drones están patrullando las áreas públicas para realizar imágenes térmicas, rociar desinfectante y asegurar el cumplimiento de las directivas de distanciamiento social. Los gobiernos están desplegando tecnologías de vigilancia para rastrear a los infectados e identificar a los que entraron en contacto con ellos. Los investigadores están empleando la IA y la biología sintética en la investigación y desarrollo de drogas y vacunas. Las impresoras 3D están imprimiendo piezas para ventiladores, abridores de puertas con manos libres y más.

Algunas de estas tecnologías han sido objeto de escrutinio debido a las implicaciones éticas en torno a la privacidad, los derechos de los datos y la autonomía humana. Durante la crisis, es probable que los consumidores y los reguladores hagan menos hincapié en estas preocupaciones. Es posible que esta mentalidad ética permisiva se arraigue. Por otra parte, los riesgos éticos pueden ganar visibilidad y urgencia porque estas tecnologías están ahora ampliamente desplegadas. Estas tendencias también podrían manifestarse de forma diferente en regiones que tradicionalmente han tenido enfoques diferentes respecto a la privacidad.

Innovando para la nueva normalidad

La innovación a corto plazo durante esta época de dislocación económica podría poner en peligro la supervivencia a largo plazo y la creación de valor.

En la Gran Recesión de 2007-09 surgieron empresas de transformación en segmentos como las economías compartidas y las monedas alternativas. Es probable que esta crisis estimule una innovación que sea igual de transformadora. A medida que algunos grandes actores se retraigan y se centren en sus clientes más valiosos, los innovadores ágiles encontrarán espacio para ofrecer soluciones más baratas y "suficientemente buenas" que ganen tracción en el mercado. Buscar la disrupción desde abajo.

Las recesiones también crean oportunidades para que los emprendedores – y los intraemprendedores corporativos – construyan grandes ideas de negocios de manera eficiente en cuanto al capital. Los mejores talentos se vuelven más accesibles. Los servicios de apoyo se vuelven más baratos. Una variedad de activos, desde bienes raíces hasta equipos, se vuelven disponibles para ser reutilizados. Si no lo construyes, lo hará un disruptor.

Al mismo tiempo, los capitalistas de riesgo aplicarán criterios más estrictos para invertir, centrándose en los equipos más convincentes. Las empresas financiadas serán de mayor calidad y se enfrentarán a menos competencia de sus pares respaldados por la empresa. Será esencial mantener y construir su ecosistema para aprovechar esta innovación.

Los empresarios ya están empezando a innovar para la nueva normalidad. Para participar y aprovechar las ventajas, las grandes empresas deben abordar el corto plazo e innovar para obtener un valor a largo plazo.

Red de pesca siendo arrastrada en un mar agitado
(Chapter breaker)
3

Capítulo 3

Impactos sociales

A medida que la pandemia expone las fallas en la red de seguridad, las expectativas de la sociedad de quién debe proporcionar qué puede estar cambiando

La pandemia COVID-19 está poniendo de relieve la vulnerabilidad económica de algunos segmentos de la sociedad – y demostrando que la vulnerabilidad de algunos aumenta la vulnerabilidad de todos.

En los Estados Unidos y en la mayoría de los mercados emergentes, muchas personas no tienen cobertura médica – lo que ha planteado dudas sobre si podrían permitirse el lujo de hacerse la prueba del virus. Los trabajadores temporales del sector de los servicios corren un alto riesgo de exposición, pero en algunos mercados carecen de prestaciones como la licencia por enfermedad remunerada, lo que hace temer que los trabajadores sigan acudiendo al trabajo aunque se sientan mal. En las mega ciudades del mundo en desarrollo, grandes poblaciones viven en condiciones de hacinamiento y con poco acceso a buenos servicios sanitarios, lo que pone en duda la capacidad de aplicar eficazmente medidas como el distanciamiento social.

A medida que las sociedades han pasado de la prevención a la mitigación, se han hecho visibles más líneas de falla. Los mandatos de distanciamiento social han llevado a un gran número de trabajadores a perder sus empleos prácticamente de la noche a la mañana, poniendo a prueba los programas de redes de seguridad como el seguro de desempleo. Una vez más, los trabajadores temporales son particularmente vulnerables.

Los responsables políticos de todo el espectro político se están moviendo rápidamente para apuntalar las redes de seguridad. Estos cambios podrían tener un poder de permanencia. Las empresas pueden encontrarse operando en un mundo en el que las expectativas de la red de seguridad de los trabajadores y las sociedades han cambiado permanentemente – junto con su papel en ayudar a proporcionar la red de seguridad.

Reexaminar el papel de las empresas en la sociedad

La confianza en las empresas ha disminuido en los últimos años, incluso cuando los consumidores e inversores piden a las empresas que aborden de manera proactiva los problemas de la sociedad, desde la desigualdad de ingresos hasta el cambio climático. La crisis de hoy aumentará el escrutinio de este tema al menos de un par de maneras.

En primer lugar, las empresas de múltiples sectores están desempeñando un papel activo para hacer frente a los desafíos creados por la pandemia. Los proveedores de Internet y de servicios inalámbricos están proporcionando acceso wi-fi gratuito para ayudar a las personas que trabajan desde su casa. Las empresas de noticias y medios de comunicación están eliminando los muros de pago para ampliar el acceso a información que puede salvar vidas. Los minoristas están cambiando el destino de los estacionamientos para las clínicas de pruebas de paso. Los gigantes de la tecnología están donando millones de máscaras N95 para apoyar a los trabajadores de la salud de primera línea. Estos movimientos visibles podrían ayudar a pulir la reputación de las empresas y restaurar la confianza menguante.

En segundo lugar, los líderes empresariales deben tener cuidado con los rescates, un tema polémico en la Gran Recesión. Si bien las empresas comenzarán desde un lugar más comprensivo esta vez, deberán prestar mucha atención al debate político sobre los rescates – y sus propias acciones posteriores con respecto a los despidos, las bonificaciones de los ejecutivos y similares.

El aumento de la cooperación entre las empresas y los gobiernos podría dar lugar a un mayor papel de las asociaciones entre el sector público y el privado. El papel activo que las empresas están desempeñando en el tratamiento de los problemas de la sociedad también podría aumentar las expectativas de los consumidores. Más allá de la crisis, espere que se le exija un mayor nivel de responsabilidad social.

Preparación para la generación post-pandémica

Para la generación que viene detrás de la Generación Z, la "nueva normalidad" post-pandémica será simplemente "normal". Es probable que el impacto de este cambio generacional sea profundo.

Las cohortes generacionales se definen por los cambios sociales durante sus años de formación. Los niños que nunca conocieron el mundo tal como existía antes de la pandemia global darán por sentadas las transformaciones que siguen a su paso.

Para 2030, habrá 1.800 millones de personas de 19 años o menos. Estos individuos tendrán poca o ninguna experiencia en el mundo antes de COVID-19. En comparación con sus predecesores, esta generación probablemente traerá muy diferentes supuestos y expectativas relacionadas con la sociedad, la tecnología y la ética, y el papel de las empresas privadas en la provisión de bienes públicos.

Pensar en las transformaciones empresariales provocadas por la aparición de Millennials y Gen Z, desde el propósito corporativo hasta la sostenibilidad, las formas de trabajo, el uso de lo digital y los nuevos modelos de negocio. La próxima de estas transformaciones está en el horizonte. Las empresas que respondan con mayor rapidez disfrutarán de una ventaja competitiva en áreas como el reclutamiento, la productividad, la innovación y el cliente.

Navegando a través de enormes icebergs
(Chapter breaker)
4

Capítulo 4

Cambios de comportamiento

Los impactos duraderos en la sociedad son tan inevitables como difíciles de predecir; la economía del comportamiento podría ser útil para responder

El miedo y la incertidumbre ya están desencadenando actos irracionales, incluyendo comportamientos de manada como el almacenamiento de papel higiénico. El acaparamiento es probable que se disipe. Pero, ¿qué efectos duraderos tendrá COVID-19 en la psicología del consumidor?

¿El profundo aislamiento creado por el distanciamiento social creará una ola de consumidores que prioricen la conexión en persona por encima de los medios sociales? ¿El gran número de víctimas y la mayor conciencia de la mortalidad atraerán a los consumidores a las experiencias en lugar de a las posesiones materiales? ¿Creará la sensación generalizada de riesgo e incertidumbre un aumento de la demanda de productos y experiencias que proporcionen comodidad?

Los líderes de negocios deben seguir estos cambios para entender realmente las necesidades de los clientes en la nueva normalidad. La economía del comportamiento podría ser invaluable aquí. Las compañías en muchos sectores ya han estado trayendo la experiencia del comportamiento a las salas de juntas y oficinas ejecutivas; en el mundo post-COVID-19, tales capacidades deberían ser aún más valiosas.

Confianza, polarización e información

El novel coronavirus llega cuando nuestro tejido social ya está muy desgastado. La confianza es baja, la polarización alta, y la xenofobia en aumento. Históricamente, las pandemias han disminuido la cohesión social y han generado conflictos. ¿La pandemia nos acercará o nos alejará?

¿Cómo podría afectar la pandemia a nuestro entorno altamente polarizado y a la percepción de los medios de comunicación social? Hasta ahora, los medios de comunicación social han difundido tanto hechos valiosos como información errónea. Las plataformas están tomando medidas serias y visibles para combatir la desinformación de COVID-19 – lo que podría proporcionarles algo de buena voluntad.

Al principio, hubo fuertes divisiones entre liberales y conservadores con respecto a la seriedad con que se tomaban la información sobre la pandemia. Pero a medida que la crisis se profundiza, ambos se centran cada vez más en un conjunto de hechos comunes, al menos en el ámbito científico. ¿Ayudará la pandemia a restaurar una realidad compartida?

Resumen

Como todas las crisis, la pandemia sacará lo mejor y lo peor de nosotros. En un momento en que se está pidiendo a las empresas que asuman un papel más amplio en la sociedad, los líderes empresariales pueden tomar la iniciativa haciendo frente a la desinformación, combatiendo la utilización de chivos expiatorios y abordando los urgentes desafíos que se avecinan. Al mismo tiempo, deben estar atentos a los numerosos cambios que se están produciendo en la economía mundial, la adopción de tecnología, las normas sociales y el comportamiento de los consumidores — que en conjunto darán forma a la nueva norma más allá de la crisis.

Acerca de este artículo

Por EYQ

EYQ is EY’s think tank.

By exploring “What’s after what’s next?”, EYQ helps leaders anticipate the forces shaping our future — empowering them to seize the upside of disruption and build a better working world.

Temas relacionados Digital Disrupción Tecnología