¿Es este el momento de la verdad para la integridad corporativa? ¿Es este el momento de la verdad para la integridad corporativa?

La Encuesta Global de Integridad 2020 de EY revela un mayor riesgo de conductas poco éticas en medio de la pandemia — y las acciones críticas para mitigarla.

Este artículo es parte de la Encuesta Global de Integridad 2020 de EY.

En resumen
  • El 90% de las empresas encuestadas en el momento más álgido de la pandemia creen que COVID-19 supone un riesgo para la conducta ética.
  • Las empresas deberían adoptar medidas para: integrar culturalmente la integridad empresarial para protegerse de conductas poco éticas; fomentar la confianza, las relaciones a largo plazo con terceros; y salvaguardar los datos.

En medio de la agitación de COVID-19, las empresas, los gobiernos y los ciudadanos individuales se enfrentan a nuevas y significativas decisiones que plantean difíciles dilemas éticos.

Desde los retailers que deciden la mejor manera de proteger a sus empleados y clientes y al mismo tiempo proporcionar suministros esenciales a las comunidades, hasta los consejos de administración de las empresas que evalúan si deben seguir pagando dividendos a los accionistas que dependen de sus ingresos y al mismo tiempo reclamar el alivio del gobierno, hacer lo correcto nunca ha sido tan difícil. Esto se refleja en los resultados de la Encuesta Global de Integridad 2020 de EY (pdf), que revela las perspectivas de varios miles de empresas de todo el mundo — tanto desde antes de la propagación de la pandemia como a medida que ésta se iba acelerando.

Encuesta Global de Integridad

90%

de los encuestados creen que COVID-19 supone un riesgo para la conducta comercial ética en su organización.

Se ha intensificado el nivel de escrutinio de los negocios por parte de la sociedad en general. Las decisiones tomadas por las empresas y los gobiernos en modo de crisis en el punto álgido de la pandemia serán juzgadas en los próximos meses y años. Actuar con integridad es ahora más importante que nunca. Pero cuando los desafíos son mayores, los riesgos también lo son. ¿Cómo pueden las empresas navegar por un panorama con tantos potenciales escollos financieros y de reputación?

Momento de la verdad: la integridad corporativa en tiempos turbulentos

La gran mayoría de los encuestados en el momento más álgido de la pandemia creen que COVID-19 supone un riesgo para la conducta comercial ética en su organización. De hecho, un número considerable de empleados sigue dispuesto a actuar de forma poco ética para obtener un beneficio financiero personal, y la pandemia mundial no hace más que agravar esta situación al aumentar los incentivos y abrir nuevas vías para que lo hagan.

Incluso antes de que la pandemia se afianzara, las empresas se enfrentaban a importantes presiones. Las guerras comerciales, las sanciones y los controles a la exportación, el fraude y la agitación política pesaban mucho sobre las empresas. Ahora, aparte del empeoramiento de las condiciones del mercado, los encuestados creen que los principales riesgos de COVID-19 para la conducta ética son:

  • Disrupción de las pautas de trabajo tradicionales, como el aumento del trabajo a distancia (33%)
  • Disrupción de las cadenas de suministros (28%)
  • Reducción de las prestaciones y compensaciones a los empleados (24%)
  • Reducción del personal (22%)

Nuestra investigación también muestra una disparidad preocupante en cuanto a las percepciones del comportamiento ético en los diferentes niveles de antigüedad dentro de las organizaciones. La mayoría (53%) de los empleados junior tiene dudas de que la dirección cumpla con las leyes, códigos de conducta y reglamentos de la industria pertinentes — sin embargo, en contraste, el 58% de los miembros de la junta directiva están muy seguros de que juegan según las reglas. Mientras tanto, el 13% de todos los encuestados estaría dispuesto a ignorar la conducta poco ética de terceros para impulsar su carrera o su remuneración, y esa cifra se eleva al 20% entre los miembros de la junta.

Mayores presiones — y mayor escrutinio

Es probable que las consecuencias económicas de COVID-19 creen una tormenta perfecta para el fraude, exponiendo el valor de una década de esquemas de fraude corporativo, mientras que dan lugar a otros nuevos, dice The Economist.1

Además, las opiniones de la sociedad han cambiado drásticamente desde la crisis financiera global de 2007–08, lo que ha sometido a las empresas a una presión mayor que nunca para que hagan el bien a las personas y al planeta, a través de iniciativas ambientales, sociales y de gobierno (ESG, por sus siglas en inglés). Este cambio social se extiende a un mayor escrutinio tanto de las empresas como de la conducta de su gente. Mientras tanto, el auge de los medios de comunicación social ha proporcionado una plataforma para debatir las cuestiones de integridad de una manera mucho más abierta – y los consumidores están tomando nota.

En un mundo post-COVID-19, las empresas tendrán que trabajar duro para reconstruir sus negocios y hacer frente a las amenazas existentes, así como a las nuevas. Por ejemplo, a medida que las empresas reconstruyen sus cadenas de suministros, deben prestar una cuidadosa atención a las implicaciones comerciales y de cumplimiento de los cambios de proveedores, rutas de logística y abastecimiento. Las infracciones de sanciones en el fragor de la pandemia podrían volver a crear consecuencias reglamentarias, financieras, operacionales y de reputación.

La solución: integridad

Pero en medio de estos grandes desafíos, las empresas pueden protegerse poniendo una "agenda de integridad" en el centro de su respuesta a la crisis y la posterior reconstrucción. "La integridad corporativa no es un 'greenwashing' o que se vea que está haciendo lo correcto para la prensa", dice Tony Jordan, EY Americas Forensic & Integrity Services Leader. "La integridad es comportarse de manera que genere valor a largo plazo para apoyar a las comunidades a las que las organizaciones sirven".

El desarrollo de una agenda de integridad no sólo protege a las empresas evitando multas y penalizaciones. También puede ayudarlas a prosperar financieramente y a proporcionar valor a largo plazo a sus stakeholders. Por ejemplo, la investigación de Ethisphere descubrió que las empresas más éticas del mundo superaron al sector de grandes empresas de los Estados Unidos en un 13,5% en un período de cinco años.2

Ya estamos viendo los primeros signos de esto, ya que más del 70% de los fondos ESG en todas las clases de activos tuvieron un mejor rendimiento que sus contrapartes durante los primeros cuatro meses de 2020. Y las empresas que fomentan asociaciones sólidas con proveedores, empleados, inversores, reguladores y gobiernos basadas en la confianza tienen operaciones más robustas y ágiles que pueden adaptarse rápidamente a medida que se desarrollan los acontecimientos, según informó The Wall Street Journal en mayo de 2020.3

Gráfico - Los beneficios más importantes de operar con integridad

Lograr la integridad

Basándonos en nuestra investigación, creemos que hay tres acciones que son críticas para que las empresas puedan abordar para tener la mejor oportunidad de navegar la crisis con integridad. Haga clic en los enlaces de cada punto para más información.

  1. Incorporar la integridad corporativa para protegerse de conductas poco éticas. Actuar con integridad es más que una declaración de misión y políticas escritas. Es una cualidad personal que todos en una organización deben desarrollar, desde el CEO y la junta directiva hasta los empleados junior, los socios comerciales y los terceros. Cada uno de ellos es un embajador de su organización y su comportamiento refleja los verdaderos valores de un negocio.
  2. Fomentar asociaciones de confianza con terceros basadas en la integridad. A medida que las empresas se expanden, dependen cada vez más de terceros para actuar en su nombre en una variedad de mercados. Las empresas que tienen asociaciones de confianza con terceros tienen una mayor resiliencia en las cadenas de suministro y clientes más leales que las que operan con relaciones puramente transaccionales.
  3. Salvaguardar los datos mientras se aprovecha éticamente su valor. Los avances en las nuevas tecnologías han optimizado las operaciones y han ayudado a las empresas a acceder a nuevos conocimientos a partir de las cantidades cada vez mayores de datos que poseen. Sin embargo, la adopción de estos instrumentos requiere una evaluación adecuada de los riesgos y una aplicación apropiada (incluida la capacitación).

Para cerrar la brecha entre la intención y la realidad, las organizaciones deberían centrar sus esfuerzos en mejorar la eficacia de sus programas de cumplimiento evaluando la cultura, los controles y el gobierno corporativo de la empresa desde una perspectiva de integridad, aprovechando las nuevas tecnologías para proporcionar una mejor comprensión de los datos.

En última instancia, la integridad empresarial permite a las organizaciones exitosas mantenerse fieles a sus misiones, cumplir sus promesas, respetar las leyes y las normas éticas, fomentar la confianza pública y aumentar la capacidad de recuperación en tiempos de crisis. Esto, a su vez, les permite acumular capital — tanto financiero como de reputación.

  • Acerca de la encuesta

    Esta Encuesta Global de Integridad 2020 es la continuación de nuestra serie anterior de Encuestas sobre el Fraude Global y destaca tres acciones críticas que las organizaciones deben priorizar en sus programas de integridad para ayudar a navegar los desafíos éticos acelerados por la crisis: la conducta personal, la gestión de terceros y la integridad de los datos.

    Entre enero y febrero de 2020, nuestros investigadores — el organismo de investigación de mercados globales Ipsos MORI — realizaron 2.948 encuestas en el idioma local con miembros de la junta directiva, directivos, administradores y empleados en una muestra de las organizaciones y organismos públicos más grandes de 33 países y territorios de todo el mundo. En abril de 2020 se realizaron otras 600 encuestas en total utilizando el mismo perfil de encuestados en China, Alemania, India, Italia, Reino Unido y Estados Unidos durante la pandemia de COVID-19.

  • Mostrar referencias de artículos#Ocultar referencias de artículos

    1. "Who’s lost their trunks: The economic crisis will expose a decade’s worth of corporate fraud”, The Economist, 18 de abril de 2020.
    2. By the numbers”, Ethisphere Magazine (edición “The World’s Most Ethical Organizations”), primavera de 2020.
    3. ESG Investing Shines in Market Turmoil, With Help From Big Tech”, The Wall Street Journal, 13 de mayo de 2020.

Resumen

Las empresas se enfrentan a un desafío único en su generación. Incluso antes de que la pandemia global golpeara, las empresas tenían enormes desafíos que enfrentar. Ahora se enfrentan a nuevas e importantes decisiones que plantean dilemas éticos, a los que deben responder con rapidez y bajo un mayor escrutinio. La integridad es el factor crucial, y es más que una declaración de misión y políticas escritas. Es algo que todos deben desarrollar, desde el CEO y el consejo de administración hasta los empleados junior, los socios comerciales y los terceros. Las compañías que hacen esto son más resilientes y estarán mejor situadas para navegar por las secuelas de la pandemia.

Acerca de este artículo