Boletín de prensa

1 sep. 2022 Buenos Aires, AR

Criterios ESG: un valor que impacta en las finanzas y exige ser parte de la cultura de las organizaciones

La apertura a un concepto integral del medioambiente, lo social y el gobierno corporativo, exige un plan estratégico capaz de interpretar el impacto de variables éticas en los resultados financieros y la consecuente valorización de las organizaciones actuales.

Contacto para prensa
Ricardo Furman

Director de Relaciones Institucionales, EY Argentina.

Posee más de 40 años de experiencia en distintas posiciones de la línea y áreas de servicios al cliente. Le gusta estar en familia y viajar. Sus hobbies son las artes marciales, los comics y el surf.

El Cronista | Entrevista a Jordán Pinghelli, Manager de Cambio Climático y Sostenibilidad, y Silvia Andrian, Socia de Financial Services/Business Consulting

Los criterios ESG son actualmente un factor central que habla del valor de una organización y como tal, repercute tanto en sus operaciones de negocio como en la evaluación de la sostenibilidad de las inversiones y su impacto en las finanzas.

El medioambiente, lo social y el gobierno corporativo (ESG, por sus siglas en inglés evironmental, social and corporate governance) es un enfoque que permite evaluar en qué medida una corporación es capaz de alcanzar resultados económicos favorables generando, al mismo tiempo, un impacto positivo en los tres aspectos señalados.

En entrevista con El Cronista, Jordán Pinghelli, Manager de Cambio Climático y Sostenibilidad, EY Argentina y Silvia Andrian, Socia de Financial Services/Business Consulting, EY Argentina explican por qué se trata de un concepto central, qué desafíos plantea y cuál es su impacto en los negocios y las finanzas.

Un concepto que pisa fuerte

"El movimiento ESG está experimentando un nivel de interés nunca antes visto por distintos stakeholders, con una marcación generacional muy interesante. Las nuevas generaciones son cada vez más exigentes con el medioambiente, lo social y el gobierno corporativo y se están convirtiendo en partes interesadas claves e impulsadores de este tema", afirma Jordán Pinghelli, Manager de Cambio Climático y Sostenibilidad, EY Argentina.

Según una encuesta realizada por EY a nivel mundial, del 98 % de los inversores encuestados que evalúan ESG, el 72 % lleva a cabo una revisión estructurada del desempeño de estos factores, en comparación con solo el 32 % registrado en la misma encuesta dos años atrás, lo que evidencia el gran avance de este tema.

Este cambio hacia una mirada integral está creciendo fuertemente debido a la integración del concepto de ESG a las diferentes áreas de las organizaciones. Hasta ahora, las temáticas referidas a estos criterios se concentraban, en gran medida, en el área de sustentabilidad. Sin embargo, actualmente ESG es un valor que está ingresando de manera transversal en muchos sectores.

En ese sentido, Pinghelli explica: "Comenzamos a vivenciar una gran apertura en la conexión entre los ecosistemas de información financiera y no financiera (...) Es interesante observar cómo los referentes de las áreas de finanzas están participando más y más en este tipo de discusiones, que dejaron de ser temas que solo se debaten de forma cerrada en un comité de sustentabilidad, si no que hoy por hoy se discuten en los directorios de las organizaciones".

El sector agroindustrial  es un claro ejemplo de un negocio que incorporó tempranamente este movimiento dado que, como indica el especialista de EY, la necesidad de adoptar nuevos modelos de producción más sostenibles y de triple impacto en la cadena de valor es cada vez más urgente.

Inversiones y financiación sotenibles

Las empresas que desarrollan su operación con criterios de ESG suelen tener mejores resultados financieros. Esta tendencia es un valor que pisa cada vez más fuerte y marca el rumbo del escenario internacional. Por ello, teniendo en cuenta que los criterios éticos están ganando importancia, los inversionistas están destinando cada vez más dinero a este tipo de inversiones.

"Toda organización debe trabajar desde la perspectiva de la doble materialidad. Es decir, su accionar y su estrategia corporativa deberían contemplar no solo los temas de interés que influyan en el valor de la empresa (la materialidad financiera), sino también aquellos temas relacionados a sus operaciones que impactan en el medioambiente y las personas (la materialidad ambiental y social)", sostiene Silvia Andrian, Socia de Financial Services/Business Consulting, EY Argentina."

Hoy en día, tal como señala la especialista, el sector financiero tiene la capacidad y la responsabilidad de influir en el flujo del dinero para que éste sea más sostenible. En esa línea, desde la industria financiera hay dos aspectos que desempeñan un rol central. Por un lado las inversiones sostenibles (capital), que incorporan criterios de ESG, considerando, entre otros, la estrategia, la misión y la visión de una empresa. Y por otro lado, la financiación sostenible (deuda), que son fondos de inversión sostenibles, gubernamentales o privados, que utilizan criterios de ESG para evaluar las inversiones a realizar, principalmente a través de la medición de su impacto social.

En esa línea, Silvia Andrian agrega: "hoy en día hay entidades financieras que en sus planes estratégicos incluso han establecido tasas subvencionadas para préstamos a empresas sustentables o, por el contrario, penalidades a empresas que no tengan incorporados principios de sostenibilidad".

Desafíos y oportunidades

Resulta clave tener en cuenta que la incorporación del concepto de ESG a la estrategia corporativa permite evitar tres riesgos centrales para toda organización.

En principio, podemos mencionar el riesgo regulatorio que se da por incumplimientos tanto de regulación propia de la actividad como de otras entidades con las que se mantiene interacción. En segundo lugar, se presenta el riesgo operacional como consecuencia de poseer procesos ineficientes o no responder a los estándares que podrían requerir los principales grupos de interés de una empresa (proveedores o clientes).

Por último, existe un riesgo reputacional que las empresas pueden sufrir en caso de no cumplir con las métricas esperadas de ESG, o bien por no tener buenas prácticas para la medición de esas métricas lo que se traduce en reportes incompletos o no veraces y se conoce como greenwashing.

En ese sentido y a fines de abordar el tema de manera estratégica, los especialistas de EY destacan la importancia de involucrar a aquellos sectores de la organización y a los principales grupos de interés que forman parte de la cadena de valor, a fin formalizar un plan de gestión de riesgos que incorpore criterios de ESG de manera ética y responsable.

"Sabemos y estamos convencidos de que todas las industrias, en menor o mayor medida, están o estarán inmersas en esta nueva realidad en el corto plazo, y posiblemente muy influenciadas no solo por cuestiones de responsabilidad social o requerimientos particulares de reguladores, sino también por las finanzas corporativas", plantea Jordán Pinghelli.

"Desde el punto de vista de las oportunidades, creemos que es un momento único en donde las organizaciones que incorporen el concepto de ESG a su estrategia corporativa tienen una posibilidad única de fortalecer y afianzar la confianza de los distintos grupos de interés y, de esta manera, valorizar no solo la organización en el presente sino crear valor a largo plazo", concluye Silvia Andrian.