Boletín de prensa

19 mar 2020 Buenos Aires, AR

La tecnología interpela al sector de impuestos de las compañías

En los últimos años, las nuevas tecnologías han impuesto al sector fiscal de las compañías un ritmo de transformación sin precedente.

Contacto para prensa

Ricardo Furman

Director de Relaciones Institucionales, EY Argentina.

Posee más de 40 años de experiencia en distintas posiciones de la línea y áreas de servicios al cliente. Le gusta estar en familia y viajar. Sus hobbies son las artes marciales, los comics y el surf.

Colaboradores

Ámbito Financiero | Por Sergio Caveggia, Socio del departamento de impuestos y transacciones de EY Argentina.

En los últimos años, las nuevas tecnologías han impuesto al sector fiscal de las compañías un ritmo de transformación sin precedente. Claramente esta transformación viene generada por los nuevos desarrollos que las autoridades fiscales están implementando alrededor del mundo.

Los organismos tributarios en muchos países se encuentran trabajando en modelos de recaudación que permiten el procesamiento de datos de contribuyentes a gran escala con el objetivo de mejorar ingresos fiscales y, por otro lado, reducir costos de operación. En este contexto, los organismos de recaudación están evolucionando hacia el encuentro de grandes caudales de datos e información para determinar o estimar directamente la obligación tributaria de los actores económicos.

El fisco argentino no es una excepción y ha desarrollado en los últimos años distintas herramientas tecnológicas tendientes a lograr reunir información en un mismo formato y permitir el cruzamiento y el análisis correspondiente.

El escenario descripto requiere que el departamento o función de impuestos de las empresas se transforme y pueda anticiparse a los nuevos desafíos de cada industria.

Recientemente, EY Global realizó una encuesta a 100 compañías multinacionales sobre los desafíos tecnológicos de la función fiscal.

La primera definición que surge del trabajo es que los cambios regulatorios, la digitalización de las autoridades fiscales y los nuevos avances tecnológicos están redefiniendo la función fiscal de la empresa. En definitiva, el departamento de impuestos debe cerrar la brecha tecnológica que impone la misma empresa y las autoridades fiscales para salir del rol de liquidación del tributo y convertirse en un departamento generador de alto valor agregado y, sobre todo, anticipador de efectos tributarios.

Del estudio surge que el 98% de las compañías encuestadas responden a la digitalización de las autoridades fiscales de una manera globalmente centralizada y consistente. Si la información y datos fluyen en tiempo real y hasta son compartidos por los distintos fiscos mediante acuerdo específicos, las empresas también deben controlar ese flujo de información y tener visión centralizada de los datos contables y tributarios en tiempo real. En nuestro país, muchas subsidiarias de empresas multinacionales están recorriendo el camino para generar reportes fiscales uniformes y consistentes para sus casas matrices.

En el marco interno de la empresa, la cantidad de ERP o sistemas de información y gestión (en inglés, “enterprise resource planning”), reduce notablemente la eficiencia del sector tributario de la compañía. Cuantos más ERP tenga la empresa, mayor es el tiempo dedicado a la recolección de datos, la manipulación y reconciliación de aquellos y su procesamiento.

La encuesta resalta la importancia de la participación del sector de impuestos en la definición del ERP para influenciar en la gestión de información y obtener, de ese modo, mayor eficiencia en la calidad de datos a efectos tributarios.

La mayoría de los encuestados han respondido que invierten entre el 40% y el 70% del tiempo en la manipulación y reconciliación de los datos que surgen del sistema contable (en inglés, “data cleansing”). En otros términos, la función fiscal de las empresas dedica, en promedio, la mitad o más de su tiempo anual efectuando tareas como: separación de información tributaria por línea de negocios, jurisdicción, entidad legal, reclasificaciones y validaciones de datos, conciliaciones de cuentas, cruces de bases fiscales, etc.

Aún el 40% de las empresas encuestadas utilizar planillas de excel extracontables como su principal fuente de información tributaria. De hecho, la existencia de información extracontable es un síntoma de que los sistemas de información no consideran adecuadamente los aspectos tributarios del negocio.

Del estudio se desprende que el sector tributario de la empresa debe adaptarse al cambio tecnológico y al modo en que las autoridades fiscales gestionan la comunicación, control y recaudación de los tributos. Más allá de contar con las competencias técnicas indudables, el sector fiscal debe también incorporar expertos en tecnología y uso de datos para confirmar que la información que provenga de los ERP o sistemas de la compañía pueda ser adecuado a los efectos tributarios. El 73% de los encuestados respondió que planean incorporar competencias tecnológicas o de sistemas dentro de su staff tributario. Mientras aquellos recursos con habilidades tecnológicas se encargan del control y flujo de información a propósitos fiscales, aquellos especialistas tributarios deben evolucionar hacia el rol de consejeros fiscales para agregar valor a los distintos “stakeholders” de la empresa.

Aquellas compañías que están transitando el camino de la evolución del sector fiscal o que ya lo han recorrido, manifiestan que los beneficios que han percibido de la evolución de la función fiscal han sido, (i) mejora en la definición y manejo de riesgos fiscales; (ii) el soporte al plan de negocios de la empresa; y (iii) el valor agregado en las integraciones en transacciones de MyA.