5 minutos de lectura 4 mar. 2020
Glaciar de Islandia

¿Cómo responderá el sector de private equity a la próxima recesión económica?

Las empresas de private equity (PE) están mejor preparadas para una crisis económica que hace una década por cuatro razones importantes.

La última década ha sido de un crecimiento sin precedentes para el sector de private equity (PE). Los activos gestionados por la industria se han más que duplicado desde la crisis financiera mundial (GFC por sus siglas en inglés), y las empresas gestionan ahora más de 3,8 millones de dólares en activos. Durante este período, los fondos establecidos desde hace mucho tiempo han aumentado considerablemente y se ha incorporado al mercado una amplia gama de nuevos participantes.

Sin embargo, ahora entramos en un período en el que el panorama es más mixto e incierto. Por un lado, tenemos un panorama de un crecimiento robusto, aunque más lento, del PIB mundial. Por otro lado, hay una creciente preocupación por la posibilidad de una recesión económica impulsada por la inestabilidad geopolítica, las cambiantes expectativas de la sociedad, los focos de exceso de mercado y las disrupciones sectoriales, y la duración general de la actual expansión económica. En conjunto, es un cuadro de creciente incertidumbre.

Las grandes preguntas para private equity son:

  • ¿Qué aprendió la industria de la crisis financiera a nivel mundial?
  • ¿Cómo se ha desarrollado el modelo de la industria desde entonces?
  • ¿Cómo responderá PE de manera diferente la próxima vez?

Cuatro formas en que las empresas de PE están hoy mejor preparadas para una recesión económica a continuación:

1. La industria tiene más capital a su disposición

A medida que los socios limitados (LP) en PE aumentan su exposición a la clase de activos y una amplia gama de nuevos entrantes – incluidas las oficinas familiares, los fondos soberanos y los inversores de alto patrimonio – invierten en PE por primera vez, las empresas de PE tienen más capital a su disposición que incluso antes. Actualmente se estima que los fondos de PE tienen más de US$ 1.4t en fondos de despliegue inmediato, y cuando se agregan otras clases de activos adyacentes – crédito, infraestructura, bienes raíces, capital de crecimiento, etc. – la cantidad agregada de capital comprometido PE puede desplegar fácilmente más de US$ 2.6t.

Además, el importante crecimiento de las inversiones directas, las coinversiones y las cuentas separadas – el llamado "capital sombra" – en los últimos años significa que las empresas PE y otros inversores de capital privado tienen a su disposición incluso más capital del que se entiende o comunica comúnmente.

2. La industria se ha diversificado de manera que aumenta su resiliencia

En la última década las empresas de PE se han diversificado cada vez más a través de una amplia gama de estrategias de capital privado, incluido el capital de crecimiento, bienes inmuebles, la infraestructura, los fondos para sectores específicos y, en particular, el crédito privado. El crédito privado, en forma de préstamos directos, situaciones de crisis, situaciones especiales y otras estrategias ha crecido hasta convertirse en una industria de US$800b, y se espera que se duplique hasta superar los US$1.4t en 2023, según las estimaciones de Preqin.

La demanda de crédito privado se aceleró drásticamente después de la creación del GFC ya que los bancos se retiraron de los préstamos corporativos del mercado bajo y medio. Para las empresas del PE, entrar en este mercado fue un paso natural hacia adelante. Hoy en día, los administradores de capital privado han pasado a financiar corporaciones más grandes y otras clases de activos como capital de riesgo, infraestructura y bienes raíces.

El crecimiento del crédito privado

US$800b

en los acuerdos de PE se anunció a nivel mundial el año pasado.

Como se demostró durante la última recesión, los préstamos en condiciones difíciles resultaron ser particularmente útiles como fuente anticíclica de capital y, junto con la importante reserva de capital del crédito privado, representan un importante amortiguador del crédito en épocas de debilidad de los mercados de crédito tradicionales.

3. Las empresas de PE han ampliado su capacidad operativa

A medida que sigue aumentando la competencia por los acuerdos y que las valoraciones siguen subiendo, se ha hecho más importante el imperativo de remodelar las empresas del portafolio mediante la mejora continua de su capacidad operativa (ya sea añadiendo socios operativos, mejorando la tecnología o desarrollando la experiencia sectorial o funcional). Actualmente, las empresas de PE tienen un 30% más de socios operativos que hace sólo cinco años.

Muchas empresas de PE han ampliado considerablemente la profundidad de sus conocimientos especializados en el sector. Están usando datos y analítica para construir manuales probados para acelerar el proceso de creación de valor. Y muchas están usando un modelo de servicios compartidos para impulsar la eficiencia en todo el portafolio en áreas como las adquisiciones.

Como tales, las empresas están mejor situadas antes para responder a los desafíos de la desarticulación económica de sus empresas de portafolio. Además, están bien posicionadas para capitalizar las oportunidades que se les pueden presentar, como la inversión en complejas desinversiones, activos que necesitan ser optimizados o estrategias de compra y construcción para efectuar la consolidación.

4. Los LP son más sofisticados y tienen acceso a mejores herramientas

Durante la última crisis, muchos LP se vieron obligados a invertir capital adicional en PE por el "efecto denominador", que se produjo cuando las valoraciones de sus portafolios públicos cayeron drásticamente, y muchos LP se vieron repentinamente sobreasignados a inversiones privadas en relación con sus asignaciones objetivo.

Hoy en día, muchos LP están vigilando de cerca su ritmo en caso de una posible caída de las acciones públicas, y otros están ajustando su proceso de inversión para permitir una mayor flexibilidad.

El mercado de los fondos secundarios de LP — la compra y venta de intereses de fondos de sociedades limitadas — también ha experimentado un crecimiento significativo en la última década. De hecho, en 2018 se registraron niveles récord de transacciones. El resultado es una mayor flexibilidad para que los inversores se ajusten a las condiciones volátiles del mercado.

Lo que significa para el posicionamiento actual de PE

En conjunto, el sector de Private Equity ha evolucionado significativamente durante la última década, y esta evolución continuará. Las empresas de PE tienen ahora acceso a más capital para duplicar las empresas prometedoras que experimentan dificultades temporales por las fuerzas macro. Los fondos han mejorado las capacidades operativas para ayudar a las empresas a tomar decisiones más informadas. Y su expansión mayorista hacia clases de activos adyacentes – en particular el crédito – le da a los fondos nuevos medios para brindar apoyo en formas que en gran medida no existían hace una década.

Resumen

La última década ha sido de un crecimiento sin precedentes para private equity; sin embargo, ahora entramos en un período en el que las perspectivas son más mixtas e inciertas. Las enseñanzas clave de la Gran Crisis Financiera, junto con una industria en continua evolución, sugieren que el PE está en una posición sólida para soportar la próxima recesión económica.

Acerca de este artículo