10 minutos de lectura 8 nov. 2020

            Vista de la Casa Blanca, Washington DC, EE.UU.

Cómo la victoria declarada de Biden afectará los impuestos y el comercio a nivel global

Por EY Global

Organización multidisciplinaria de servicios profesionales

10 minutos de lectura 8 nov. 2020
Temas relacionados Impuestos Planificación fiscal

Mientras EE.UU. se prepara para dar la bienvenida a un nuevo presidente, ¿cuáles son las posibles implicaciones tributarias para las entidades multinacionales que hacen negocios en Estados Unidos?

En resumen
  • El presidente electo Joe Biden ha prometido aumentar los ingresos para compensar sus prioridades políticas. Ha propuesto elevar las tasas de impuestos corporativos y aumentar el impuesto global de ingresos intangibles de baja tributación (GILTI, por sus siglas en inglés) mientras recompensa a las empresas que invierten en Estados Unidos.
  • Como todas las propuestas de la campaña, su legislación de política tributaria tendrá que ser negociada con el Congreso.

El presidente-electo Joe Biden, como lo reconoce Associated Press,1 se enfrenta a una larga lista de desafíos, desde mejorar el acceso a la atención médica y controlar sus costos hasta abordar las tensiones comerciales con China, cuando se posesione. Pero el desafío más grande e inmediato será el manejo de la crisis de COVID-19, incluyendo su impacto económico. A partir del día de las elecciones, EE. UU. reportó cerca de 9,4 millones de casos en total y más de 232.600 muertes en total.2 Según la Oficina de Presupuestos del Congreso, el déficit federal será de 3,1 billones de dólares en el año fiscal 20.3

Durante sus respectivas campañas, Biden estableció planes de impuestos más definidos que los de Trump durante su campaña de reelección. No es de extrañar que Biden se haya comprometido a impulsar muchas iniciativas políticas sobre infraestructura y manufactura y cuidado y a pagarlas invirtiendo algunas de las medidas fiscales de la Ley de Empleos y Reducción de Impuestos, que según los demócratas beneficia de manera desproporcionada a las empresas y a las personas ricas.

La campaña de Trump está impugnando los resultados en varios estados y presentando demandas; el principal abogado de Trump, Rudolph Giuliani, dijo el 7 de noviembre que el presidente no concederá la carrera. Si los resultados de la votación actual se mantienen y Biden es confirmado como presidente electo por el Colegio Electoral, ha dicho que restaurará la tasa marginal de impuesto sobre la renta personal del 37% al 39,6%.4 También aumentaría la tasa máxima del impuesto sobre la renta de las empresas del 21% al 28%.5 Ha mencionado el aumento de la tasa de impuestos sobre las ganancias de capital al 40% para aquellos con ingresos anuales de más de 1 millón de dólares6 y el establecimiento de un impuesto mínimo del 15% sobre los ingresos contables de las grandes empresas.7 Biden ha prometido no aumentar los impuestos de quienes ganen menos de 400.000 dólares al año.8

Los aumentos de impuestos propuestos que se impondrían a las personas y empresas adineradas para "pagar su parte justa" no son nuevos para los demócratas. Estos planes son familiares desde la era pre-TCJA Obama. Pueden incluso ganar más tracción después de una pandemia que, según los economistas, ha exacerbado la desigualdad de ingresos en todo el mundo. Pero la pandemia en sí misma podría frenar la intención de Biden de pagar por sus prioridades políticas en absoluto, ya que los economistas han advertido que el aumento de los impuestos en el momento equivocado podría impedir la recuperación financiera. Como resultado, Biden se enfrentará a las mismas decisiones que las jurisdicciones de todo el mundo: ¿Cuándo termina la necesidad de proporcionar estímulos y comienza la necesidad de aumentar los ingresos para reducir los déficits incurridos en la lucha contra COVID-19?

Es probable que Biden tenga que recurrir a sus décadas de experiencia como senador de los Estados Unidos para avanzar con el Congreso. Los demócratas retendrán el control de la Cámara de Representantes, pero los republicanos ganarán escaños y estrecharán la mayoría. El control del Senado no está claro, ya que varias elecciones al Senado siguen sin decidirse y los dos escaños de Georgia se dirigen a la segunda vuelta de las elecciones que se celebrarán el 5 de enero de 2021.

Si los republicanos mantienen una estrecha mayoría, es probable que se resistan a los esfuerzos por hacer retroceder la ley tributaria de Trump. También es probable que los republicanos sean más cautelosos con el impacto de los aumentos de impuestos durante una recuperación económica. Esta dinámica significa que cualquier propuesta fiscal tendría que ser cuidadosamente negociada – y reflejar algunas prioridades republicanas – si se va a adoptar. Si los demócratas finalmente ganan 50 escaños en el Senado, el voto de desempate del vicepresidente podría crear una mayoría parlamentaria para aprobar la legislación con menos negociación con los republicanos, dando a Biden más libertad de acción para llevar a cabo sus propuestas de campaña utilizando el mismo procedimiento presupuestario bajo el cual los republicanos aprobaron la Ley de Empleos y Reducción de Impuestos en 2017.

Antes de que Biden o el nuevo Congreso empiecen a abordar los impuestos, la pandemia se avecina. "Nuestro trabajo comienza con el control de COVID", dijo Biden en su discurso de victoria el 7 de noviembre.

Biden anunció un "plan de acción" basado en el plan de siete puntos que su campaña desarrolló en respuesta a COVID-19. La propuesta incluye la obligatoriedad de las máscaras, la introducción de más pruebas, la producción de más EPP, la inversión de 25.000 millones de dólares en la fabricación y distribución de vacunas y la reparación de la tensa relación del país con la Organización Mundial de la Salud.9 El plan comenzaría tan pronto como se inaugure el 20 de enero de 2021. "Ese plan se construirá sobre la base de la ciencia fundamental", dijo Biden en su discurso de victoria. "Se construirá con compasión, empatía y preocupación. No escatimaré ningún esfuerzo, ninguno, ni ningún compromiso para dar vuelta esta pandemia."

Para reactivar la economía, Biden también ha pedido que el próximo paquete de estímulo y ayuda del gobierno sea "mucho más grande" que 2 billones dedólares,10 y ha prometido inversiones en manufactura, cadenas de suministros, infraestructura y energía limpia, así como I+D para tecnologías como los vehículos eléctricos, 5G e IA.

Biden también se ha comprometido a proteger y ampliar la Ley de Atención Médica Asequible, con un plan para asegurar a más del 97% de los estadounidenses, a un costo de 750.000 millones de dólares a lo largo de 10 años, pagando eso con los ingresos de su impuesto sobre las ganancias de capital, que es más estricto.11

Biden ha dicho que otro objetivo clave es revitalizar la clase media de Estados Unidos. Dice que su paquete "Made in America" creará "millones de empleos de clase media".12 Ha trazado planes para invertir un total de 700.000 millones de dólares en compras e I+D, y 2 billones de dólares en energía limpia e inversiones en infraestructura,13 lo que está relacionado con su plan de "una revolución de la energía limpia y la justicia ambiental". Su intención es provocar el retorno a una cadena de suministros más localizada, cuya necesidad fue puesta de manifiesto de manera contundente por COVID-19 y la escasez generalizada que causó.

Según Biden, pagará su plan de infraestructura "revirtiendo los excesos de los recortes de impuestos de Trump para las corporaciones; reduciendo los incentivos para los paraísos fiscales, la evasión y la subcontratación; asegurándose de que las corporaciones paguen su parte justa; cerrando otras lagunas en nuestro código tributario que recompensan la riqueza, no el trabajo; y terminando con los subsidios a los combustibles fósiles".

En otras medidas clave contra la deslocalización, Biden ha propuesto aumentar la tasa de impuestos sobre los beneficios obtenidos por las filiales extranjeras de las empresas estadounidenses, un elemento del TCJA conocido como el impuesto Global Intangible Low-Tax Income (GILTI), al 21%;14 crear un crédito tributario Made in America para compensar el 10% de las inversiones destinadas a crear puestos de trabajo en Estados Unidos;15 e introducir una sobretasa sobre determinados bienes y servicios importados al país.

Biden también ha dicho que trabajaría para restaurar las alianzas internacionales tradicionales y volver a comprometerse globalmente en temas como el cambio climático y el sistema de comercio multilateral, con la aportación de los sindicatos y las organizaciones medioambientales. "Como presidente, tomaré medidas inmediatas para renovar la democracia y las alianzas de Estados Unidos, proteger el futuro económico de Estados Unidos, y una vez más hacer que Estados Unidos sea líder en el mundo", escribió Biden en la revista Foreign Affairs en abril.

También ha expresado que cree en el "comercio justo" y ha señalado el regreso a un entorno comercial más basado en normas y favorable al libre comercio que abra los mercados a los bienes y servicios de los Estados Unidos, aunque ha dicho que su primera prioridad es hacer más inversiones en las necesidades internas como la atención de la salud, la infraestructura y la educación antes de centrarse en el comercio. "Necesitamos ser capaces de construir lo mejor en los Estados Unidos y vender lo mejor en todo el mundo", escribió Biden. "Eso significa derribar las barreras comerciales que penalizan a los estadounidenses y resistir un peligroso deslizamiento global hacia el proteccionismo".

Sobre China en particular, Biden adopta un tono diferente al de Trump, aunque es probable que sus objetivos políticos con respecto a China sean similares a los de Trump. Criticó los aranceles de la administración Trump sobre China y dijo repetidamente durante los debates que Trump "perdió" las negociaciones comerciales. Pero Biden tampoco ha dicho que revocaría los aranceles o que su administración obtendría concesiones en cuestiones como la propiedad intelectual, los subsidios y el apoyo a las industrias estatales y otras cuestiones que están en el centro de la controversia.

Biden también tiene un enfoque diferente sobre el cambio climático, señalando el deseo de "hacer la transición" de los EE.UU. para alejarse de una economía basada en el petróleo y volver a unirse al Acuerdo de París sobre el clima del que Trump se retiró. Antes de la pandemia, Biden indicó su apoyo a la fijación de precios de las emisiones de carbono, pero desde entonces ha hecho hincapié en las políticas que se basan en el desarrollo de industrias de energía verde que crean puestos de trabajo.

La mirada de EY

Con los demócratas de vuelta en la Casa Blanca, la comunidad empresarial internacional debería esperar un posible cambio de las políticas de la era Trump.

"Hay muchos más cambios cuando tenemos cambios", dice Cathy Koch, EY Global Tax Policy Network and Americas Tax Policy Leader. "El clima es uno de los temas en los que la actual administración ha divergido más claramente de la administración Trump. Pero la victoria de Biden también significa que habrá más énfasis en las inversiones en infraestructura, justicia social y un refuerzo de la atención médica con la restauración del Obamacare y sus protecciones también. Habrá oportunidad en este cambio".

La propuesta de Biden de aumentar los impuestos, en forma de subida del impuesto corporativo y aumento de GILTI, provocará un gran debate, cuyo resultado tiene importantes ramificaciones para las empresas globales. "Nuestros clientes multinacionales están ahora modelando lo que significaría una tasa impositiva más alta", dijo Kate Barton, EY Global Vice Chair of Tax, en un webcast pre-electoral patrocinado por la British American Business Association. "Cuando Trump bajó la tasa al 21%, muchos otros países del mundo siguieron el ejemplo, así que a muchos de nuestros clientes multinacionales les gustó eso. Pero esa no fue la historia completa; se vuelve más compleja".

 

"Las multinacionales quieren pagar la parte que les corresponde de impuestos, pero su preocupación radica en que se les aplique un doble o triple impuesto, ya que todos estos países con escasez de ingresos están considerando impuestos mínimos globales, y la controversia y la aplicación de la ley va a estar en su punto más alto de todos los tiempos", continuó Barton. "Es entonces cuando se vuelve indignante tratar de hacer negocios en múltiples países. Si no tienes sistemas perfectos de crédito y compensación, eso puede convertirse rápidamente en algo bastante caro".

La posición esperada de Biden con respecto a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos será importante. El proyecto BEPS 2.0 de la OCDE impulsará los impuestos internacionales hacia un acuerdo más multilateral, desarrollando impuestos mínimos globales y creando el marco coordinado crítico para que funcione. Y esta es un área en la que es probable que Biden continúe con el enfoque de Trump.

 

"Tanto en las administraciones republicanas como en las demócratas, EE.UU. ha sido un participante muy activo en todos los debates fiscales de la OCDE", dice Barbara Angus, EY Global Tax Policy Leader. "Y el BEPS 2.0 es mucho más fundamental que todo lo que la OCDE ha hecho durante muchos años. Los cambios que Biden ha propuesto a las normas fiscales GILTI existentes en EE.UU. alinearían más estrechamente esas normas con el diseño de la estructura fiscal internacional que la OCDE está persiguiendo. Uno esperaría que la administración Biden siguiera apoyando esa parte del proyecto, quizás incluso más que la administración Trump".

El otro aspecto de la BEPS 2.0 se refiere a los impuestos sobre los servicios digitales, y el impacto potencialmente desproporcionado que tienen en las empresas estadounidenses. Una vez más, podemos esperar que la oposición de Estados Unidos continúe bajo Biden.

"En una época en la que no vemos mucho bipartidismo en cuestiones de impuestos, este tema es uno en el que hemos visto a ambos lados políticos en los comités de redacción de impuestos unirse en una sola voz expresando la misma posición", dice Angus. "Es una señal fuerte de que bajo Biden, los impuestos sobre los servicios digitales seguirán siendo una preocupación real para el gobierno de los Estados Unidos, y que una solución multilateral adecuadamente diseñada y basada en la cooperación es el mejor enfoque. Estados Unidos también tiene una larga historia de articular fuertemente sus puntos de vista a la OCDE. Yo esperaría que eso también continuara, con los EE.UU. teniendo opiniones firmes sobre todos los parámetros de una solución apropiada".

Hay otras garantías para los negocios internacionales bajo Biden. Ha dicho que mejorar la infraestructura facilitará la llegada de bienes y servicios al mercado. Y mientras que el sentido de cuidar los intereses americanos en el extranjero seguirá siendo el mismo que el de Trump, se puede esperar que el nuevo presidente tome un enfoque más suave. En particular, buscar que Biden vuelva a comprometerse multilateralmente y con aliados, incluyendo la UE y Asia. Al desarrollar su política comercial en Asia, Biden podría considerar como punto de partida alguna forma de la Asociación Transpacífica. China presentará desafíos singulares con el deseo de restablecer las relaciones comerciales con ese país atenuado por las preocupaciones subyacentes con China y la presión bipartita para adoptar un enfoque de confrontación.

 

"Los objetivos de Biden con respecto a China, la protección de la propiedad intelectual y la ciberseguridad son similares a los de Trump", dice Koch. "Pero el enfoque será muy diferente – más colaboración, menos confrontación, menos ir solo."

 

Pero antes de que pueda saltar a bordo del Air Force One, el nuevo Comandante en Jefe tiene que enfrentarse al desafío de COVID-19. El virus se sigue propagando, con hospitalizaciones y muertes que aumentan a medida que la nación se adentra en el invierno. La tarea de manejar – y pagar por – la recuperación económica de la nación de esta pandemia, que ha causado un aumento del desempleo a niveles no vistos desde la Gran Depresión, es gigantesca.

 

"El único espectro que se cierne, cuando quieres hacer toda esta inversión en la economía, es quién paga por ella", dice Koch. "Y realmente no hay muchos contribuyentes que queden por ahí ahora con la capacidad de hacerlo. Si todavía estamos en una recesión de COVID-19, probablemente no habrá aumentos de impuestos, pero tarde o temprano, tenemos que pensar en reconstruir nuestra casa fiscal."

Resumen

El presidente electo Joe Biden ha propuesto iniciativas políticas que se ha comprometido a compensar con un aumento de las tasas de impuestos corporativos. Su plan de manufactura también impondría un impuesto a las empresas que fabrican en el extranjero para su venta en los EE.UU., mientras que recompensa a los que invierten en los Estados Unidos.

Acerca de este artículo

Por EY Global

Organización multidisciplinaria de servicios profesionales

Temas relacionados Impuestos Planificación fiscal