12 minutos de lectura 26 ago. 2020
Madre y padre protectores

Cinco formas en que las empresas deben redefinir los contratos sociales

Autores
EYQ

EYQ es el "think tank" de EY

Al explorar "¿Qué hay después de lo que sigue?", EYQ ayuda a los líderes a anticipar las fuerzas que dan forma a nuestro futuro — dándoles el poder de aprovechar el lado positivo de la disrupción y construir un mejor mundo de negocios.

Gautam Jaggi

EY Global Markets EYQ Global Insights Director

Analista de EYQ explorando lo que sigue. Áreas de enfoque: disrupción, megatendencias, economía del comportamiento, salud, futuro del trabajo, IA. Apasionado por la fotografía, los viajes y la música.

12 minutos de lectura 26 ago. 2020

La pandemia expuso la fragilidad de los contratos sociales. Para prosperar en el futuro, las empresas deben desempeñar un papel en la reconstrucción de estos contratos.

Este artículo es parte del informe Megatendencias de EY 2020 y más allá.

En resumen
  • Nuestros contratos sociales han seguido una trayectoria insostenible durante años, gracias al aumento de la desigualdad de ingresos y a desafíos como el cambio climático.
  • COVID-19 ha exacerbado la desigualdad, tensando aún más los contratos sociales — pero también aumentando la motivación para reforzarlos.
  • Se pedirá a los líderes de las empresas que ayuden a reparar los contratos sociales y a abordar los desafíos de la sociedad.

En gran parte del mundo, los contratos sociales han estado bajo una presión creciente durante años. La razón principal de esto es la desigualdad. El crecimiento económico — impulsado por fuerzas como la globalización y la tecnología — ha sacado a más de 1.000 millones de personas de la pobreza desde 1990. Pero si bien este proceso redujo la desigualdad de ingresos entre las naciones y dentro de ellas, tuvo el efecto contrario dentro de muchas sociedades, en las que la desigualdad económica se ha intensificado, impulsando el malestar social y el reciente surgimiento de movimientos populistas y nacionalistas.

Por lo tanto, los contratos sociales estaban en una trayectoria insostenible, como hemos señalado en nuestro informe de Megatendencias 2018, incluso antes de COVID-19. El potencial de la IA para generar una disrupción del trabajo a gran escala prometía llevar la desigualdad económica a un nivel completamente nuevo, llevando los contratos sociales a un punto de ruptura en ausencia de medidas correctivas. Los desafíos cada vez más urgentes de la acción colectiva, como el cambio climático, también estaban poniendo a los contratos sociales en un camino insostenible.

  • ¿Qué son los contratos sociales?

    Los contratos sociales — es decir, los acuerdos implícitos y explícitos entre los principales stakeholders de una sociedad, como los ciudadanos y los gobiernos, los trabajadores y los empleadores — constituyen la base que permite a las personas vivir juntas en la sociedad.

    El contrato social de cada sociedad refleja sus preferencias colectivas. Los contratos sociales en los Estados Unidos reflejan una preferencia relativa por la libertad individual, mientras que los de los países de Asia oriental hacen mayor hincapié en el interés colectivo. Estas preferencias subyacentes se reflejan en las políticas públicas, los marcos normativos, la protección de los trabajadores, las redes de seguridad social y los enfoques de la prestación de bienes públicos, como la atención de la salud, la educación, la seguridad nacional y la infraestructura.

(Chapter breaker)
1

Capítulo 1

El impacto de COVID-19

COVID-19 ha afectado de manera desproporcionada a los segmentos vulnerables de la sociedad, reforzando la conciencia de las desigualdades.

La pandemia ha acelerado estas fuerzas y aumentado sus impactos — como ha ocurrido con tantas otras tendencias. COVID-19 ha exacerbado la desigualdad económica, y sus impactos adversos son soportados de manera desproporcionada por los económicamente desfavorecidos. La disrupción laboral a gran escala que muchos esperaban de la marcha de la automatización se hizo sentir repentinamente en el corto plazo gracias a la disrupción económica desatada por la pandemia. Pero estos acontecimientos también han aumentado la conciencia y la urgencia de actuar, y la pandemia está llamando la atención sobre diferentes modelos para desarrollar contratos sociales más resilientes.

Aumento de la desigualdad

Las investigaciones de Oxfam estiman que COVID-19 podría empujar a 500 millones de personas por debajo del umbral de la pobreza, retrasando la lucha mundial contra la pobreza más de una década. Mientras tanto, a medida que los precios de las acciones y otros valores de los activos han continuado subiendo, los adinerados han ganado. En los primeros meses de la crisis, los multimillonarios de Estados Unidos habían añadido un estimado de medio billón de dólares a su riqueza combinada.

Una razón clave de la creciente desigualdad es que COVID-19 ha afectado de manera desproporcionada a los segmentos más vulnerables de la sociedad, debido a las debilidades clave de los contratos sociales:

Desigualdades en la atención de la salud

A medida que las sociedades avanzaban para hacer frente a la pandemia, las desigualdades en la infraestructura y la calidad de la atención de la salud se tradujeron en una mayor incidencia de la enfermedad y en mayores tasas de mortalidad entre los grupos desfavorecidos, como las minorías raciales y étnicas. Debido a estas desigualdades subyacentes, las minorías también suelen tener más probabilidades de sufrir enfermedades crónicas preexistentes, lo que las hace más susceptibles a COVID-19. Y, dado que estos grupos también tienen menos acceso a la cobertura del seguro médico, pagan un mayor costo económico cuando se ven afectados por la enfermedad.

Protecciones inadecuadas para los trabajadores

Las condiciones de trabajo de los trabajadores "esenciales" de "cuello azul" — desde los empleados de los supermercados hasta los empleados del transporte público y los trabajadores de las plantas empacadoras de carne — han aumentado su exposición y susceptibilidad en esta crisis.

Vulnerabilidad económica

Las desigualdades subyacentes han dejado a los trabajadores pobres con poco o ningún colchón económico para afrontar una crisis tan profunda. Los trabajadores con salarios bajos normalmente no tienen ahorros suficientes para permitirse un tiempo libre no remunerado. Segmentos considerables de la población — desde los participantes en las plataformas de la economía gigante hasta los trabajadores del sector no estructurado de los países en desarrollo — carecen tanto de la capacidad de trabajar a distancia como de protecciones de la red de seguridad, como el seguro de desempleo.

Condiciones de vida estrechas

Las condiciones de vida de los pobres los han hecho particularmente vulnerables en esta crisis, gracias a los hacinamientos que dificultan el distanciamiento social y las cuarentenas domiciliarias, así como a un saneamiento relativamente deficiente. En consecuencia, los brotes pandémicos han afectado de manera desproporcionada a esos lugares, desde las viviendas de los trabajadores migrantes en Singapur hasta los barrios marginales de los países en desarrollo y los barrios más pobres de las ciudades estadounidenses.

El impulso para el cambio

La crisis también ha aumentado la conciencia de las desigualdades y ha creado un apoyo generalizado para cerrar las brechas y poner los contratos sociales sobre una base más sostenible, por varias razones.

En primer lugar, a medida que la pandemia obtuvo una amplia cobertura en los medios de comunicación, también lo hizo el desproporcionado número de víctimas que cobró en las poblaciones vulnerables. En un entorno de mayor riesgo e incertidumbre — y con las vidas de los seres queridos potencialmente en juego — la gente se sintonizó con las noticias a un ritmo más acelerado y estuvo más dispuesta que antes a aventurarse fuera de sus "burbujas de filtro" para encontrar información precisa. Como resultado, la gente es más consciente de las desigualdades económicas a raíz de la pandemia que antes de que ésta llegara.

En segundo lugar, la pandemia trajo a casa la razón por la que los contratos sociales resilientes son vitales para la estabilidad social: vivir en una sociedad significa que todos estamos conectados. Esta verdad se vuelve ineludible en una pandemia. Los trabajadores con salarios bajos que no tienen vacaciones pagas y que no pueden permitirse estar fuera del trabajo sin cobrar pueden ser más propensos a aparecer en el lugar de trabajo incluso cuando no se sienten bien — lo que nos pone en peligro a todos. Las personas que no tienen acceso a la atención médica pueden ser menos propensas a hacerse pruebas o buscar tratamiento — lo que nos pone en peligro a todos. La gente que vive en espacios reducidos está muy presionada para practicar el distanciamiento social, lo que nos pone en peligro a todos.

La pandemia obtuvo una amplia cobertura en los medios de comunicación, al igual que el número desproporcionado de víctimas que supuso para las poblaciones vulnerables. Esto trajo a colación la razón por la que los contratos sociales resilientes son vitales para la estabilidad social: vivir en una sociedad significa que todos estamos conectados.

A medida que la pandemia se fue extendiendo, los gobiernos de todo el mundo pusieron en práctica soluciones rápidas para remendar las partes más vulnerables de sus contratos sociales. Las medidas políticas se aprobaron con un amplio apoyo de todas las líneas ideológicas — lo cual es digno de mención en una época de disminución de la confianza social y de creciente polarización política. Muchos países instituyeron programas de prueba de COVID-19 gratuitos o subvencionados. La OCDE informa que cerca de la mitad de sus estados miembros ampliaron o iniciaron políticas de licencia por enfermedad remunerada para los trabajadores con el virus.

A medida que grandes franjas de sus poblaciones fueron abandonadas o despedidas, los gobiernos ampliaron el apoyo a los nuevos desempleados, desde el aumento del seguro de desempleo en los Estados Unidos hasta las nóminas subvencionadas en muchas naciones europeas. Ante el aumento de los casos resultantes de las condiciones de hacinamiento de los trabajadores migrantes, Singapur construyó dormitorios de baja densidad. Botswana inició un amplio programa que incluía la distribución de alimentos, subsidios salariales para empresas y congelación de precios de artículos esenciales. Otros muchos estados africanos iniciaron programas de apoyo, desde la distribución de alimentos hasta la transferencia de efectivo y la congelación de las facturas de servicios públicos. El Banco Mundial estima que 126 países introdujeron o adaptaron políticas de protección social y de mercado laboral en respuesta a la crisis.

Estas medidas eran a menudo soluciones temporales o provisionales más que reformas fundamentales. Proporcionar pruebas gratuitas de COVID-19 no es lo mismo que ampliar el acceso a la atención médica. Pero la crisis también está creando un impulso para reformas más amplias para poner los contratos sociales sobre una base sostenible. Las iniciativas radicales de apoyo a los ingresos, incluida la renta básica universal, están siendo objeto de un nuevo examen. El capitalismo de los stakeholders — el movimiento para que las empresas sean responsables no sólo ante los inversores, sino también ante otros stakeholders — se está haciendo realidad a medida que la lucha contra COVID-19 está ejerciendo más presión por parte de los consumidores y los ciudadanos, empujando a las empresas a asumir más responsabilidad ante los retos de la sociedad.

Estas presiones también están llevando a un aumento del malestar social. No es casualidad que el movimiento Black Lives Matter y la lucha por la justicia racial hayan ganado un apoyo mundial y sostenido en este momento. Esperen más en el futuro.

(Chapter breaker)
2

Capítulo 2

¿Cómo serán los próximos contratos sociales?

Cada sociedad necesitará desarrollar soluciones que funcionen para su situación y reflejen sus valores.

¿Cómo remodelará COVID-19 los contratos sociales? Es probable que haya más de una respuesta a esta pregunta. Cada sociedad desarrollará soluciones que funcionen para su situación y reflejen sus valores y preferencias. Dicho esto, he aquí algunas características que es probable que compartan los contratos sociales post pandémicos más resilientes:

Equitativo

COVID-19 ha incrementado la desigualdad — así como la conciencia y la determinación de rehacer los contratos sociales de manera más equitativa.

Colectivo

Los contratos sociales han reflejado durante mucho tiempo diferentes enfoques de la compensación entre la libertad individual y el interés colectivo. Es probable que la pandemia cambie esto en dirección a lo colectivo, y a las sociedades que actuaron en el interés compartido les va mejor que a las que hicieron hincapié en la libertad individual. Con la creciente presión que se ejerce sobre las empresas para que actúen en interés de un conjunto más amplio de stakeholders, es también más probable que los contratos sociales sean más inclusivos que antes, dando poder a los individuos y no sólo a las organizaciones.

A largo plazo

COVID-19 ha demostrado la importancia de centrarse en los riesgos a largo plazo — no sólo en las pandemias, sino también en el cambio climático y las enfermedades crónicas. Los próximos contratos sociales traerán más atención a los desafíos a largo plazo y al valor a largo plazo.

Centrado en los datos

La crisis también ha demostrado el éxito de los enfoques basados en los datos, ya que las sociedades y los gobiernos que basaban sus respuestas en los datos se desempeñaban mejor. Si se aplica de manera más amplia a la política pública en general, podría ser un cambio bienvenido en un momento de mayor partidismo y polarización. Pero el paso a los datos también plantea cuestiones de derechos y ética de los datos. La pandemia está poniendo en primer plano algunas de estas cuestiones, por ejemplo, con respecto a la privacidad en las aplicaciones de rastreo de contactos. ¿Cómo se diseñarán los nuevos contratos sociales en torno a un enfoque más equilibrado de los derechos, las responsabilidades y la propiedad de los datos?

Impulsado por el negocio

Por último, se pedirá a las empresas que desempeñen un papel activo en la creación de contratos sociales más resilientes, a largo plazo e inclusivos. Esas presiones habían aumentado incluso antes de la pandemia, y sólo han aumentado desde entonces, ya que las respuestas de las empresas han sido objeto de escrutinio y muchas de ellas han intervenido para cubrir las brechas en ámbitos que van desde la realización de pruebas (proporcionando lugares) hasta la fabricación (por ejemplo, respiradores, desinfectantes) o la requisición de equipo de protección personal para su personal, sus clientes y sus comunidades. Es de esperar que esto continúe. Las empresas responderán ante un conjunto más amplio de stakeholders y desempeñarán un papel central para ayudar a dar forma a nuestros próximos contratos sociales.

(Chapter breaker)
3

Capítulo 3

Cinco acciones para las empresas

La pandemia ha aumentado la conciencia de las repercusiones sociales de las acciones individuales y corporativas.

Como los contratos sociales están bajo una creciente presión, también lo estarán las empresas. Las empresas operan cada vez más en un entorno en el que son responsables no sólo ante los inversores sino también ante las percepciones y expectativas de los empleados, los consumidores y los ciudadanos. La pandemia ha aumentado la conciencia de las repercusiones sociales de las acciones individuales y corporativas.

Aquí hay cinco acciones que las empresas deben tomar:

1. Reforzar las protecciones de los trabajadores

Las acción más cercana y directa que las compañías pueden tomar es con respecto a sus propios trabajadores. En un momento en que las protecciones de los trabajadores están en el punto de mira y exacerban la vulnerabilidad, es fundamental apuntalar las protecciones — no sólo con respecto a la salud y la sanidad, sino también al salario mínimo, el tiempo libre remunerado, los ahorros para la jubilación y otros aspectos.

Hace más de un siglo, Henry Ford duplicó la tasa de salario de sus trabajadores de fábrica a la entonces inaudita suma de cinco dólares por día. Enfrentado a las críticas, Ford argumentó que esta acción era en el interés propio de la empresa. Una fuerza laboral bien paga es más productiva, más leal — y más capaz de permitirse los automóviles que salen de las líneas de producción de Ford. La misma lógica se aplica hoy en día.

     
  • ¿Qué tan alineados están sus programas de beneficios para empleados con las necesidades cambiantes de hoy en día?
  • ¿Dónde están sus trabajadores más vulnerables económica y médicamente — y cómo puede ayudar a cerrar estas brechas?
 
2. Estar dispuesto a tomar una posición

Las recientes protestas a favor del movimiento Black Lives Matter (BLM) y la justicia racial fueron acompañadas por un notable nivel de apoyo vocal por parte de corporaciones de todo tipo. Hace sólo unos años, las empresas habrían sido cautelosas de salir tan fuertemente en un lado de un asunto político. La sabiduría convencional de siempre ha sido que involucrarse en asuntos políticos o sociales corre el riesgo de alienar a una gran parte de la base de clientes.

Los acontecimientos de los últimos meses han demostrado completamente que ese viejo cálculo ha cambiado. Lejos de ser castigadas por adoptar una postura, las empresas ahora se arriesgan a ser penalizadas por no actuar. Para los líderes empresariales, un punto clave es que el momento (y, por lo tanto, la autenticidad percibida) de sus acciones es fundamental. Las entidades que se habían arrastrado durante años en BLM antes de apresurarse recientemente a cambiar su postura fueron recibidas con escepticismo y no obtuvieron ningún impulso de reputación por sus acciones.

Una vez más, estas acciones son en el interés económico de las empresas. Construir una marca como líder visionario en temas sociales ayudará a atraer y retener a los trabajadores y clientes. Más fundamentalmente, las empresas tienen la oportunidad de liderar la construcción de una sociedad más estable y equitativa — lo que es fundamental para mantener el poder adquisitivo necesario para alcanzar sus propios objetivos de crecimiento.

     
  • ¿Cómo está identificando las problemáticas sociales emergentes?
  • ¿Cómo actuará proactivamente para obtener una ventaja de movimiento temprano — y un impulso de reputación?
 
3. Centrarse en el valor a largo plazo

Un componente clave de la acción empresarial en estos temas es la cuestión de la métrica. El viejo adagio de que "lo que se mide se gestiona" puede ser algo así como un cliché en este momento, pero es uno muy relevante. Las formas en que medimos la creación de valor, ya sea a nivel corporativo o gubernamental, incentivan comportamientos estrechos y a corto plazo. Sin métricas que midan el valor que las empresas crean para todos los stakeholders (y no sólo para los inversores) y a largo plazo (en lugar de los tres meses siguientes) será casi imposible lograr un cambio significativo y sostenido en el comportamiento de las empresas.

Cambiar estas métricas requerirá una acción coordinada, tanto entre las empresas como con los reguladores. Los líderes empresariales deben ser proactivos y formar parte de la conversación para dar forma a las métricas que mejor alineen los intereses de la sociedad con sus objetivos empresariales.

     
  • ¿Qué métrica debería utilizar para alinearse mejor con la medición del valor a largo plazo y el valor que entrega a un conjunto más amplio de stakeholders?
  • ¿Qué medidas está tomando para construir tales métricas?
4. Monitorear y mitigar los riesgos sociales y políticos

Los meses y años venideros se caracterizarán por una mayor acción en la reforma de los contratos sociales — así como por un mayor malestar social y político. Incluso cuando las empresas se muevan de forma proactiva en estas cuestiones, deberían aumentar la vigilancia y monitorear los riesgos sociales y políticos en los mercados en los que operan. Los riesgos geopolíticos ya habían aumentado antes de la crisis, con las principales potencias económicas cada vez más involucradas en una guerra fría tecnológico-económica. La pandemia ha hecho que el panorama sea aún más desafiante.

     
  • ¿Cómo está monitoreando los nuevos riesgos geopolíticos en el ámbito social y político?
  • ¿Cómo se están teniendo en cuenta estos riesgos en su estrategia y planes de crecimiento?
5. Ser transparente, coherente y colaborador

El hilo conductor de todo esto — y el desafío para las empresas — es fomentar y mantener la confianza.

La confianza requiere que las empresas hablen y actúen con transparencia y autenticidad. Los consumidores y los ciudadanos tienen una aguda sensibilidad y una baja tolerancia para las iniciativas de relaciones públicas y el discurso corporativo que se autofinancien.

La confianza requiere que las empresas actúen de manera consistente, a lo largo del tiempo y en todos los niveles de la organización. Un solo paso en falso puede amplificarse rápidamente en los medios sociales y retrasar sus esfuerzos por años. La cultura, los procesos y los controles importan más que nunca.

Por último, la confianza requiere colaboración. Las empresas se encuentran ahora en el ámbito social porque la viabilidad de los contratos sociales afecta a la viabilidad de sus estrategias y planes de crecimiento. Pero, por definición, estos son problemas de toda la sociedad y ninguna entidad puede resolverlos por sí sola. Colaborar con sus pares, así como con los gobiernos, los consumidores y los ciudadanos es fundamental.

     
  • ¿Cómo está remodelando su cultura, prácticas y controles para que toda la empresa esté alineada en torno a sus objetivos sociales y de propósito?
  • ¿Cómo se está asociando con otros en el sector privado y público para lograr estos objetivos?
 

Resumen

Los contratos sociales, que ya se tambalean por tendencias a largo plazo como la desigualdad económica, están sometidos a una presión aún mayor a raíz de la pandemia. El camino a seguir estará marcado tanto por un mayor malestar social como por medidas correctivas para que los contratos sociales sean más sostenibles. Para las empresas, esto significa un mayor escrutinio y expectativas de actuar en el interés general de la sociedad. La separación artificial entre el mundo empresarial y el político está desapareciendo rápidamente. Las empresas se encuentran ahora en el ámbito social, tanto por las expectativas de los stakeholders como porque la viabilidad de los contratos sociales afecta a la viabilidad de sus estrategias y planes de crecimiento. ¿Qué papel desempeñará su organización en la redefinición de los contratos sociales para mejor?

Acerca de este artículo

Autores
EYQ

EYQ es el "think tank" de EY

Al explorar "¿Qué hay después de lo que sigue?", EYQ ayuda a los líderes a anticipar las fuerzas que dan forma a nuestro futuro — dándoles el poder de aprovechar el lado positivo de la disrupción y construir un mejor mundo de negocios.

Gautam Jaggi

EY Global Markets EYQ Global Insights Director

Analista de EYQ explorando lo que sigue. Áreas de enfoque: disrupción, megatendencias, economía del comportamiento, salud, futuro del trabajo, IA. Apasionado por la fotografía, los viajes y la música.