Viaje compartido, diferentes opciones. ¿América Latina se dará cuenta de su futuro energético? Viaje compartido, diferentes opciones. ¿América Latina se dará cuenta de su futuro energético?

Por Gavin Rennie

Emerging Markets and Power & Utilities Leader, EY Latin America North

Profesional con 30 años de experiencia en energía y servicios públicos. Orgulloso de ser parte de un sector que se transforma para generar menos carbono y estar más centrado en el cliente.

9 minutos de lectura 22 may. 2019

A medida que América Latina se prepara para una revolución de energía limpia, las empresas de servicios públicos necesitan prepararse para cosechar los beneficios de este mercado de rápido crecimiento.

Desde Río Grande hasta el Amazonas y la Patagonia, América Latina es una vasta región de contrastes geográficos y hogar de diversas culturas y economías. Pero, a pesar de estas diferencias, los países de América Latina están en un viaje compartido hacia un nuevo mundo energético.

La urbanización en algunos países de América Latina es una de las más altas del mundo, con alrededor del 81% de la población viviendo en ciudades, y se espera que esta cifra aumente al 90% para el año 2050. Conocida por su auge y caída, la región puede frustrar a los inversores y atraerlos con su enorme potencial. En estos momentos, muchos países han entrado en un período de recuperación tras la recesión, lo que ha impulsado el crecimiento económico, respaldado por un fuerte consumo privado. Estos factores están provocando un aumento de la demanda de electricidad, que se espera se duplique para 2050 (a una previsión de 2.822 TWh desde los niveles previstos para 2020 de 1.448 TWh).

En este contexto, las "3D" que están impulsando la transformación de la cadena de valor de los servicios públicos a nivel mundial, están teniendo un impacto en el sector de América Latina:

Descarbonización – hacia una combinación de energías más limpias para alcanzar los objetivos mundiales de reducción de las emisiones

Digitalización - con tecnología que permite una red digital más inteligente

Descentralización – capacitar a los clientes para producir y vender su propia energía renovable.

Tres puntos críticos de inflexión para la transformación de la energía

Estas fuerzas han puesto al sector energético de América Latina en una vía rápida en tres puntos críticos de inflexión – hitos cuando, de acuerdo con el modelo de los equipos de EY en colaboración con una de las principales casas de analistas del mundo, todo cambia.

  • Metodología de punto de inflexión

    La industria energética se encuentra al inicio de un período de cambios sin precedentes, un período que cambiará fundamentalmente el mercado (presentando nuevos desafíos y nuevas oportunidades). Tres puntos de inflexión marcarán el surgimiento de un nuevo sistema energético.

    El primer punto de inflexión es cuando la autogeneración alcanza la paridad de costes con la electricidad suministrada por la red. Para determinar esta fecha, calculamos la demanda proyectada de electricidad, la mezcla de generación futura y el costo de entrega de electricidad a través de una red central entre 2015 y 2050, y luego la comparamos con el costo previsto de la electricidad autogenerada mediante energía solar fotovoltaica y almacenamiento de baterías.

    Para ayudar a determinar cuándo estos costos alcanzarían la paridad, trabajamos con una organización líder de analistas globales para modelar la adopción esperada y los impactos interactivos sobre la demanda de electricidad y los costos de 10 tecnologías básicas de energía distribuida y de información: energía solar fotovoltaica, almacenamiento de baterías, vehículos eléctricos, microredes, sistemas de gestión de la energía en el hogar y en los edificios, intercambio de electricidad P2P, medidores inteligentes, inteligencia artificial, tecnología de punta de la red y nube.

    El estudio también identificó otros dos puntos de inflexión para la industria energética:

    • Punto de inflexión 2: cuando el precio de los vehículos eléctricos a batería alcanza la paridad de coste y rendimiento con los coches tradicionales con motores de combustión interna.
    • Punto de inflexión 3: cuando el mero costo del suministro de electricidad (es decir, el costo unitario de transmisión y distribución de electricidad) excede el costo de la electricidad autogenerada.

    Debido a que los impulsores varían de un mercado a otro, los puntos de inflexión afectarán a diferentes regiones en diferentes momentos.
     

La abundancia de energía hidroeléctrica y los precios relativamente más bajos de la electricidad significan que el punto de inflexión 1 (2031) afectará a América Latina más tarde que en otros mercados importantes, como Oceanía (2021),  Europa (2022) y  Estados Unidos (2031). Y, dentro de la región, el hito llegará a diferentes países en momentos ligeramente diferentes, dependiendo de su actual combinación energética.

El potencial solar y eólico está reduciendo el dominio de la energía hidroeléctrica

La energía hidroeléctrica seguirá desempeñando un papel importante en el futuro energético de América Latina; pero, para cuando llegue al punto de inflexión 3 (2046), su dominio habrá disminuido.

El desafío de mantener el suministro de energía hidroeléctrica durante El Niño está detrás de gran parte del cambio de esta fuente de combustible. Contrarrestar los años secos de El Niño mediante la construcción de centrales hidroeléctricas cada vez más grandes es costoso y ambientalmente insostenible. Esto, por lo tanto, está impulsando a más países a considerar la posibilidad de obtener más energía de fuentes renovables no hidroeléctricas, a medida que su economía de costos mejora. Mientras tanto, esperamos que algunos mercados recurran al gas natural como combustible de transición que ofrece electricidad con menos emisiones de carbono mientras construyen capacidad de energías renovables, en particular la eólica y la solar.

El potencial para desplegar energía solar fotovoltaica distribuida y baterías ha dado a los gobiernos y a la industria razones para hacer una pausa. Las tasas de energía solar fotovoltaica distribuida ya han superado con creces las previsiones oficiales, impulsadas por la caída de los precios y la demanda de los consumidores, y está creando importantes retos en torno a la previsión de cargas y la planificación de los gastos de capital de la red. El modelo actual predice que la energía solar contribuirá en un 11% a la mezcla de generación de América Latina para el año 2050. En países con un fuerte apoyo político, como México y Brasil, la cifra será mucho mayor. La capacidad solar de México se sitúa actualmente en torno al 5% de la capacidad total de generación y se espera que alcance el 21% en 2050. Las iniciativas para impulsar la energía solar y eólica distribuida están aumentando, y este impulso significa que es probable que el punto de inflexión 1 (2031) llegue a algunos lugares antes de lo previsto.

El apoyo del gobierno se prepara para acelerar los vehículos eléctricos

El progreso hacia el punto de inflexión 2 (2025-29) – cuando los vehículos eléctricos alcanzan la paridad de precio y rendimiento con los vehículos convencionales – ha sido lento en América Latina en comparación con otros mercados globales, debido principalmente a los continuos altos costos de los vehículos eléctricos y la falta de infraestructura de apoyo.

Sin embargo, algunos gobiernos están reforzando el apoyo al transporte electrificado, ya que la mala calidad del aire en las principales ciudades alcanza niveles críticos. Argentina redujo sus impuestos de importación sobre los vehículos eléctricos del 35% al 2%, mientras que Uruguay, Ecuador y Colombia los han eliminado por completo. Colombia está desplegando 1.500 e-taxis en Medellín para el año 2020, mientras que Chile pretende electrificar su flota de autobuses y multiplicar por diez el número total de vehículos eléctricos del país para el año 2022.

Un transporte más limpio es un buen augurio para la calidad de vida en algunas de las ciudades de América Latina, pero traerá desafíos a la red eléctrica y a la infraestructura de la región. Para 2050, se espera que los vehículos eléctricos añadan 71 TWh de nueva demanda de electricidad – alrededor del 2,5% de la demanda total –, lo que requerirá una nueva capacidad de la red para gestionar las fluctuaciones de carga. Por lo que se necesitan urgentemente más estaciones de carga. Brasil ha ordenado a las empresas de servicios públicos que instalen unidades de carga de vehículos eléctricos en todas las ciudades.

Como "baterías sobre ruedas", los vehículos eléctricos también representan enormes oportunidades de almacenamiento. Para el año 2050, los aproximadamente 52 millones de vehículos eléctricos en las carreteras de América Latina tendrán una capacidad de almacenamiento de aproximadamente 1,6 TWh detrás del medidor. Esto es una ventaja potencial tanto para los consumidores como para los operadores de la red, como un medio potencial para mitigar las costosas actualizaciones de almacenamiento a escala de la red, para gestionar la volatilidad de la carga debido al aumento de la penetración de los recursos energéticos distribuidos. Al aprovechar las capacidades de almacenamiento distribuido mediante una mayor agregación de baterías de vehículos eléctricos, las empresas de servicios públicos estarán mejor equipadas para aportar un valor creciente a las operaciones del sistema y a la eficiencia de la red.

Superar los obstáculos infraestructurales y reglamentarios

Los puntos de inflexión de América Latina están más lejos que los de otros mercados, pero todavía cerca en comparación con los horizontes de planificación tradicionalmente largos del sector de los servicios públicos. Se trata de un mercado energético sofisticado – los actores externos de la industria se han beneficiado del aprovechamiento de las lecciones aprendidas de los mercados a lo largo del camino de la transformación energética – pero, aun así, siguen existiendo obstáculos significativos.

Uno de los aspectos centrales de estos obstáculos es la necesidad de realizar importantes mejoras en la infraestructura de la red. Equipar las redes eléctricas para que integren un número significativamente mayor de energías renovables intermitentes y distribuidas requerirá una inversión enorme, y en la actualidad no está claro de dónde provendrá esta financiación – de la industria o del gobierno. Muchas empresas de servicios públicos en América Latina ya se enfrentan a enormes pérdidas no técnicas de transmisión y distribución que rondan el 16%, en comparación con un promedio mundial del 8,3%.

Tal vez sean los reguladores los que se enfrentan al mayor desafío: deben elaborar políticas energéticas que equilibren los objetivos de descarbonización, el crecimiento económico, las demandas de los consumidores y la sostenibilidad de los servicios públicos existentes. Se necesitan incentivos para fomentar la adopción de las energías renovables, pero dentro de marcos reglamentarios que permitan a las empresas de servicios públicos tradicionales participar y encontrar un nuevo papel en el cambiante mundo energético.

Con la digitalización del sector como motor y facilitador de muchos de sus cambios, los reguladores también tendrán que desarrollar capacidades en nuevas tecnologías y comprender mejor sus implicaciones para el mercado energético.

Llamado a la acción: ¿Ignorar, salir, luchar o abrazar?

Para las empresas de servicios públicos, la cuenta regresiva para la reinversión es un llamado a la acción. El primer paso es determinar una estrategia en la transición energética: ignorar, salir, luchar o abrazar.

Ignorar la cuenta regresiva pone a las empresas de servicios públicos en un cierto camino hacia un "espiral de la muerte". A medida que la base de clientes disminuye, las tarifas deben subir y el riesgo de que los activos se queden varados se convertirá en una realidad. Algunas empresas pueden planear una salida del mercado, mientras que otras pueden luchar contra los cambios inminentes – presionando a los reguladores para que presten menos apoyo político a las energías renovables y endurezcan las barreras de entrada para los actores no tradicionales.

Para aquellas empresas de servicios públicos que deseen hacer valer sus derechos en el futuro mercado energético de América Latina, la única opción es abrazar la llegada de los puntos de inflexión. Estas compañías necesitan actuar rápidamente para considerar su papel en este nuevo mercado y embarcarse en un programa de cambio importante. Los puntos clave de acción incluyen:

  • Desarrollar nuevas estrategias centradas en el cliente que satisfagan sus demandas y respondan a los cambios de comportamiento.
  • Dominar las tecnologías digitales críticas para gestionar una red eléctrica más dinámica, intermitente y distribuida y desbloquear la innovación que creará nuevas fuentes de ingresos. Por ejemplo, las microredes de energía renovable y almacenamiento pueden ser una alternativa potencial a las costosas mejoras de la transmisión en zonas de gran crecimiento demográfico e industrial. También podrían abordar el reto de llevar electricidad a las comunidades aisladas.
  • Crear una mentalidad ágil, tomar decisiones más rápidas en torno a la estrategia, cambiar de dirección rápidamente y moverse con rapidez para obtener nuevas capacidades.
  • Considerar la creación de empresas conjuntas entre los operadores tradicionales y los servicios públicos internacionales que se sienten cada vez más atraídos por el potencial de crecimiento del mercado de energía limpia de América Latina. Las empresas de servicios públicos nacionales pueden tener dificultades para competir con las grandes multinacionales, en particular las que tienen experiencia en la transición energética europea, mientras que las empresas extranjeras pueden tener dificultades para adaptar sus modelos a las condiciones locales. El sector de petróleo y gas de la región destacan cómo los consorcios entre actores locales e internacionales que pueden ser un modelo exitoso, y esperamos ver acuerdos similares dentro de las empresas de servicios públicos.
  • Construir y mejorar la confianza. A medida que las empresas de servicios públicos se embarcan en nuevas estrategias de crecimiento y adoptan las tecnologías que mejorarán la agilidad, innovación y confianza, deben asegurarse de que el cambio no se produzca a expensas de la confianza que han creado a lo largo de muchos años con las principales partes interesadas: clientes, socios, inversores, empleados y reguladores. La protección de la privacidad de los datos y la integración de la seguridad mediante el diseño en las estrategias de transformación digital son elementos fundamentales para proteger y fortalecer las relaciones de confianza.

La estrategia correcta puede cosechar grandes recompensas

Su yuxtaposición de lo antiguo y lo nuevo significa que la transición energética de América Latina no tiene precedentes reales. Algunos países se enfrentan a la cuenta atrás para llegar a los puntos de inflexión en un contexto de otros desafíos socioeconómicos conocidos para las economías en desarrollo. En otros, el empuje hacia la energía limpia tiene lugar dentro de un mercado cada vez más sofisticado, con un sector tecnológico próspero y consumidores inteligentes.

Para las empresas de servicios públicos de toda la región, prepararse para los puntos de inflexión del mercado energético no será fácil. La respuesta a los impulsores urgentes del cambio se ve agravada por el creciente desafío de competir con los actores internacionales. Pero, la recompensa para aquellos que lo hacen bien puede estar más allá de lo que se ofrece en otros mercados: América Latina es una de las pocas regiones del mundo donde se prevé que la demanda de electricidad aumente de manera significativa y rápida. Para cosechar los beneficios de este dinámico mercado energético será necesario que las empresas de servicios públicos y los reguladores trabajen juntos para crear las condiciones que permitan el éxito de la transformación energética de América Latina.

Resumen

El sector energético de América Latina está en cuenta regresiva para que tres puntos de inflexión marquen un cambio fundamental. Prepararse para el cambio requerirá de una transformación importante para las empresas de servicios públicos, pero las recompensas pueden ser grandes para aquellos que hacen bien su estrategia y actúan ahora.

Acerca de este artículo

Por Gavin Rennie

Emerging Markets and Power & Utilities Leader, EY Latin America North

Profesional con 30 años de experiencia en energía y servicios públicos. Orgulloso de ser parte de un sector que se transforma para generar menos carbono y estar más centrado en el cliente.