25 minutos de lectura 29 oct. 2021

            Vertedero con un recuadro de campos verdes

Si el cambio climático es un asunto de todos, ¿cómo pueden beneficiarse todos del liderazgo verde de unos pocos?

Autores
Steve Varley

EY Global Vice Chair - Sustainability

Apasionado por la sostenibilidad, la diversidad y el espíritu emprendedor. Esposo y padre de dos hijos. Triatleta.

Steven Lewis

EY Global Research Institute Leader – EY Knowledge

Apasionado por las posibilidades de cambio. Defensor del pensamiento diverso. Estratega. Antiguo banquero. Esposo. Amante de los perros.

25 minutos de lectura 29 oct. 2021

Cuando el acceso al capital, la tecnología y el conocimiento ecológicos esté abierto a todos, podremos acelerar la transición global hacia un futuro sostenible.

En resumen
  • Hay "líderes" y "seguidores" a ambos lados de una "brecha de poder verde", con capacidad y recursos concentrados en unos pocos países líderes.
  • La sobre concentración desafía la agenda climática y restringe la inversión necesaria para una transición verdaderamente global en la que todos los países deben participar.
  • Los líderes deben acelerar y los seguidores deben posicionarse para participar en la transición global para garantizar que los flujos de dinero verde tengan el máximo impacto.

Todos los países debe hacer la transición a la energía verde, el transporte y los sistemas de manufactura. Sin embargo, la tecnología verde, la infraestructura y las finanzas no se distribuyen equitativamente en todo el mundo. Esta situación, así como la continua inversión en sectores de alta emisiones de carbono, amenazan el esfuerzo global por lograr los objetivos de París.

La inequitativa distribución de la tecnología ecológica y las finanzas dará lugar a cuestiones de política económica y pública en todo el mundo. También representa el despilfarro de una inmensa oportunidad de ver a todos los países avanzar hacia futuros de alto empleo y bajas emisiones de carbono en los que los mercados nacionales pueden respaldar la sostenibilidad en lugar de arriesgarse a quedarse varados.

Acelerar la inversión en países que requieren financiación para innovar y hacer la transición puede generar enormes ahorros de carbono y beneficios económicos. La International Finance Corporation estima que la transición ecológica representa una oportunidad de inversión por un valor aproximado de 23 billones de dólares entre 2016 y 2030.1 Como parte de esto, la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) dice que la inversión en sistemas de energía ha aumentado en 2021 a 820 mil millones de dólares, con energías renovables que dominan el crecimiento.2 Esta cifra aún necesita triplicarse en 2030 para alinearse con el objetivo de las emisiones netas cero en 2050.

Todos los stakeholders — gobiernos, empresas e instituciones financieras — deben impulsar esta aceleración creando mercados en los que se pueda invertir, desbloqueando fondos e intensificando sus ambiciones de innovar en tecnologías cruciales para la transición, al tiempo que amplían la manufactura y la distribución. Abordar la "brecha de poder verde" que ha surgido es un desafío central para COP26 y una gran oportunidad para las empresas.

Crear valor financiero a partir de la sostenibilidad

El análisis de EY sugiere que el desarrollo de energía renovable global futuro requerirá 5,2 billones de dólares más de inversión para 2050, además de los 7 billones de dólares actualmente comprometidos, para cumplir con los escenarios actuales de la IEA. El déficit debe compensarse mediante una mayor actividad en las principales economías y una mayor participación de otros países.

Más allá de las tecnologías energéticas maduras, como la energía solar y la eólica, los países tendrán que explorar el potencial de los biocombustibles, la energía nuclear y la captura de carbono para cumplir con los objetivos de descarbonización. Los sistemas de energía son solo una parte de una transición global, que también requiere transporte, producción de alimentos, bienes de consumo, manufactura y mucho más para someterse a una descarbonización a gran escala. Estas transformaciones deben financiarse hasta el punto de que el precio de las alternativas de bajo contenido de carbono se ajuste al resto del mercado. Este cambio conducirá a los consumidores hacia la sostenibilidad y fomentará la inversión y los préstamos futuros.

Este artículo investiga si la distribución de la innovación y la inversión es óptima y si existen los incentivos adecuados para aumentar tanto la oferta como la demanda de capital verde. También establece cómo los países pueden impulsar el cambio y desbloquear los flujos de dinero verde al describir:

  • La situación: cómo algunos países líderes están impulsando la inversión y la innovación, mientras que otros países se están quedando atrás
  • La complicación: las amenazas al progreso global en la transición a una economía verde presentadas por la falta de financiamiento y la inversión continua en mercados con alto contenido de carbono.
  • La propuesta: cómo los responsables de formular políticas, las empresas y los servicios financieros pueden asociarse para acelerar los flujos de dinero ecológico y ofrecer una transición económicamente sostenible.

Estas oportunidades no deben perderse, y los responsables de formular políticas deben considerar cómo posicionar sus economías para acceder a su parte de este capital. Como han demostrado los hallazgos más recientes del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés),3 se debe aprovechar la oportunidad de evitar catástrofes ahora. No solo por un puñado de países verdes maduros, sino por todos.


            Cuchillas de turbinas eólicas en el tren
(Chapter breaker)
1

Capítulo 1

La situación

Algunos líderes globales están impulsando el cambio a través de la innovación y atrayendo a la mayoría de los flujos de dinero ecológico.

El EY Renewable Energy Country Attractiveness Index (RECAI) ha destacado la competitividad de un puñado de naciones líderes cuando se trata de la madurez y el potencial de sus sectores energéticos renovables. Este grupo, con los mercados más atractivos y las oportunidades de implementación, está posicionado para mantener su liderazgo y posiblemente acelerar la inversión y la innovación en energía renovable, así como en otras tecnologías ecológicas.

En este capítulo, exploramos el liderazgo que tienen estos países al considerar:

  • La distribución de la investigación relacionada con el clima y su impacto
  • La distribución de capital de riesgo en etapa inicial en energía renovable, transporte sostenible y las muchas tecnologías inmaduras que serán cruciales para llegar a cero neto
  • Compromisos de financiación pública en áreas clave de la transición
  • El nivel de innovación patentable en tecnologías verdes producidas por países de todo el mundo

Esta distribución del capital intelectual y de riesgo es solo parte de la historia. También se requiere que la financiación brinde mejoras fundamentales de sostenibilidad a través de la implementación de tecnologías existentes en todo el mundo. Sin embargo, ayuda a desarrollar una imagen del panorama global que determinará los flujos de dinero verde y es vital para comprender su distribución e impacto.

Estados Unidos y China: 'superpotencias' de innovación verde

Estados Unidos y China son los mercados de tecnología ecológica más grandes del mundo y se han comprometido a cooperar en "acciones concretas para reducir las emisiones destinadas a mantener el límite de temperatura alineado con el acuerdo de París al alcance".4 También están impulsando el mercado global de vehículos eléctricos (EV, por sus siglas en inglés).

Otros países también tendrán una gran influencia en la configuración de la transición global hacia un futuro con más restricciones de carbono. El análisis de EY ha destacado a varios de ellos (India, Reino Unido, Alemania y Francia) para examinar dónde fluye el dinero verde y por qué.

Estados Unidos produce una investigación líder en sostenibilidad

Un indicador líder de los avances estadounidenses en ciencia ambiental y tecnología relacionada con el clima es su comunidad académica activa. En términos de volumen, China publicó cerca de 75.000 documentos en 2020, casi el doble que Estados Unidos. Pero la investigación estadounidense fue la más impactante, seguida por el Reino Unido, Alemania, China y Australia.

Estados Unidos tiene un ecosistema de capital de riesgo masivo que financia energía renovable y vehículos eléctricos.

En términos de inversión empresarial, el análisis de EY muestra que Estados Unidos tiene una ventaja significativa sobre otras economías cuando se trata de empresas de energía renovable, incluidas las empresas en etapa inicial.

China lidera en capacidad instalada de energías renovables y suministro de material para transporte sostenible

China ha gastado más de 58 mil millones de dólares en subsidios para vehículos eléctricos durante 10 años,5 creando capacidad para producir la mitad de los vehículos eléctricos del mundo,6 y atrayendo a una gran proporción de los fondos para empresas en etapa inicial en ese sector.

La concentración geográfica del mercado de vehículos eléctricos es clara. Los registros de automóviles eléctricos crecieron en un 41% en 2020, con la UE, Estados Unidos y China, por lejos, en los mercados más grandes, según las Perspectivas Globales de VE del IEA más recientes (aunque los vehículos eléctricos siguen representando solo el 2,6% de las ventas de automóviles a nivel global anualmente).7

Desde el Acuerdo de París de 2015, China ha aumentado su innovación en vehículos eléctricos y tecnologías de batería asociadas. El análisis de EY muestra su dominio en patentes relacionadas (todas clasificadas como invenciones relacionadas con vehículos eléctricos y avances en la tecnología de baterías). Junto con el liderazgo de China en cadenas de suministros de materiales, la influencia del país sobre el suministro global de vehículos eléctricos es significativa.

Junto con la innovación, las materias primas son un determinante clave del liderazgo en tecnologías de transporte y energía verde. China suministra una gran cantidad de la demanda mundial de materiales tecnológicos verdes clave.8

Aunque subrepresentadas en la inversión empresarial en etapa inicial, las finanzas verdes en general en China alcanzaron un promedio anual de 320 mil millones de dólares en 2018, lideradas por actores públicos como las empresas estatales centrales y los principales bancos estatales.

El primer Fondo Nacional de Desarrollo Verde de China, lanzado en julio de 2020, ha recaudado más de 12 mil millones de dólares en su primera fase.9 El gasto chino en investigación y desarrollo ha superado a EE.UU., subiendo un 10,3% a 2,44 billones de yuanes (378.000 millones de dólares) en 2020, según la Oficina Nacional de Estadísticas de China. 10

Las energías renovables ahora representan el 42% de la capacidad total de generación de energía de China. El uso de aranceles de alimentación por parte de China para promover la instalación de la generación de energía solar distribuida, y los subsidios enfocados para promover el viento marítimo, han llevado a estos aumentos significativos (el país ya representa el 32% de la capacidad global para generar energía renovable).11

Otras naciones líderes

  • India tiene objetivos ambiciosos para atraer la inversión ecológica. Entre 2016 y 2018, las inversiones ecológicas superaron el crecimiento del PIB de la India, ya que las inversiones registradas en infraestructura ecológica crecieron en un 24%, mientras que el PIB aumentó en un 7,2%. En el mismo período, las inversiones en energía en India crecieron a la velocidad más rápida del mundo.12Los grupos de energía renovable de la India han atraído miles de millones de dólares en inversiones desde 2019. Se espera que India establezca nuevos registros para la expansión de energías renovables en 2021 y 2022 de acuerdo con la IEA.13
  • El Reino Unido combina la capacidad de investigación con planes para la energía eólica marina y otras energías renovables. En 2019, el Reino Unido consagró su objetivo de cero neto para 2050 en la ley. La posición del Reino Unido como líder académico en ciencia climática también es clara. Muchos de los principales asesores climáticos y científicos del mundo están asociados con organizaciones con sede en el Reino Unido, y las publicaciones en el Reino Unido se clasifican en segundo lugar en términos de influencia. Todos los principales bancos de retail del Reino Unido ofrecen programas de préstamos ecológicos y 500 inversores se han comprometido con los Principios de Inversión Responsable de la ONU. El Centre for Greening Finance & Investment del Reino Unido, un centro nacional comprometido a integrar el clima y el análisis ambiental en las perspectivas financieras, se lanzará en 2021.
  • Francia apuesta a vehículos híbridos y eléctricos junto con subsidios para energías renovables. Francia busca aumentar el atractivo de las oportunidades de inversión en energía verde e impulsar el apoyo a las energías renovables en un 25% para fines de 2021. Las inyecciones previstas de 6.000 millones de euros para la diversificación de la combinación energética de Francia tienen como objetivo aumentar la capacidad de energía renovable hasta 113GW para 2028 (frente a 48,6GW en 2018), siendo la eólica marina la fuente renovable dominante con 34,7GW.Francia también está desmantelando su antigua flota de reactores nucleares y reemplazando parte de esa capacidad por hidroelectricidad, que actualmente es la principal fuente de energía renovable del país.
  • Alemania lidera Europa en redes inteligentes. Se esperaba que el gasto de Alemania en su Fondo de Energía y Clima (EKF) se triplicara en 2021 a casi 27 mil millones de euros (aunque en 2022, el gasto en el EKF debería caer a unos 25 mil millones de euros y luego a 21 mil millones de euros en los dos años siguientes). Alemania también aumentará su contribución para la financiación climática internacional de 4.000 millones de euros a 6.000 millones de euros anuales para 2025. Alemania lidera la UE en términos de desarrollo inteligente de la red, incluidos los vínculos eficientes de la red con el resto del continente, que el Ministerio Federal de Asuntos Económicos y Energía del país dice que es vital para manejar la volatilidad inherente del suministro de energía renovable.

Estos líderes aún necesitan acelerar, con instituciones gubernamentales, empresariales y financieras, todos desempeñando un papel

 

Los factores que impulsan el desarrollo de las economías verdes descritos anteriormente incluyen la investigación y el desarrollo, un volumen relativamente alto de inversión empresarial, la infraestructura industrial existente y políticas específicas para promover el crecimiento continuo de los mercados de inversión.

Las "superpotencias" ecológicas y otros países desarrollados líderes ahora deben demostrar que pueden acelerar sus propias transiciones y cumplir con su compromiso de proporcionar 5,8 mil millones de dólares anuales adicionales de financiamiento climático internacional (un compromiso que se hizo entre 2016 y 2020). y colaborar con el mundo en desarrollo de acuerdo con la declaración Mission Innovation 2.0.14

La aceleración de los flujos de dinero verde tanto por parte de los inversores gubernamentales como institucionales es una gran oportunidad para los negocios si se puede iniciar un número suficiente de proyectos que se pueden invertir, y el ecosistema de servicios financieros puede adaptarse a las nuevas demandas de financiación de la transición global.

Si los flujos de dinero verde continúan a su ritmo actual y patrón de distribución, corremos el riesgo de perder objetivos de cambio climático, lo que deja al mundo vulnerable al calentamiento de más de 1,5 grados por encima de los niveles preindustriales.


            Esqueletos de nuevas casas en construcción
(Chapter breaker)
2

Capítulo 2

La complicación

Se necesitan más inversiones e innovación. Acelerar la transición global requerirá que participen todas las economías.

Los artículos 6 y 9 del Acuerdo de París establecieron un marco para la cooperación voluntaria entre países a través de los mercados de carbono y la provisión de recursos financieros para ayudar a los países en desarrollo. Pero aún no se han materializado los recursos suficientes. Los Acuerdos de Cancún, que surgieron de la COP16 en México en 2010, comprometieron a los países desarrollados con el objetivo de la ONU de movilizar conjuntamente 100 mil millones de dólares al año en financiamiento climático internacional para 2020 para abordar las necesidades de los países en desarrollo. Este compromiso no se ha cumplido, con solo 79,6 mil millones de dólares movilizados en 2019.

Abordar el desequilibrio global de la inversión en energía verde

 

Algunos países están en transición, pero otros no han avanzado mucho en la sustitución del "marrón" por el "verde". El Índice de Transición Energética (ETI, por sus siglas en inglés) más reciente del World Economic Forum clasifica a Suecia, Noruega y Dinamarca en las primeras posiciones. El resto del top 10 está formado por países de Europa occidental y Nueva Zelanda. Los países en desarrollo se clasifican sistemáticamente en posiciones mucho más bajas.15

Como hemos visto con el desarrollo y la distribución de vacunas para COVID-19, la desigualdad de capacidad productiva y experiencia ha dejado a muchas personas sin el acceso que necesitan. La dependencia excesiva actual de los combustibles fósiles de muchos de los países en desarrollo del mundo constituye un fuerte caso de una distribución más rápida de las finanzas ecológicas para impulsar la transición a escala.

  • ¿Qué es el ETI?

    El ETI clasifica a 115 países en desempeño energético, incluida la resiliencia y la eficiencia de la generación y transmisión, y el progreso hacia formas de energía más limpias. Mide el éxito de la transición, aunque muestra que todos los países tienen un camino considerable a seguir.

Los líderes y seguidores deben trabajar para cerrar la brecha

Algunos países líderes dentro del G20 están listos para continuar impulsando la innovación en tecnologías de energía renovable, aprovechando sus capacidades existentes.

Otras naciones fuera del G20 serán importadores netos de esta tecnología ecológica y también pueden enfrentar déficits de capital que restringen su inversión y transición. Los sectores específicos de la industria también se enfrentan a una “plataforma ardiente" de capital limitado y preferencias cambiantes de los consumidores, dejando la infraestructura y los trabajos varados. Si los países en desarrollo no pueden licenciar, importar y escalar tecnología verde a un precio viable, permanecerá el incentivo para extraer y usar combustibles fósiles.

Los países más propensos a enfrentar estos problemas son los exportadores actuales de petróleo y gas, como Rusia, Libia, Irak, República Democrática del Congo, Angola y Sudán del Sur. Otros, como Noruega y Nigeria, tienen más probabilidades de importar tecnología verde, pero también pueden continuar explotando sus reservas de recursos de combustibles fósiles y reduciendo las facturas de importación de energía a largo plazo, según la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA, por sus siglas en inglés).16

El Acuerdo de París no ha asegurado la necesaria transferencia de capital y asistencia técnica para mejorar este complicado tema. La inversión en mitigación y adaptación local debe acelerar y los países en desarrollo necesitarán más ayuda para realizar la transición con éxito. Más de 100 países en desarrollo pidieron apoyo internacional para el desarrollo y la transferencia de tecnología para alcanzar sus contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC, por sus siglas en inglés), y casi un tercio mencionó específicamente la tecnología climática.17

La inversión en energías renovables alcanzó los 322.000 millones de dólares en 2018 y sigue aumentando, según IRENA.18 Sin embargo, todavía está muy por debajo del nivel requerido para alcanzar los objetivos climáticos globales. La brecha de inversión entre el mundo desarrollado y en desarrollo en términos de energía renovable es enorme. Los países del G20 invierten casi 50 veces más que el resto del mundo en la etapa empresarial (anterior) en energía renovable. Sin embargo, las perspectivas energéticas para las economías emergentes en Asia y África subsahariana prevén aumentos drásticos en la generación de energía renovable.19

Cómo abordar el "declive gestionado" del carbono

Una serie de otros factores pueden estar asfixiando los flujos de dinero verde: incentivos deficientes en términos de riesgo y recompensa, infraestructura insuficiente, mala gobernanza y falta de coordinación. Otro factor es el atractivo continuo del combustible fósil como una oportunidad financiera.

A pesar de los compromisos de descarbonizar, los gobiernos del G20 han seguido financiando proyectos de combustible fósil. Según Energy Monitor, más de las tres cuartas partes del crédito a la exportación y la financiación para el desarrollo del G20 entre 2013 y 2019 se destinaron a proyectos de combustibles fósiles.20Un informe reciente del Energy Policy Tracker reveló que las principales economías habían seguido comprometiendo dinero público con los sectores de combustibles fósiles intensivos.21

Sin impulsar el atractivo de las oportunidades de inversión ecológica, esta tendencia puede continuar. Las instituciones financieras tienen un papel que desempeñar para impulsar la oferta y la demanda de financiación ecológica, pero necesitan el apoyo de los responsables políticos y reguladores tanto en el lado de la demanda como para garantizar que la financiación pueda ser entregada a una tasa aceptable de retorno.

Es hora de establecer el rumbo para una transición verdaderamente global

Los flujos financieros climáticos todavía parecen estar muy por debajo del nivel necesario para lograr los objetivos de París.22También existe incertidumbre sobre las perspectivas a mediano y largo plazo del financiamiento climático debido a la pandemia de COVID-19 en curso. El desafío es claro, resaltado por las predicciones más recientes de la IEA y el IPCC.

Una serie de factores pueden acelerar los flujos de dinero verde y ayudar a reequilibrar la sobreconcentración de las capacidades ecológicas dentro de las economías maduras. Entonces, ¿cómo pueden todos los países desbloquear la financiación de la transición, aumentar la innovación y participar en la carrera global hacia cero neto?


            Biorreactores tubulares algas verdes
(Chapter breaker)
3

Capítulo 3

La propuesta

Las organizaciones del sector público y privado deben colaborar para ofrecer la innovación, la inversión y la escala necesarias para enfrentar el desafío climático.

El desafío climático solo se puede superar a través de la asociación y la colaboración en todos los niveles – sectores internacionales y nacionales, públicos y privados. La ONU ha supervisado tratados internacionales vinculantes sobre la acción climática como el Acuerdo de París; ahora debe trabajar para brindar más operabilidad y ver que se cumplen los objetivos. Los bancos de desarrollo multilateral también tienen un papel que desempeñar en el monitoreo y el fomento de las finanzas para la adaptación y mitigación del cambio climático. El Grupo del Banco Mundial registró su mayor entrega anual de finanzas climáticas en 2020, canalizando 21,4 mil millones de dólares en infraestructura de bajo carbono, mitigación del riesgo de desastre y construcción de comunidades verdes.

Se necesita hacer más. Hemos identificado cinco áreas de enfoque que colectivamente pueden crear las condiciones para acelerar la transición a cero neto en todos los países.

1. Los países deben colaborar y jugar con sus fortalezas

Hay muchas etapas diferentes para el desarrollo y la implementación de tecnologías verdes vitales. Sobre la base de sus propios recursos y capacidades, los responsables de formular políticas deben determinar en qué partes de la cadena de valor enfocarse y cómo deben asociarse con otros países de manera que aprovechen sus fortalezas colectivas. Eso podría ser investigación y desarrollo para algunos, manufactura y distribución para otros. Para las “superpotencias” verdes y otros países desarrollados, el enfoque también debería incluir cómo financian y permiten la transferencia de tecnología y capacidad a más economías en desarrollo.

Las tecnologías maduras y listas para el mercado solo representarán el 25% de las reducciones totales de emisiones necesarias para alcanzar el cero neto en todo el mundo. La IEA predice que casi la mitad de las reducciones necesarias para alcanzar los objetivos existentes para 2050 deberán provenir de tecnologías que aún son inmaduras.23 De las tecnologías clave (baterías avanzadas, hidrógeno verde y captura de carbono), solo el hidrógeno verde ha experimentado una inversión empresarial sustancial en los últimos años.

Las innovaciones clave ahora en la etapa de prototipo o demostración se pueden desarrollar en cualquier lugar que tenga instituciones de investigación avanzadas. Los países con experiencia en tecnologías de combustibles o eléctricos pueden especializarse en "ecologizar" y exportar estas innovaciones. Los gobiernos pueden recaudar fondos con instituciones de investigación para determinar cómo contribuyen a este desarrollo, haciendo que los subsidios u otras formas de financiamiento estén disponibles cuando sea necesario.

El año pasado, las empresas energéticas de Dinamarca, España, Arabia Saudita, Australia, Italia y China unieron fuerzas para lanzar el proyecto Green Hydrogen Catapult, que pretende reducir a la mitad los costos del combustible verde aumentando la producción cincuenta veces a 25GW para 2026.24Se espera que el proyecto requiera 110 mil millones de dólares de inversión y genere 120.000 empleos. Con un enfoque diferente, tres productores de tecnología energética se unieron para invertir 260 millones de euros en un fondo de infraestructura privado dedicado exclusivamente a entregar proyectos de infraestructura de hidrógeno limpio a escala. Su objetivo es recaudar un total de mil millones de euros tanto de inversores financieros como industriales.25

Las mejoras incrementales en las tecnologías de transporte y energía limpia existentes, como la generación de energía eólica y solar, serán importantes para alcanzar el cero neto para 2050. Pero el desarrollo de tecnologías transversales que se pueden integrar en los sistemas de energía globales es posiblemente más importante. Las tecnologías de captura de carbono están previstas para ser más extendidas pronto, y mientras que los Estados Unidos y China han establecido una huella significativa, los inventores australianos han recibido varias patentes relevantes para la tecnología.

El Centro y Red de Tecnología Climática tiene como objetivo brindar a los países en desarrollo asistencia técnica, acceso a la información y una red de expertos para apoyar la colaboración. Se estableció antes de 2015 y había comenzado a trabajar en sus primeros proyectos en el momento del Acuerdo de París. A principios de 2021, las solicitudes de asistencia técnica de los países en desarrollo habían aumentado de 53 a 227, aunque hasta ahora se han invertido menos de 62 millones de dólares a través de la iniciativa.

Todos los países pueden abordar mejor el cambio climático a través de la colaboración en cada etapa de la cadena de valor – financiar la investigación y el desarrollo, adaptar las tecnologías para adaptarse a los mercados y condiciones locales, escalar la producción y acelerar la distribución. La COP26 es un momento para un mayor reconocimiento de la responsabilidad compartida de todos los gobiernos de aprovechar sus capacidades individuales en una transición global.

2. Los responsables de la formulación de políticas deben trabajar con las empresas para crear mercados en los que se pueda invertir y estimular los tipos adecuados de espíritu emprendedor.

Es crucial que todas las jurisdicciones empiecen a crear mercados invertibles para atraer dinero ecológico. Un desafío clave en la transición global es estimular el mercado de los proyectos que se pueden invertir en regiones con una infraestructura heredada extensa de combustibles fósiles y una creciente demanda de energía doméstica.

Este paso debe involucrar estrategias de “habilitación del mercado” que eliminen las barreras a la inversión, brinden a las empresas de energía verde acceso a la red (cuando sea necesario), simplifiquen los regímenes de planificación y permitan la competencia privada con los operadores estatales. También puede ser necesaria la intervención gubernamental para crear mercados alternativos, separar monopolios y fomentar el emprendimiento, así como aumentar el precio inherente del carbono. Para hacer la transición de los combustibles fósiles, los países deberán utilizar una variedad de medios para desarrollar mercados en los que se pueda invertir en una variedad de tecnologías y sistemas ecológicos. EY ha identificado varios países en los que esto ya está ocurriendo.

  • Reino Unido: proyectos de crowdfunding de energías renovables

    En el Reino Unido, el uso del crowdfunding para acelerar la financiación de proyectos de energía renovable a pequeña y mediana escala ha demostrado ser eficaz. La plataforma Abundance Generation permite a los miembros del público invertir en proyectos ecológicos que benefician a sus comunidades y al planeta. Ha facilitado la inversión de 116 millones de libras (158 millones de dólares) en empresas de energía alternativa e impacto social.

    El Reino Unido también ha anunciado que destinará 265 millones de libras (366 millones de dólares) a su mayor ronda del proceso de contratos por diferencia (CfD, por sus siglas en inglés), en su intento de alcanzar un récord de capacidad de energía renovable. El esquema ha sido fundamental para impulsar la inversión en energía verde, incentivando la inversión al brindar protección de los precios volátiles de la energía a los desarrolladores de proyectos con altos costos iniciales. En agosto, el Reino Unido lanzó su estrategia de hidrógeno, que también utilizará un mecanismo CfD. La estrategia adoptará un enfoque de doble vía para apoyar tanto el hidrógeno verde sin carbono como el hidrógeno azul con bajo contenido de carbono.

  • Dinamarca: incentivador del crecimiento de la energía eólica y solar

    Dinamarca es líder mundial en generación de energía eólica y solar. La mayor parte de su energía es ahora de fuentes renovables, y tiene como objetivo un 100% de energía renovable antes de 2030. El uso de aranceles premium para incentivar la generación de energía renovable ha significado que a los proveedores ecológicos se les paga un bono variable además del precio de mercado por su energía. Además, estos productores no están sujetos a un cargo por Obligaciones de Servicio Público que normalmente se aplica a la electricidad. Esto, a su vez, alienta a los productores a expandir su capacidad renovable y elimina el riesgo de sus inversiones en infraestructura renovable.

  • Marruecos: buscar independencia energética

    Marruecos depende de la energía importada y los combustibles fósiles para el 97% de su uso total de energía. La estrategia del gobierno para expandir la producción de energía renovable para satisfacer el 50% de la demanda en 2030 significa agregar 1,5GW de capacidad por año hasta entonces. Para ello, el país necesita crear un mercado de inversión para la energía renovable, y para ello, el objetivo del Moroccan Solar Energy Program es desarrollar cinco complejos importantes de energía solar. Un consorcio de inversores extranjeros y multilaterales ha contribuido con 3 mil millones de dólares para financiar proyectos operados como asociaciones públicas y privadas. Este enfoque ha significado que incluso los inversores con aversión al riesgo han estado dispuestos a sindicar las finanzas y a poner en marcha los proyectos.

3. Los gobiernos deben apoyar el cambio de marrón a verde a través de incentivos y desincentivos

Los países del G20 han destinado 297 mil millones de dólares para la producción de combustible fósil desde principios de 2020, una tendencia que, lamentablemente, podría estar acompañada de una desaceleración de la inversión en inversión en energía verde.26Para evitar tal tendencia, los gobiernos deben observar cómo utilizan tanto incentivos como desincentivos en todos los aspectos de la sociedad para apoyar sus ambiciones cero neto. Como mencionamos anteriormente, necesitan alentar al sector privado a ampliar la producción de tecnologías verdes maduras. Los gobiernos también deben empujar a las empresas de todos los sectores a tener compromisos cero neto y a los consumidores y ciudadanos a cambiar los comportamientos.

Las opciones de política podrían incluir la evaluación de nuevas solicitudes de planificación en función de los objetivos de emisiones de gases de efecto invernadero, la revisión de las políticas fiscales, la subvención de mejoras en el hogar y los programas de capacitación en financiación y subsidios para investigación. Estas políticas pueden ayudar a acelerar el cambio a la innovación y la inversión verdes. También pueden reducir el costo de la transición para quienes menos pueden pagarlo y mitigar el impacto negativo de la transición en las comunidades que antes dependían de las industrias “marrones”.

Ayudar a las empresas a mejorar su eficiencia y reducir los costos aprovechando los incentivos de las políticas ecológicas es una forma sencilla de impulsar la innovación y la inversión – desde los programas de incubadoras de start-ups hasta las colaboraciones de la industria.

En Australia, la hoja de ruta de energía renovable del Gobierno de Nueva Gales del Sur (NSW, por sus siglas en inglés) tendrá como objetivo 32 mil millones de dólares australianos (32 mil millones de dólares) de nueva inversión privada en infraestructura eléctrica para 2030 para reemplazar la infraestructura fósil envejecida con un sistema más limpio y eficiente (incluido el desarrollo de zonas de energías renovables y proyectos de almacenamiento de energía). Una Electricity Infrastructure Investment Safeguard lo respaldará. Según los acuerdos, el gobierno ofrecerá un precio mínimo de la electricidad a los proyectos que se alinean con su estrategia, asegurando que se envíen las señales de inversión correctas al mercado para construir los proyectos correctos en los lugares correctos y, al mismo tiempo, trabajar para reducir el riesgo y el costo de las finanzas para los proyectos. Se espera que la hoja de ruta reduzca las emisiones del sector eléctrico en aproximadamente la mitad y convierta a NSW en una de las regiones de menor costo en el mundo desarrollado. El modelo realizado por el gobierno de NSW sugiere que el plan reduciría los precios minoristas de la electricidad en un 8% estimado, en comparación con un escenario en el que no se toman medidas y ahorraría alrededor de 12,4 mil millones de dólares en costos del sistema de energía. Y apoyará la creación de 6.300 nuevos puestos de trabajo en la construcción, con una ganancia neta de 23.600 puestos de trabajo esperados en la economía en general entre 2032 y 2037.

Al estimular la inversión privada y colaborar con las empresas, el gobierno también puede dirigirse a mercados secundarios de tecnología verde. Al otorgar licencias de tecnologías patentadas a innovadores y especializarse en la manufactura y distribución de esos productos, algunos países pueden participar en la sindicación de la gran cantidad de vehículos eléctricos, paneles solares, turbinas, baterías y circuitos que se necesitarán.

4. Las instituciones financieras deben hacer más para apoyar la transición y la innovación verdes

El sector de servicios financieros debe dirigir más fondos hacia iniciativas ecológicas. Si bien el financiamiento actual puede ser suficiente para satisfacer la demanda actual en algunas partes del mundo, los requisitos de financiamiento total para la transición global aumentarán.Las instituciones financieras tienen un papel que desempeñar en la promoción de la demanda y en la facilitación del suministro de dinero verde a través de nuevos productos de finanzas ecológicos. Trabajando con los gobiernos y los reguladores, pueden identificar cambios en las políticas y normativas para permitir la innovación de productos financieros y de servicios, simplificar directrices, armonizar taxonomías,27 y realizar un seguimiento de los flujos de dinero verde para asegurar que las necesidades de transición se están cumpliendo en todo el mundo.

La reasignación de capital a una infraestructura resiliente y de bajas emisiones es igualmente urgente.El sector financiero necesita hacer más para integrar el impacto climático en las decisiones de inversión e incentivar la transparencia y la divulgación en los mercados financieros.

El mercado de bonos verdes es, con mucho, el ejemplo más desarrollado de participación de los servicios financieros en la transición. En todo el mundo, se emitieron bonos verdes por un valor récord de 269,5 mil millones de dólares en 2020, y se prevén nuevas emisiones por valor de 400 mil millones a 450 mil millones de dólares para este año.28China es actualmente el segundo mercado de bonos verdes más grande del mundo después de Estados Unidos, pero sus ventas de bonos verdes superaron a las de Estados Unidos en el primer trimestre de 2021.29

La Asociación de Aseguradoras Británicas (ABI, por sus siglas en inglés) anunció recientemente su hoja de ruta de cambio climático para la industria de seguros y ahorros a largo plazo.30La hoja de ruta establece un plan para hacer que 900 mil millones de libras (1,2 billones de dólares) de inversión esté disponible para las empresas que buscan cumplir con los objetivos cero neto para el 2035. Esto sumaría 60 mil millones de libras esterlinas (82 mil millones de dólares) al año y podría contribuir hasta un tercio del requisito financiero total del Reino Unido para alcanzar su objetivo nacional cero neto.

5. Los compromisos cero neto de las empresas pueden ser un catalizador del cambio

Las empresas están bajo una mayor presión para desarrollar sus propias estrategias de cero neto y demostrar que sus decisiones de inversión, así como sus productos y servicios, son eficientes en carbono y pueden contribuir a alcanzar los objetivos de sostenibilidad. A medida que más organizaciones asuman ese compromiso, e idealmente aceleren los planes ya implementados, estimularán la demanda de energía verde, transporte y capacidades de fabricación.

Invertir en tecnologías ecológicas emergentes puede ser una forma en la que ambos puedan demostrar su compromiso de reducir sus propias emisiones y también permitir que las tecnologías incipientes escalen. También deben considerar cómo utilizan el financiamiento verde, como los bonos vinculados a la sostenibilidad, para financiar al menos parte de sus planes de transición.

Las empresas deben ayudar a estimular la demanda de los consumidores priorizando el desarrollo de productos y servicios sostenibles que ofrezcan una alternativa asequible a los actuales. La investigación de EY ha demostrado que los consumidores están deseosos de elegir lo ecológico, pero el costo sigue siendo una barrera importante. Es posible que las empresas también necesiten asociarse con instituciones financieras para ayudar a sus clientes a hacer la transición hacia productos y servicios ecológicos. Los consumidores necesitarán nuevos productos financieros que respalden la economía colaborativa, donde el pago se basa en el uso en lugar de en la propiedad de un producto. Los hogares también necesitarán apoyo para asumir los costos iniciales de la ecologización, como la remodelación de una casa con un aislamiento más sostenible y el reemplazo de los sistemas de calefacción de combustibles fósiles.

¿Qué sigue?

La humanidad nunca se ha enfrentado a un desafío como este. Debido a que el cambio climático tiene impactos tan profundos en nuestros ecosistemas y economías, es asunto de todos. Quienes tienen el poder también tienen la responsabilidad de aprovechar la oportunidad para crear un futuro mejor y centrarse en el valor a largo plazo.

Para ello, nuestros sistemas deben adaptarse. No podemos reinventar todos los sistemas económicos del mundo, pero las economías desarrolladas deben hacer más para garantizar un acceso asequible a todas las tecnologías y capacidades ecológicas. Los mercados pueden ayudar a identificar tanto las devoluciones convencionales como las enormes ganancias sociales y ambientales que se deben tener a través de la inversión en energía, infraestructura y transporte más limpios. Las empresas están mejor posicionadas para brindar las tecnologías vitales que deben representar el 50% de las reducciones de emisiones globales para 2050. Pueden trabajar con los gobiernos para brindar experiencia e información estratégica para todos los sectores de transición formando asociaciones orientadas a la misión. En la mayoría de los países, el sector público no está equipado para asumir esta responsabilidad por sí solo. Las soluciones se entregarán a través de esfuerzos conjuntos que aprovechen la experiencia tanto del gobierno como del negocio.

Las empresas, los gobiernos y los ciudadanos pueden trabajar juntos hacia la descarbonización global a través de la inversión, los impuestos, el subsidio y el cambio de comportamiento. Aportar el precio de las alternativas de bajo carbono en línea con los mercados existentes es crucial y, en última instancia, impulsará el mundo hacia un futuro más sostenible.

Las expectativas de la COP26 como un momento clave en la acción global sobre el cambio climático son desalentadoras. También lo son las complicaciones y los obstáculos. El arduo trabajo de realizar cambios fundamentales dentro de las empresas y la sociedad debe acelerarse ahora. El Acuerdo de París está considerado como la política climática más importante de la historia. Sin embargo, no ha producido cambios importantes para todos los países y se está acabando el tiempo. La COP26 reiterará el objetivo más ambicioso de limitar el calentamiento a 1,5°C por encima de los niveles preindustriales y enfatizará que tanto las estrategias de mitigación como las de adaptación son cruciales en respuesta al cambio climático.

Resumen

Todos los países deben acelerar su transición hacia la energía, el transporte y la manufactura verdes. La desigualdad actual de la tecnología y las finanzas verdes — y la inversión continua en sectores con alto contenido de carbono — amenaza el esfuerzo global para lograr los objetivos de París. Abordar esta brecha de potencia ecológica es un desafío central para COP26 y una gran oportunidad para las empresas. Acelerar la inversión en países que requieren una transición financiera brindaría un gran ahorro de carbono, así como rentabilidad financiera. Todos los países deben centrarse en la creación de mercados invertibles para impulsar este cambio y aumentar sus ambiciones de innovar en tecnologías cruciales de transición.

Acerca de este artículo

Autores
Steve Varley

EY Global Vice Chair - Sustainability

Apasionado por la sostenibilidad, la diversidad y el espíritu emprendedor. Esposo y padre de dos hijos. Triatleta.

Steven Lewis

EY Global Research Institute Leader – EY Knowledge

Apasionado por las posibilidades de cambio. Defensor del pensamiento diverso. Estratega. Antiguo banquero. Esposo. Amante de los perros.