6 minutos de lectura 26 mar 2018
Man talking on the phone while at the computer

From Peru with love

Por

Paulo Pantigoso

Country Managing Partner, EY Perú

Managing Partner de EY Perú, enfocado en generar valor y en la construcción de un mejor mundo de negocios para nuestros clientes, nuestra gente y nuestra comunidad.

6 minutos de lectura 26 mar 2018

A 2017, el Perú completó 19 años de crecimiento consecutivo de su PIB. De la mano con ello, a diciembre de 2017 registró un repunte de 18 meses consecutivos de superávit comercial y vigoroso incremento de sus exportaciones que totalizaron casi US$ 45,000 millones anuales, 5% aún por debajo del récord alcanzado en 2012.

Según el BID, el Perú fue el único país de la región cuyas exportaciones se incrementaron más rápido por segundo año consecutivo (de 7,8% en 2016 a 21,2% en 2017), superando en su crecimiento a Colombia (+19%), Chile (+13%) y México (+10%). Antes, el Perú solo vio languidecer amargamente el retroceso de sus exportaciones, por hasta -27%, comparando el 2015 con 2012.

Pero, ¿por qué resulta importante perseguir el crecimiento continuo de nuestras exportaciones? Porque detrás de ello nuestras empresas incrementan sus ventas, se vuelven más competitivas, innovadoras y globales, y porque pueden acceder a obtener más utilidades. Con ello, nos va mejor en la balanza comercial, cuenta corriente y balanza de pagos, además de poder distribuir una mayor riqueza, incrementar los ingresos y la recaudación fiscal. El progreso de los países más desarrollados y su correlación con modelos exportadores exitosos es contundente e inobjetable. Tenemos que exportar más, mejor y más pronto, y hacer que nuestra mezcla de productos exportados crezca más rápido en los no tradicionales, puesto que demandan una mayor inversión, diversificación, insumos, logística y absorben un mayor desempleo.

Tenemos que exportar más, mejor y más pronto, y hacer que nuestra mezcla de productos exportados crezca más rápido en los no tradicionales, puesto que demandan una mayor inversión, diversificación, insumos, logística y absorben un mayor desempleo.

Soy cultor del optimismo y destaco el avance silencioso de esta mejora. Hace por lo menos tres décadas, admirábamos el extraordinario modelo exportador agropecuario de Chile –entonces principalmente de sus frutas- y a comparación a hoy hemos tenido un avance notable en el Perú: si sumamos los productos no tradicionales agropecuarios y pesqueros exportados por el Perú en 2017 (más de US$6,000 millones), estos prácticamente empatan a los productos agropecuarios, silvícolas y pesqueros exportados por Chile, sin considerar su salmón y alimentos procesados. Esto no ocurría antes.

Nuestras frutas y nuestras exportaciones agroindustriales tradicionales y no tradicionales han consolidado a la agroindustria como el segundo sector generador de divisas detrás del sector minero, con un crecimiento constante del monto exportado del orden del 11% anual desde 2012, y con un incremento en la productividad agraria de 2% a 3% anual, desde 1990. Hoy el Perú es proveedor #1 en el mundo de espárragos, frejol y quinua, y #2 en espárragos en conserva y mixtura de vegetales. Además, nuestras agroexportaciones llegaron al récord de 149 países en 2017.

En cuanto a la minería, el sector exportó US$26,260 millones, lo cual significó un crecimiento de 24,8% respecto a 2016. 3 de cada US$10 exportados provinieron del cobre (+35,4%) y 1,8 de cada US$10 lo hicieron del oro (+8%). Nos posicionamos como segundo productor mundial de cobre, zinc y plata, y primeros en América Latina en oro, zinc y plomo, y nos constituimos en el país con las mayores reservas de plata del mundo, con 93.000 toneladas.

Resulta interesante mencionar que las exportaciones peruanas colaboraron en ubicar a la Alianza del Pacífico en el sexto lugar de las exportaciones como bloque a nivel mundial, al alcanzar US$557,000 millones. Asimismo, en términos de intercambio comercial anual, por primera vez el Perú superó los US$20,000 millones con un socio comercial: China.

Superemos nuestra coyuntura y desafíos, y anotemos un crecimiento de nuestras exportaciones en 2018 con un crecimiento que, si repitiese 2017, superará los US$50,000 millones.

Resumen

Según el BID, el Perú fue el único país de la región cuyas exportaciones se incrementaron más rápido por segundo año consecutivo (de 7,8% en 2016 a 21,2% en 2017), superando en su crecimiento a Colombia (+19%), Chile (+13%) y México (+10%).

Acerca de este artículo

Por

Paulo Pantigoso

Country Managing Partner, EY Perú

Managing Partner de EY Perú, enfocado en generar valor y en la construcción de un mejor mundo de negocios para nuestros clientes, nuestra gente y nuestra comunidad.