11 minutos de lectura 7 sept. 2021

            Vista trasera de un hombre en bicicleta

Cómo las empresas tienen que navegar por los incentivos y sanciones medioambientales

Por EY Global

Organización multidisciplinaria de servicios profesionales

11 minutos de lectura 7 sept. 2021
Temas relacionados Impuestos

A medida que los gobiernos aplican "el palo y la zanahoria" a la sostenibilidad, las funciones fiscales pueden ayudar a las empresas a aprovecharse de una mientras evitan otras.

En resumen
  • Con las cuestiones medioambientales como prioridad en la agenda mundial, los gobiernos se dirigen directamente a las empresas en su afán por la sostenibilidad.
  • Se están introduciendo incentivos y sanciones a nivel regional y nacional, lo que crea un panorama difícil al que las empresas deben enfrentarse.
  • La función fiscal y financiera puede desempeñar un importante papel estratégico para la empresa en general, ayudando a reducir el riesgo y a aprovechar al máximo las oportunidades.

Alrededor del mundo, las inundaciones, los huracanes y los incendios forestales son cada vez más frecuentes, imprevisibles e intensos. Junto con la contaminación atmosférica y el aumento de las temperaturas, son la prueba de la creciente urgencia de la crisis climática. Por ello, los gobiernos están fijando objetivos cada vez más estrictos para impulsar la sostenibilidad.

Para animar a las empresas a cumplir con estos objetivos, los gobiernos están introduciendo herramientas que encajan en dos grandes categorías: incentivos — incluyendo subvenciones y créditos fiscales; y sanciones — como impuestos y multas. La zanahoria y el palo.

Los países más progresistas pueden estar a favor de los incentivos, ya que fomentan la creación de nuevas empresas y pueden contribuir a sembrar una cultura empresarial positiva e innovadora que ayude a fomentar soluciones a los problemas. Sin embargo, los incentivos pueden ser caros, un obstáculo potencial para los gobiernos que se encuentran con poco dinero tras la pandemia de COVID-19. Las medidas punitivas son menos progresivas y pueden parecer un caso de hacer lo mínimo para detener el problema, pero pueden ser una fuente de ingresos muy necesaria.

Las empresas tienen que abrirse camino en este complejo entorno, que varía de un país a otro. Y la gama de medidas, su alcance y su aplicación cambian día a día. La función fiscal y financiera tiene un papel clave en este sentido: ayudar a las empresas a aprovechar las oportunidades que ofrecen los incentivos, minimizando al mismo tiempo la exposición al riesgo de incurrir en sanciones.

"Hay un par de factores importantes a gran escala que están influyendo ahora en las acciones de los gobiernos", explica Akshay Honnatti, EY US Sustainability Tax Leader, con sede en San Francisco. "El primero es que los países están ahora despertando a los compromisos que asumieron en el marco del Acuerdo de París".

Firmado en 2016, el Acuerdo forma parte de la United Nations Framework Convention on Climate Change (UNFCCC).1 En mayo de 2021, 197 jurisdicciones habían firmado sus términos, que incluyen la limitación del calentamiento global por debajo de 2C de los niveles preindustriales y preferiblemente a 1,5C.2

El segundo factor está relacionado con COVID-19. "Algunas economías y gobiernos consideran que se trata de una oportunidad para apretar el botón de reinicio del medio ambiente", afirma Honnatti, y añade que algunas jurisdicciones han añadido inversiones en clima y medio ambiente en sus paquetes de recuperación de COVID-19.

Zanahorias y palos

En muchos casos, reducir el impacto ambiental es caro e inconveniente. La tecnología limpia no se produce a la misma escala que las tecnologías de combustibles fósiles. La zanahoria puede ser la respuesta.

"Para fomentar pasos significativos hacia la sostenibilidad, suelen ser necesarios los incentivos y las sanciones financieras", afirma Paul Naumoff, EY Global Sustainability Tax Leader y EY Global and Americas Location Investment, Credits and Incentives Leader. "Son una forma probada de que los gobiernos influyan en el comportamiento tanto de las empresas como de los individuos". Cita un par de ejemplos:

  • Las subvenciones para la sustitución de motores diésel (DERG) son administradas por los organismos gubernamentales de los Estados Unidos. Su objetivo es incentivar la sustitución de vehículos diésel antiguos por otros nuevos y más limpios. Las flotas de empresas y las organizaciones gubernamentales pueden recibir financiación de hasta el 25% del costo de los vehículos diésel o de combustible alternativo de sustitución y de hasta el 75% del costo de los vehículos de cero emisiones de sustitución.
  • Un método habitual para reducir las emisiones es el sistema de tope y comercio. Jurisdicciones como China y Corea del Sur han puesto un precio al carbono y han limitado la cantidad total de gases de efecto invernadero que pueden emitir las entidades cubiertas a través de los Sistemas de Comercio de Emisiones. Si una empresa no paga por su exceso de emisiones o ha superado su asignación de emisiones, se enfrenta a importantes multas.

Los programas de cambio climático y sostenibilidad difieren sustancialmente según el país y la región. Los países tienen prioridades que compiten entre sí, por ejemplo, cómo impulsar el crecimiento económico al tiempo que intentan mitigar el uso de recursos naturales y sustituirlos por fuentes ecológicas alternativas. Alrededor de 40 países ofrecen actualmente incentivos a la sostenibilidad, la mayoría de los cuales tienen como objetivo impulsar las iniciativas ecológicas, así como el crecimiento económico mediante la reducción de los costos.

En cuanto a los programas de financiación a gran escala, varias naciones administran las oportunidades para las tecnologías innovadoras de baja emisión de carbono. Las diferencias en las políticas nacionales quedan claras al comparar las de Europa y Asia Oriental, por ejemplo.

El Fondo de Innovación de la UE, por ejemplo, proporcionará 10.000 millones de euros de ayuda entre 2020 y 2030 a las empresas europeas que inviertan más de 7.5 millones de euros en tecnología sostenible.3 Entre los sectores empresariales que pueden acogerse a este tipo de programas se encuentran las energías renovables, el almacenamiento de energía y otras industrias de alto consumo energético, como el transporte, la manufactura y la generación de energía eléctrica. Programas como el Fondo de Innovación pueden, sin duda, atraer nuevas empresas al tiempo que proliferan las tecnologías limpias locales.

Mientras tanto, en la región ASEAN, la sostenibilidad empieza a figurar en la lista de prioridades, ya que la región es vulnerable a los efectos del cambio climático, desde la contaminación urbana y las olas de calor hasta las inundaciones repentinas y la subida del nivel del mar.

"Están empezando a aparecer diversos incentivos en la región", explica Brian Smith, EY Global Incentives, Innovation and Location Services Leader. "Ya sea Filipinas, que ofrece incentivos para la creación de centros de datos ecológicos o la instalación de paneles solares en los edificios, o Malasia, que ofrece incentivos fiscales a las empresas que emprendan iniciativas de energía renovable o de biomasa."

Nuevas iniciativas en Estados Unidos

Algunos de los cambios más significativos parecen estar ocurriendo en Estados Unidos. Una de las primeras medidas adoptadas por el gobierno de Biden tras su toma de posesión en enero de 2021 fue la reincorporación al Acuerdo de París. Este fue un paso importante y marcó la dirección de la política del nuevo gobierno. Le siguieron otras órdenes ejecutivas.

Todas las flotas de vehículos del gobierno estadounidense, por ejemplo, deberán adquirir vehículos de emisiones cero. La normativa de sostenibilidad propuesta incluye nuevas y rigurosas normas de ahorro de combustible destinadas a garantizar la plena electrificación de los nuevos vehículos ligeros y medianos, y la mejora anual de las normas de combustible para los vehículos pesados.

En el pasado ha habido varias propuestas de impuestos sobre el carbono y ajustes en frontera. Este sigue siendo un área de interés, y más recientemente se ha debatido también sobre los impuestos fronterizos sobre el carbono.

Según la Oficina Presupuestaria del Congreso, un impuesto ilustrativo sobre el carbono de base amplia que comenzara con 25 dólares por tonelada en 2017 y aumentara un 2% más que la inflación habría recaudado 1 billón de dólares durante su primera década.4

Aunque los periodos de revisión siguen a las órdenes ejecutivas, la administración Biden ha demostrado desde el principio que está comprometida con la sostenibilidad y la limpieza del medio ambiente. Se trata de un paso importante para Estados Unidos y el resto del mundo.

¿Han tenido éxito los incentivos?

Algunas políticas importantes han puesto el listón muy alto. El European Green New Deal incluye un conjunto de normas, objetivos y metas de reducción apoyados por incentivos y políticas fiscales. Países como China, Corea del Sur y Japón aspiran a ser totalmente neutros en carbono en 50 años.

Naumoff afirma que, en general, los incentivos a nivel nacional han tenido éxito en áreas específicas, como la mejora de la calidad del aire, el aumento de la adaptación de los vehículos eléctricos y el desarrollo de tecnologías innovadoras de energía renovable.

Cita cómo un programa de subvenciones para la mitigación de emisiones introducido en Estados Unidos ha logrado reducir la tasa de emisión de óxido de nitrógeno (NOx) a un mínimo histórico de 4.9 millones de toneladas métricas en 2019, con el objetivo final de eliminar rápidamente más de 100.000 toneladas de NOx de la atmósfera para 2027.

Como se ha visto en EE.UU., lo que una administración gubernamental nacional puede poner en marcha, otra puede derogarlo. En Australia, por ejemplo, una política de precios del carbono introducida en 2012 fue derogada tras un cambio de gobierno en 2014.

Eso era entonces. Ahora, en 2021, la opinión pública, el compromiso de los gobiernos y las prácticas empresariales han cambiado. Por ejemplo, las solicitudes para la primera ronda del Fondo de Innovación de la UE fueron masivamente sobredimensionadas, ya que las empresas con propuestas que cumplían los requisitos se apresuraron a recibir financiación subvencionada. Desde esta perspectiva, ésta y otras iniciativas han buscado y obtenido apoyo con éxito.

¿Y las medidas punitivas?

Más de 100 jurisdicciones han aplicado tasas, aranceles o impuestos de protección del medio ambiente para reducir la contaminación de las empresas, explica Naumoff. Entre ellos se encuentran las tasas por incumplimiento de la normativa sobre contaminación atmosférica, el aumento de los impuestos especiales sobre los combustibles fósiles y los vehículos que los utilizan, y los impuestos sobre el dióxido de carbono. La mayoría de estas medidas han conseguido que las empresas sean más responsables y reduzcan la contaminación perjudicial.

"El impacto se nota sobre todo en las normas de calidad del aire", dice. "En Europa, al menos 16 países han implantado tasas por contaminación atmosférica desde 1980 y esto ha supuesto una reducción de más del 40% de los contaminantes atmosféricos nocivos".

Pero reaccionar ante las sanciones es más fácil para algunos tipos de empresas que para otros. Por ejemplo, es poco probable que las empresas de servicios financieros que no producen mucha contaminación sean objeto de sanciones, aunque pueden tomar medidas para reducir las emisiones de sus edificios.

Los generadores y proveedores de energía tienen un trabajo mucho más difícil y pueden ser grandes compradores de permisos de emisión de carbono. Muchos de ellos están cambiando sus operaciones para generar energía a partir de recursos renovables, pero en general se trata de organizaciones muy grandes que no pueden cambiar sus modelos operativos de la noche a la mañana.

Impacto y acción empresarial

Una empresa que opera en un estado o jurisdicción puede encontrar relativamente sencillo mantenerse al día con la nueva legislación y normativa medioambiental local o nacional. Aun así, el juego puede cambiar con bastante rapidez.

¿Cuánto más exigente es entonces mantenerse al tanto de los requisitos y las oportunidades si la empresa opera en varias jurisdicciones, países o regiones?

Las empresas necesitan saber cómo afectarán los incentivos y las sanciones medioambientales a sus operaciones, para poder tomar decisiones estratégicas con conocimiento de causa, minimizar su riesgo y beneficiarse de las nuevas oportunidades.

"Un buen primer paso es considerar las prácticas existentes en la empresa", dice Naumoff. "Esto puede hacerse mediante el seguimiento global de la huella de carbono de toda la cadena de suministros de una empresa, lo que permite a esta comprender con precisión los impactos de las propuestas en unidades de negocio, mercados y geografías específicas."

Esto también permitirá a las empresas trazar una estandarización transfronteriza de las políticas de sostenibilidad y minimizar las externalidades negativas.

"Desde una perspectiva externa, el seguimiento y la supervisión de la evolución legislativa son cruciales, especialmente en el marco de políticas globales como el European Green Deal", continúa Naumoff. "Aunque las empresas han ido avanzando de forma constante al dar prioridad a la responsabilidad medioambiental corporativa, es fácil perder de vista el impacto medioambiental holístico y detallado. Esto da lugar a costes imprevisibles a medida que se establecen nuevas sanciones e incentivos."

Akshay Honnatti, "Es imperativo que las empresas comprendan el panorama y la rapidez con que está cambiando. "Tienen que saber si las novedades son importantes para su negocio. Esto les lleva a saber qué decisiones pueden tomar para minimizar el impacto de estas iniciativas y beneficiarse de los incentivos disponibles, porque todo el mundo necesita hacer inversiones para cumplir los compromisos gubernamentales de alto nivel.

Si se toman esas decisiones de inversión sin equilibrio en torno a los incentivos, probablemente no se esté haciendo justicia a sus stakeholders".

Conclusión

Es fundamental para los incentivos y sanciones gubernamentales en materia de sostenibilidad que todos compartan la carga. Sin embargo, las empresas pueden reducir los impactos negativos y obtener financiación y beneficios fiscales adoptando estrategias y prácticas que cumplan la normativa.

Esto significa estar al tanto de las nuevas leyes, reglamentos e iniciativas medioambientales en todos los lugares en los que operan, y poner en marcha procesos y procedimientos que les permitan mantenerse informados a medida que evolucionan y cambian en los próximos meses y años.

  • Actuar sobre la sostenibilidad

    A continuación se presentan cinco puntos de acción que los profesionales de la sostenibilidad de EY recomiendan a las empresas.

    1. Seguimiento y modelización de la política fiscal: Esto incluye la modelización de la huella de carbono; la modelización del impacto económico, social y fiscal; y el seguimiento de las políticas. Quantitative Economics & Statistics de EY proporciona escenarios de modelización del carbono y cuantifica e informa de un conjunto de métricas que describen el impacto económico, medioambiental y social de las empresas.

    2. Seguimiento del marco fiscal medioambiental y del carbono existente: Dado que las empresas están cada vez más conectadas a nivel mundial, es importante considerar y comprender el impacto de los impuestos medioambientales en todo el mundo. Las empresas deben identificar los impuestos y cargos diseñados para corregir las externalidades ambientales, aumentar los ingresos, impactar en el comportamiento de los consumidores y acelerar la transición hacia una economía neutra en carbono y circular. EY ofrece la página web Green Tax Tracker, que ofrece una instantánea de los regímenes de precios del carbono, los impuestos y tasas medioambientales y las exenciones fiscales relacionadas, así como los incentivos de sostenibilidad disponibles, en todo el mundo.

    3. Créditos e incentivos: Como forma de compensar los impuestos medioambientales existentes, existe una serie de créditos, incentivos y subvenciones que apoyan el comportamiento medioambiental responsable. Las empresas pueden detectar las oportunidades de reembolso y desgravación fiscal para las operaciones e inversiones de sostenibilidad existentes, aislar las exenciones asociadas a los impuestos sobre la energía, el carbono y el medio ambiente, y acceder a los servicios de financiación y cumplimiento para la European Green Deal funding, el World Bank Green Climate Funding, Horizon Europe Funding y otras oportunidades de financiación específicas nacionales y locales.

    4. Planificación: Las empresas deben alinear los perfiles fiscales con su huella operativa para minimizar el impacto de los impuestos sobre el carbono y los mecanismos de ajuste en la frontera del carbono, al tiempo que optimizan los incentivos de sostenibilidad con un enfoque particular hacia las cadenas de suministros circulares. Esto es especialmente importante a medida que se adaptan los impuestos fronterizos sobre el carbono, lo que repercute en la capacidad comercial.

    5. Cumplimiento: Los equipos fiscales pueden mitigar el riesgo de auditoría y sanciones centrándose en la administración, la presentación de informes y el cumplimiento de los impuestos sobre la energía, el carbono y el medio ambiente.

Resumen

Las empresas que están saliendo de la pandemia de COVID-19 están reimaginando cada vez más sus operaciones y encontrando oportunidades para abordar los enfoques medioambientales y de sostenibilidad al mismo tiempo. Para ello, será fundamental sortear los incentivos y las sanciones que se están introduciendo en todo el mundo en el camino hacia la sostenibilidad global.

Acerca de este artículo

Por EY Global

Organización multidisciplinaria de servicios profesionales

Temas relacionados Impuestos