8 minutos de lectura 3 febrero 2021

            Abuelo y su nieto en el exterior de su casa

Cómo los indicadores comunes pueden impulsar la creación de valor a largo plazo

Por Federico Linares

EY España, Presidente

De Cádiz. Pasión por la vela y por el rock. Innovación, transformación, liderazgo y propósito.

8 minutos de lectura 3 febrero 2021

El International Business Council del Foro Económico Mundial (WEF-IBC) ha propuesto un conjunto de métricas comunes para estimular la creación de valor sostenible. Es un paso positivo, si lo aprovechamos correctamente.

En resumen
  • El WEF-IBC, un grupo compuesto por 120 CEO globales, ha propuesto un conjunto de indicadores comunes para medir la creación de valor a largo plazo.
  • Las 21 métricas principales y las 34 métricas ampliadas permiten reportar datos sobre ESG consistentes y comparables en todas las industrias y geografías.
  • Estos indicadores pueden y deben usarse para ayudar a guiar la actual transición del mundo empresarial basado en un enfoque en el desempeño financiero a corto plazo a un nuevo esquema centrado en la creación de valor a largo plazo.

En el último año y medio, el International Business Council del Foro Económico Mundial (WEF-IBC), un grupo de 120 CEO globales, ha liderado una conversación sólida y prometedora entre un conjunto de compañías multinacionales, responsables de estándares e instituciones internacionales centradas en una sola prioridad: medir el crecimiento sostenible e inclusivo de una manera comparable y consistente. Como líderes empresariales, sabemos que dirigir una empresa de éxito requiere crear valor a largo plazo para todos los grupos de interés. Sin embargo, a diferencia de las normas para medir los resultados financieros, no existe un estándar establecido para medir la información no financiera y el valor que creamos para otros stakeholders más allá de los accionistas, información que a menudo se incluye en el reporting sobre asuntos medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG). De hecho, hay demasiadas formas de medir lo mismo y, para un mismo concepto o cuenta, podemos encontrar más de 600 marcos y miles de métricas. Esta dispersión impide comparar o analizar con precisión y, parafraseando a Peter Drucker, no puedes mejorar lo que no puedes medir.

Esta es una de las razones por las que el trabajo realizado por el FEM-IBC, apoyado por las big four, incluyendo EY, y el Banco de América, es tan importante.

Las métricas representan un gran paso hacia un estándar universal de informes de ESG que muestre claramente por qué es importante priorizar la creación de valor a largo. El desafío ahora es que todos comprendamos esta oportunidad.  

Las métricas representan un paso hacia un estándar de informes de ESG universal, que ofrece una visibilidad clara de por qué priorizar la creación de valor a largo plazo.

El desafío ahora es que todos comprendamos esa oportunidad.

Métricas: la creación de valor a largo plazo

En agosto de 2019, 181 directores generales, entre los que se encontraba Carmine Di Sibio, presidente y CEO de EY, firmaron su apoyo a la Declaración sobre el propósito de una corporación de la organización Business Roundtable, cuyo objetivo es crear valor a largo plazo para todos los stakeholders. La iniciativa de métricas comunes de WEF-IBC es una manera de hacernos responsables de este compromiso y permite que inversores y otras partes interesadas evalúen nuestro desempeño en este campo.

Por invitación del profesor Klaus Schwab, Presidente Ejecutivo del Foro Económico Mundial, y de Brian Moynihan, Presidente del Consejo Internacional de Negocios y Presidente y Director Ejecutivo del Banco de América, las cuatro grandes firmas de servicios profesionales hemos colaborado para identificar un conjunto universal de métricas que permitan la elaboración de informes de ESG comparables y consistentes en todas las geografías y sectores, a la vez que fomenten la convergencia hacia un estándar global para los informes no financieros. El documento "Measuring Stakeholder Capitalism: Toward Common Metrics and Consistent Reporting of Sustainable Value Creation", publicado en septiembre de 2020, identificó 21 métricas básicas y 34 ampliadas (derivadas de los organismos de normalización existentes, como SASB, GRI y TCFD). Esta iniciativa está diseñada para complementarse con los responsables de estándar que ya existen, no para reemplazarlos.

Propósito establecido: la empresa ha declarado el propósito por el cual una compañía propone soluciones a problemas económicos, ambientales y sociales

Composición del órgano de gobierno: composición del máximo órgano de gobierno y sus comités

Cuestiones importantes que afectan a las partes interesadas: temas importantes para las partes interesadas y la empresa, cómo se identificaron y cómo se involucró a todos los actores

Anticorrupción: formación anticorrupción, número/naturaleza de los incidentes e iniciativas/compromiso de las partes interesadas para combatirla

Asesoramiento ético protegido y mecanismos de generación de informes: mecanismos internos/externos para buscar asesoramiento y reportar inquietudes sobre el comportamiento ético/leal

Integración del riesgo y la oportunidad en el proceso de negocio: los principales riesgos de ESG a los que se enfrenta la empresa específicamente (incluidos los problemas económicos, ambientales y sociales materiales, como el cambio climático y la administración de datos), el apetito por los riesgos, el cambio en los riesgos a lo largo del tiempo y la respuesta a estos cambios

Diversidad e inclusión (%): porcentaje de empleados por categoría (grupo de edad, género y otros indicadores de diversidad)

Igualdad salarial (%): sueldo base/remuneración de cada categoría de empleados por ubicaciones significativas de operación para áreas prioritarias de igualdad

Nivel de salario (%): ratio del salario de nivel de entrada estándar por género en comparación con el salario mínimo local y la proporción de la compensación total anual del CEO a la media de la compensación total anual de sus empleados (excepto el CEO)

Riesgo de incidentes de trabajo infantil, forzado u obligatorio: operaciones y proveedores con riesgo significativo de incidentes de trabajo infantil, forzado u obligatorio

Salud y seguridad (%): número, tasa y tipo de fatalidades y lesiones relacionadas con el trabajo; acceso de los trabajadores a servicios médicos y de salud que no son de ocupación (incluido el alcance del acceso)

Formación proporcionada (#, $): horas promedio de capacitación por género y categoría de empleado; costo de capacitación/desarrollo por empleado a tiempo completo

Emisiones de GEI: para todos los GEI pertinentes, informe en (tCO2e) de las emisiones de Alcance 1 y 2 del Protocolo de GEI, y cálculo/informe de las emisiones materiales anteriores y posteriores (Alcance 3 del Protocolo de GEI) cuando sean materiales

Implementación de la TCFD: implementar completamente las recomendaciones de la TCFD, o si es necesario, revelar el calendario de implementación y el compromiso de establecer normas de GEI en línea con los objetivos del Acuerdo de París

Uso del suelo y sensibilidad ecológica: número y área de sitios propiedad, arrendados, administrados o adyacentes a áreas de biodiversidad clave (KBA) o protegidas

Consumo y extracción de agua en zonas con estrés hídrico: informe para la operación en la que el material, los litros de agua consumidos y el porcentaje de cada uno en regiones con estrés hídrico alto o extremadamente alto de base. Además, estimaciones e informes para toda la cadena de valor

Número absoluto y tasa de empleo: número y tasa de nuevas contrataciones y rotación de empleados por grupo de edad, género y otros indicadores de diversidad y región

Contribución económica: 1) Valor económico directo generado y distribuido (EVG&D), 2) ayuda financiera recibida del gobierno

Contribución a la inversión financiera: 1) Gastos de capital menos depreciación, 2) recompra de acciones, más pago de dividendos

Total de gastos de R&D ($): costes relacionados con R&D

Impuesto total pagado: impuesto global asumido por la empresa, incluidos los impuestos sobre la renta corporativa, los impuestos sobre la propiedad, el impuesto sobre el valor añadido (IVA) y otros impuestos sobre las ventas, los impuestos sobre la nómina pagados por el empleador y demás que constituyen costos para la empresa, por categoría de impuestos

Para las empresas que acaban de empezar a informar sobre las métricas ESG, estos indicadores ofrecen un buen punto de partida. Para aquellas con informes más sofisticados, las métricas pueden ofrecer la oportunidad de destacar dónde y cómo el enfoque de una empresa es distintivo, ambicioso y progresivo.

Además, todas las métricas son integrales para impulsar el valor a largo plazo a partir de pilares interconectados y alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 de las Naciones Unidas (ODS) : planeta, personas, prosperidad y principios de gobernanza. Un elemento central de la misión de esta iniciativa es la creencia de que cuando las empresas alinean sus objetivos con los objetivos de la sociedad, como los que establecen los ODS, toda la sociedad mejora.


            Gráfico 1

En esencia, las métricas están diseñadas para ayudar a guiar la transición de la comunidad empresarial desde un enfoque centrado en el rendimiento financiero a corto plazo, trimestre a trimestre, hacia un enfoque más amplio que gire en torno al valor a largo plazo a través de resultados que contemplen aspectos humanos, de consumo, sociales y financieros. En última instancia, estos indicadores proporcionan una forma tangible para que las empresas sirvan mejor a sus comunidades y se conviertan en motores de una prosperidad compartida.

Creemos que este nuevo enfoque es bueno para la sociedad, pero también es bueno para nuestras empresas. Existen evidencias crecientes que demuestran que la creación de valor a largo plazo no solo es lo "correcto" y lo que hay que hacer, sino que también tiene sentido financiero. Una investigación reciente de JUST Capital revela que las empresas que “han ido más allá” a la hora de apoyar a sus trabajadores durante 2020 superaron al mercado en términos de resultados financieros.

Creación de valor sostenible

La buena noticia es que, de momento, hay un movimiento de aceptación de lo que se denomina “stakeholder capitalism”, que nosotros traducimos como “capitalismo humanista”. Esta aceptación la encontramos en todos los niveles: los directivos y los Consejos de Administración saben que es importante hacer preguntas estratégicas y forjar una senda sostenible hacia el futuro, algo que los empleados y consumidores ya exigen. Al mismo tiempo, los inversores están poniendo dinero donde encuentran estrategias sostenibles. De este modo, los activos invertidos en fondos de ESG se están expandiendo rápidamente y las empresas preparadas para ofrecer valor a largo plazo disfrutan de menores costes de capital.

Llegados a este punto, ¿cómo encaja la adopción de estándares de reporting de ESG en la estrategia general a largo plazo de un líder empresarial? El proyecto de WEF-IBC ha llamado a la participación de expertos de diferentes funciones dentro de las organizaciones –incluyendo el CEO, el Director General de Sostenibilidad, el Director Financiero, el Director de Riesgo y el Director de Estrategia–, una señal de que la rendición de cuentas mediante indicadores de ESG es fundamental para la estrategia general, no marginal.

En todo caso, cabe señalar que si bien es importante dar el primer paso para adoptar las métricas ESG, también es relevante que estos directivos dediquen tiempo a revisar cómo sus compañías aportan valor a sus profesionales, clientes, comunidades y accionistas. De hecho, cada área de una compañía tiene un papel importante que desempeñar, pero la integración de los asuntos ESG en la estrategia corporativa supone una oportunidad para impulsar la diferenciación en la forma en la que el conjunto de la organización aporta valor a largo plazo a todos los stakeholders.

En EY partimos de una estrategia orientada a la creación de valor a largo plazo. Entendemos este enfoque como un proceso de tres pasos.

En primer lugar, alinear al equipo directivo y al Consejo de Administración con el propósito de crear valor a largo plazo para los profesionales, clientes, sociedad y accionistas. En segundo lugar, transformar la empresa para que cumpla su propósito y su estrategia de valor a largo plazo, evaluando e invirtiendo en capacidades empresariales para crear ese valor para todos los grupos de interés. Por último, demostrar el impacto y generar confianza a través de la medición, el reporting y la comunicación. Una estrategia eficaz de valor a largo plazo incorpora los aspectos ESG directamente en la forma de enfocar el negocio. Para ello, es clave contar con métricas como las impulsadas por el WEF-IBC, que permiten a las empresas comparar el rendimiento entre sectores y geografías.

Nuestra estrategia a largo plazo - "NextWave"- tiene como objetivo cumplir nuestro propósito de hacer que el mundo funcione mejor y crear valor a largo plazo para nuestros clientes, para nuestros profesionales y para la sociedad. Como parte de este compromiso, nos hacemos responsables y rendimos cuentas a través de un conjunto de métricas específicas para cada grupo de interés. De hecho, ya estamos integrando las métricas del WEF-IBC en nuestro reporting.

Adoptar para transformar

Esperamos que la creación y adopción de las métricas del WEF-IBC suponga un punto de inflexión en el cambio que el mundo está experimentando hacia un capitalismo más inclusivo, sostenible y orientado a los propósitos que generen valor sostenible. El nuevo marco de estándares representa una nueva “lente” a través de la cual podemos ver y medir la creación de valor mucho más allá del enfoque tradicional centrado solo en resultados a corto plazo y en informes puramente financieros. El nuevo modelo ya está contribuyendo a un cambio real en el ecosistema de la información y nos permitirá repensar lo que es el valor real, replantear nuestro futuro y construir un mundo mejor para todos.

Resumen

El proyecto y las métricas del WEF-IBC representan una base y un peldaño hacia una norma universal de información ESG. El fuerte apoyo que ha recibido el proyecto y las medidas adoptadas por el sector privado para adoptar las métricas reflejan el consenso emergente de que el valor a largo plazo se crea sirviendo a los intereses de todas las partes involucradas, no sólo de los accionistas.

Acerca de este artículo

Por Federico Linares

EY España, Presidente

De Cádiz. Pasión por la vela y por el rock. Innovación, transformación, liderazgo y propósito.