Nota de Prensa

10 diciembre 2020 Madrid, ES

Las valoraciones de las medtech aumentaron un 50% con respecto a enero de 2019

Se prevé una oleada de adquisiciones por parte de los grandes del sector

Contacto de prensa
Carlos López Abadía

EY España, Comunicación Externa: Sectores y Oficinas

Periodista con más de veinte años de experiencia en la información económica, la comunicación corporativa y la digital. Ahora, dedicado a compartir el conocimiento sectorial y regional de la Firma.

  • Después de tres años consecutivos de inversión récord de capital riesgo, la inversión total en el último año cayó un 22%, con una caída especialmente pronunciada en el segundo trimestre de 2020.
  • A pesar de la desaceleración económica, hay optimismo con respecto al futuro: el crecimiento de las inversiones en I+D y la confianza de los inversores indican un rápido repunte de las cifras del sector.
  • Respecto a OPV’s, el valor de las transacciones (3.200 millones de dólares), es el valor más alto registrado, si bien tres ofertas representan casi el 85% de esa cifra.
  • Aunque el sector logró en 2019 un crecimiento récord del 6,3%, la pandemia causó una caída de ingresos del 5% en el primer semestre de 2020.

La industria de la tecnología médica global, medtech, al igual que otras muchas, se ha visto afectada negativamente por la pandemia de la Covid-19. Si bien en 2019 la industria mostró un crecimiento récord, con ingresos que subieron un 6,3% (hasta los 407,2 mil millones de dólares), la realidad ha sido muy diferente en lo que llevamos de 2020. Según el informe Situación de la industria de la tecnología médica 2020 de EY, en la primera mitad de este año, aproximadamente dos tercios de los líderes del sector vieron caer sus ingresos en un 5%. A pesar de estas cifras, el sentir colectivo de la industria sigue siendo optimista: el crecimiento de las inversiones en I+D junto con la continua confianza de los inversores, deja entrever que esta industria experimentará un rápido repunte incluso a pesar de que algunas cifras clave del sector hayan bajado.

Los ingresos para estas compañías volverán, no hay duda sobre ello, y el crecimiento pasará por la aceleración de la telemedicina y la apuesta por las soluciones remotas.

Aunque las cifras no son buenas, nadie duda del papel que ha jugado esta industria en la crisis de la Covid-19. “Si bien el rendimiento financiero ha sido bajo, el impacto de esta industria durante el primer semestre de 2020 ha sido descomunal. Se han producido masivamente ventiladores, equipos de protección, de esterilización... El trabajo de la industria ha permitido que siguieran funcionando instalaciones médicas, que los pacientes siguieran recibiendo tratamiento en hospitales o en casa… al mismo tiempo que se ha colaborado con los sistemas de salud y con los Gobiernos y el público en general en esta batalla mundial por la salud “, afirma Baltasar Lobato, Socio responsable del sector de Heath y Life Sciences de EY.

La industria ha estado a la vanguardia de los esfuerzos para combatir los brotes, consolidando su reputación y mostrándose como una industria imprescindible en estos momentos.

Algunas cifras

El valor total de las fusiones y adquisiciones en la industria se desplomó un 60% entre julio de 2019 y junio de este año, pasando de 67,6 mil millones de dólares a 27,1 mil millones. Las valoraciones de medtech cayeron, como el mercado en general, tocando fondo a finales de marzo de este año. Sin embargo, a finales de agosto, estas valoraciones aumentaron un 50% en comparación con enero de 2019. En el medio-largo plazo, se prevé una oleada de adquisiciones por parte de los grandes actores del sector.

Otras cifras claves del informe de Situación de la industria de la tecnología médica 2020 de Ey son las siguientes:

  • Se recaudaron 35,6 mil millones a través de Deuda, la cantidad más alta desde 2014-2015.
  • Después de tres años consecutivos de inversión récord de capital riesgo, la inversión total para los últimos 12 meses cayó un 22%, siendo esta caída especialmente pronunciada en el segundo trimestre de 2020.
  • Respecto a OPV’s, el valor de las transacciones (3.200 millones de dólares) es el valor más alto registrado si bien tres ofertas representan casi el 85% de esa cifra. Si consideramos el número total de transacciones, 14, fue el más bajo en una década. Respecto al rol jugado por la industria en la crisis de la Covid-19, en agosto 2020 había en el mercado (o en fase de desarrollo) 448 pruebas diagnósticas relacionadas con el coronavirus: 219 provenían de fabricantes estadounidenses y 187 de Europa. A fecha de cierre de este informe existen 734 medicamentos y vacunas en desarrollo contra el coronavirus (190 son vacunas). Entre éstas últimas, 152 están en fase preclínico y 8 están en la fase III.

Desafíos y oportunidades

El coronavirus ha obligado a la industria a ir más allá de las normas y a establecer colaboraciones con otros actores hasta ese momento no explorados, para poder así superar desafíos críticos. Muchos sectores de la industria experimentaron pérdidas, pero algunos, como el área de diagnóstico, por ejemplo, generó mayores ingresos. Lo que es indudable es que la crisis de la Covid-19 pone al sector en una encrucijada, pero también supone una oportunidad ya que la situación actual indica el camino hacia dónde dirigirse para seguir creciendo.

Ese camino pasa por la necesidad de disponer de modelos comerciales preparados, por fortalecer las cadenas de suministro y por acelerar la tecnología y los procesos digitales. De hecho, la industria de la tecnología médica se encuentra en una excelente posición para marcar el comienzo de una nueva era de dispositivos digitales basados en datos integrados en un ecosistema de salud conectado. Como se ha demostrado en los primeros meses de este distópico año, las tecnologías digitales son claves para permitir el cambio hacia modelos de atención remota, uno de los servicios más demandados durante la pandemia.

A más largo plazo, será imprescindible que la industria trabaje la transparencia y resiliencia en las operaciones de la cadena de suministro. Por otra parte, una mayor colaboración, tanto con competidores como con clientes, basada en datos, puede suponer posibilidades de crecimiento futuro. El big data, en definitiva, tendrán mucho que ver en la transformación de las medtech y del ecosistema de atención médica en general.