Nota de Prensa

30 marzo 2021

Los directivos reajustan su estrategia y apuestan por el M&A y la inversión para salir de la crisis

Contacto de prensa
Carlos López Abadía

EY España, Comunicación Externa: Sectores y Oficinas

Periodista con más de veinte años de experiencia en la información económica, la comunicación corporativa y la digital. Ahora, dedicado a compartir el conocimiento sectorial y regional de la Firma.

  • El 22% de los directivos consultados espera recuperar los niveles de rentabilidad en 2021 y el 44% en 2022
  • El gran interés en las fusiones y adquisiciones hace que el 65% de los encuestados busque activos transfronterizos.

Después de un año sin precedentes por la Covid-19, los directivos consultados se muestran dispuestos a reactivar su estrategia de fusiones y adquisiciones e inversiones para seguir creciendo en este entorno. El informe Global Capital Confidence Barometer de EY, que recoge la opinión de más de 2.500 directivos de 52 países, incluido España, registra en su 23ª edición una mejoría en las perspectivas de crecimiento de las empresas con respecto al informe anterior, publicado en marzo de 2020. Así, el 22% de los directivos entrevistados espera recuperar los niveles de rentabilidad previos a la pandemia este mismo año, mientras que el 44% sitúa este hito en 2022.

A la hora de elegir zonas geográficas para invertir, el 39% elegiría Europa como la región con mejores perspectivas y oportunidades de crecimiento para los próximos tres años, el 30% optaría por Asia-Pacífico y el 24% por América.

“Después de haber vivido uno de los años con mayor volatilidad de los últimos tiempos, el apetito por realizar operaciones corporativas en España ha vuelvo con fuerza, especialmente en sectores resilientes que han sido capaces de adaptarse a la situación actual. Alimentación, salud, tecnología, energía e infraestructuras son los que están concentrando mayor interés, especialmente por el capital privado. El escenario para este año sigue siendo muy favorable para las fusiones y adquisiciones debido a la abundante liquidez y a unos tipos de interés bajos”, explica Juan López del Alcázar, Socio responsable del área de Strategy & Transactions de EY en España.

Entre los factores que ponen en riesgo las perspectivas de crecimiento, el impacto de la pandemia sigue siendo la principal amenaza para los ejecutivos que respondieron a la encuesta, seguido del cambiante entorno económico mundial (19%) y el cambio climático (14%). Además, los desafíos geopolíticos a los que nos enfrentamos han obligado al 81% a modificar sus planes estratégicos de inversión en el último año; retrasando una operación ya planificada, según el 64%, o desistiendo de ella, en el caso del 36% de los directivos consultados.

Sobre las inversiones previstas para 2020, un 86% afirma que tuvo que revisar su cartera de operaciones. En ese grupo, dos tercios de los directivos aseguran que no fue una iniciativa planificada sino una respuesta directa a los acontecimientos derivados de la pandemia.

Crecimiento a través de fusiones y adquisiciones

A pesar del colapso de las fusiones y adquisiciones en la primera mitad del año, las operaciones realizadas en 2020 registraron su valor más alto en la segunda mitad con 2,32 billones de dólares. Además, las transacciones crecieron en un 123% entre el primer y el segundo semestre de 2020. Casi la mitad de los directivos consultados (un 49%) planea seguir realizando operaciones en los próximos doce meses y casi dos tercios confía en poder adquirir activos transfronterizos.

Los ejecutivos consideran las fusiones y adquisiciones como una vía para desarrollar la resiliencia en sus empresas y una forma de contrarrestar la creciente preocupación sobre aranceles y flujos comerciales, según el 26%. Además, la adquisición de tecnología, talento, así como la capacidad para producir nuevos productos o adquirir startup innovadoras son otras de las opciones que plantea el 25% de los consultados. 

Se espera que la presión por los activos siga siendo intensa: un 80% de los entrevistados anticipa una mayor competencia y un 67% espera que ésta proceda del capital privado. Sobre los planes de inversión, la principal prioridad estratégica de los ejecutivos es mitigar el impacto a largo plazo de la desaceleración económica (22%). Tras la pandemia, el 63% planea aumentar la inversión en tecnología y capacitación digital, mientras que un 57% impulsará la inversión en su relación con el cliente.