Nota de Prensa

1 octubre 2021

Las empresas familiares españolas ganan presencia durante la pandemia en el Top 500 mundial

Mercadona, Inditex y El Corte Inglés se mantienen en el Top 100 del índice, elaborado por EY y la Universidad de St. Gallen (Suiza)

Contacto de prensa
Carlos López Abadía

EY España, Comunicación Externa: Sectores y Oficinas

Periodista con más de veinte años de experiencia en la información económica, la comunicación corporativa y la digital. Ahora, dedicado a compartir el conocimiento sectorial y regional de la Firma.

  • Grifols, Barceló, Catalana Occidente y Globalia entran por primera vez en el ranking de los 500 mayores ‘family business’ de todo el mundo
  • Gestamp, Acciona, Ferrovial, Prosegur, Grupo Antolín y Técnicas Reunidas completan la lista de empresas españolas en el índice
  • Europa se consolida como la región con mayor número de empresas familiares (236) mientras que Estados Unidos es el país con mayor cantidad (119)

A pesar de la pandemia y la crisis económica derivada de la situación epidemiológica, las empresas familiares españolas han demostrado resiliencia y han conseguido seguir ganando presencia en el Índice mundial de empresas familiares de 2021 que elabora la Universidad de St. Gallen y EY. En total, hasta 13 compañías de nuestro país han entrado en este ranking, tres más que hace dos años.

Este índice sitúa de nuevo a Mercadona, Inditex y El Corte Inglés entre las 100 compañías familiares con mayor facturación del mundo. Junto a las empresas españolas se encuentran también Gestamp, Acciona, Ferrovial, Grifols, Barceló, Prosegur, Grupo Antolín, Globalia y Técnicas Reunidas. En conjunto, estas 13 compañías presentan una facturación total de 134.000 millones de dólares y cuentan con 752.892 empleados.

Las 500 empresas familiares más grandes del mundo generaron 7,2 billones de dólares en facturación, empleando a 24,1 millones de personas en 45 jurisdicciones. Europa sigue siendo una ubicación preferente para este tipo de compañías con casi la mitad de las mismas radicadas en la región y América un tercio. Por países, Estados Unidos es el que ostenta el mayor número de empresas familiares (119 o el 24%), seguido de Alemania con un 16%. Asia es el hogar de tres de las veinte principales empresas, así como la empresa familiar más antigua del Índice: Takenaka Corporation con más de 400 años de antigüedad en Japón.

Aunque las empresas familiares, especialmente las del sector de la hostelería y el turismo, han sentido los efectos de la pandemia, muchas aprovecharon la oportunidad para reorganizarse y adaptarse. Varias compañías cambiaron sus capacidades de fabricación para desarrollar artículos esenciales como protectores faciales y ventiladores, mientras otras proporcionaron apoyo financiero a otros negocios, mostrando su compromiso con la innovación y la responsabilidad social. En particular, las empresas familiares de consumo superaron el reto y llegando a emplear de media a 56.150 personas.

Los factores ambientales, social y de gobierno corporativo, así como las políticas de diversidad e inclusión se van abriendo paso también entre las empresas familiares. Según los datos recabados, los miembros del Consejo de este tipo de compañías tienen de media 61 años, y el 80% de las empresas del Índice no tienen en este órgano a miembros de la familia menores de 40 años. Además, la proporción de empresas con mujeres de la familia en los consejos de administración alcanza el 31% en 2021. Solo el 5% (27) de las empresas familiares en el Índice tienen a mujeres en el puesto de CEO, un dato similar al 8% (41) de las empresas del ranking Fortune Global 500.

Analizando los compromisos ESG, las empresas familiares están trabajando para lograr nuevos objetivos. El 53% de las empresas del Índice están informando formalmente sobre sus métricas y objetivos ESG. La mitad de ellas (51%) proceden de EMEIA, el 30% de América y el 19% de la región Asia-Pacífico.

En palabras de David Ruiz Rosso, socio responsable de Empresa Familiar de EY: “Las empresas familiares están demostrado una increíble resiliencia durante la pandemia y son un extraordinario ejemplo de la necesidad de contar con más organizaciones que apuesten por la creación de valor a largo plazo, desarrollando el talento y comprometiéndose con los factores ESG”.