3 minutos de lectura 26 abr 2019
Reunión del Comité de Auditoría

Cómo los comités de auditoría pueden mejorar el rendimiento de las empresas privadas

3 minutos de lectura 26 abr 2019

Mostrar recursos

Incorporar el comité de auditoría a un negocio puede ser una forma de demostrar transparencia, comportamiento financiero ético y buena gestión empresarial.

Durante mucho tiempo, las grandes empresas que cotizan en bolsa han sido el centro de atención de los inversionistas y de los medios de todo el mundo. El tamaño y la influencia de estas empresas se consideran a menudo como un punto de referencia para la salud de los mercados financieros e industriales del mundo y, por lo tanto, su rendimiento es objeto de un escrutinio exhaustivo.

Se ha aceptado, pero a menudo subestimado, que las empresas privadas — las que son de propiedad familiar, gestionadas por sus fundadores, respaldadas por private equity, o que simplemente no cotizan en bolsa — pueden apoyar a las economías de una manera sólida, mientras que muchas veces, sus pares que cotizan en bolsa no pueden. Si bien las empresas privadas internacionales se ven afectadas por las mismas fuerzas del mercado que las empresas que cotizan en bolsa, hay algunas que son más especializadas o más localizadas y que, por lo tanto, pueden ser aisladas de lo peor del cambio económico mundial.

Muchos mercados globales se encuentran actualmente en un período de crecimiento, sin embargo guerras comerciales internacionales están estallando y el desempeño corporativo en muchos sectores no es lo que ha sido en el pasado. Esto ha llevado a muchos gobiernos a ofrecer un apoyo renovado a las empresas privadas como principales impulsores del crecimiento. Existe un gran interés en empresas de private equity o venture capital y en start-ups ya que se perciben como vehículos de rápido crecimiento, así como defensores de la innovación en general. Aunque es agradable tener esta atención, también hay un interés público más cercano y una investigación más amplia de las prácticas que se utilizan para administrar sus negocios.

Quienes crean o dirigen empresas privadas son expertos en su campo, pero a veces no se centran en el gobierno financiero y en la gestión de riesgos. Por eso, contar con un comité de auditoría es una forma de abordar dicha problemática. Es algo que las empresas privadas pueden no haber considerado seriamente pero deberían haberlo hecho.

En lugar de limitar el desempeño de una empresa, se ha demostrado que los comités de auditoría mejoran el rigor de las medidas de gobierno, protegen el crecimiento actual y futuro; y fomentan la transparencia a través de la independencia.

Sin importar cuáles sean las ambiciones, siempre será importante tener una visión independiente y coherente de la salud de la empresa.

Mejorar el gobierno corporativo

Los comités de auditoría pueden proporcionar confianza a los directivos internamente y a los stakeholders externos ofreciendo un apoyo coherente a la junta directiva mediante la evaluación independiente del gobierno financiero y la gestión de riesgos de la empresa.

Proteger el crecimiento

El crecimiento es esencial para todas las empresas, pero debe ser controlado y sostenible. Un comité de auditoría puede dar a la dirección interna y a los inversionistas externos una mayor confianza en la estabilidad financiera de la empresa mediante controles internos eficaces y una supervisión de alto nivel de los potenciales riesgos.

Fomentar la independencia

Sin importar cuáles sean las ambiciones de la empresa — ya sea una Oferta Pública Inicial (OPI) u otras formas de inversión externa —, siempre será importante tener una visión independiente y coherente de la salud de la empresa. Prepararse para un escrutinio adicional adoptando de antemano las prácticas de las empresas que cotizan en bolsa tiene un valor que no se puede sobrestimar. Incluso si no se vislumbra una OPI como estrategia de salida, la mejora y el crecimiento ininterrumpidos de una empresa privada seguirán siendo importantes en la competencia por el market share.

Preparar el futuro

Este artículo no es una declaración definitiva de que todas las empresas privadas deberían tener un comité de auditoría. Es simplemente una adición a la discusión sobre el buen gobierno corporativo. Vivimos en un mundo que exige rendición de cuentas, una época en la que movimientos como el capitalismo ético, el examen de los bonos corporativos y el populismo están ganando fuerza. Aunque estas tres ideologías no están relacionadas de ninguna manera, todas exigen una mayor prueba de información y "control".

Añadir un comité de auditoría a un negocio privado puede ser una forma de demostrar transparencia, comportamiento financiero ético y buena gestión empresarial. Las start-ups no serán pequeñas para siempre, y cuando crezcan hasta un punto que atraiga el escrutinio del público y de los medios, sería práctico poder demostrar que se ha seguido un proceso financiero interno independiente durante años.

Resumen

Hoy en día, los equipos de finanzas tienen acceso a más datos que nunca. A fin de aprovechar el poder de esos datos para crear informes basados en valores, deben utilizar el poder de los últimos avances tecnológicos y generar confianza en sus análisis de datos. Esta transformación digital de la presentación de informes también requiere que los líderes financieros piensen de manera diferente sobre los perfiles de talento y los conjuntos de habilidades de las personas que reclutan para sus equipos.