8 minutos de lectura 30 may 2019
autopistas-red de carreteras

Por qué los estándares de información corporativa están empezando a converger.

Ian Mackintosh explica cómo el Diálogo de Informes Corporativos (CRD, por sus siglas en inglés) está tratando de impulsar una mejor alineación en los reportes a medida que aumenta la presión por incluir información no financiera.

H ace cinco años, en medio del creciente clamor por una mayor coherencia entre las estructuras de información corporativos y normas, el Consejo Internacional de Información Integrada tomó la valiente decisión de reunir a algunas de las principales organizaciones internacionales y los marcos estándar. Lanzado en junio de 2014, el Diálogo de informes corporativos (CRD) se concibió como un mecanismo global para fomentar la alineación entre los creadores de estándares y los desarrolladores de marcos que tienen una influencia internacional significativa en el panorama de los informes corporativos. *

Los primeros frutos de este diálogo han sido una declaración de principios comunes de materialidad, un mapa del panorama de la información y una posición común en apoyo de las recomendaciones del Grupo de Trabajo del Consejo de Estabilidad Financiera sobre Divulgaciones Financieras Relacionadas con el Clima (TCFD, por sus siglas en inglés).

El presidente de CRD, Ian Mackintosh, con sede en Australia, tiene mucho interés en abordar los acrónimos y estándares que han dificultado a las empresas la preparación de divulgaciones eficaces y coherentes que satisfagan las necesidades de información de los mercados de capitales y de la sociedad, en un momento en que la información no financiera está adquiriendo cada vez más importancia para la presentación de informes por parte de las empresas.

"Los usuarios y los inversionistas se están frustrando, ya que no saben qué normas seguir", dice Mackintosh. "La presión por el cambio viene del propio mercado."

Su misión es mejorar la coherencia e impulsar una mejor alineación en la presentación de informes corporativos. En él se reconoce explícitamente que los diferentes elementos del sistema de informes corporativos no funcionan tan armoniosamente como podrían hacerlo, con el resultado de que la información de las empresas corre el riesgo de perseguir objetivos contradictorios, con definiciones incoherentes y con objetivos poco claros.

*Los participantes en el CRD son CDP (anteriormente conocido como el Carbon Disclosure Project), el Climate Disclosure Standards Board, el Global Reporting Initiative, el IASB, el IIRC, la International Organisation for Standardisation y el Sustainability Accounting Standards Board. Financial Accounting Standards Board tiene la condición de observador.

  • Acerca de Ian Mackintosh

    Ian Mackintosh es el Presidente del CRD, que asumió el cargo en diciembre de 2016 después de haber ocupado el cargo de Vicepresidente del IASB durante cinco años. Tiene más de 30 años de experiencia en el establecimiento de normas contables nacionales e internacionales, con cargos ejecutivos, entre los que se incluyen el Director de Contabilidad de la Comisión Australiana de Valores e Inversiones (2000-2002) y el de Presidente del Consejo de Normas Contables del Reino Unido (precursor del Consejo de Información Financiera, 2004-2011). También tiene una amplia experiencia en el sector público, habiendo presidido tanto el Consejo Australiano de Normas Contables para el Sector Público como el Comité del Sector Público de la IFAC.

Proyecto de dos años

Pocos están en mejores condiciones para transmitir este mensaje. Ex Vicepresidente del Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB) y ex Director de Contabilidad de la Comisión Australiana de Valores e Inversiones, Mackintosh cuenta con más de 30 años de experiencia en el establecimiento de normas contables nacionales e internacionales.

Ahora dirige un proyecto de dos años centrado en impulsar una mejor alineación en el panorama de la información corporativa. Los participantes de CRD se han comprometido a impulsar una mejor alineación de los marcos de informes de sostenibilidad, así como de aquellos que promueven una mayor integración entre los informes financieros y no financieros.

El proyecto consta de dos partes. "El primero examina las propuestas de divulgación de la TCFD y trata de mapear cómo encajan con los marcos y métricas existentes, y estaremos reportando sobre esto en septiembre de este año", explica Mackintosh. "La segunda se refiere a los que establecen las normas y a los proveedores de marcos de trabajo, discutiendo lo que están haciendo, descubriendo lo que es similar y lo que es diferente, y descubriendo cómo podemos alinear y racionalizar mejor estas normas". Esta última parte del proyecto se presentará en septiembre de 2020.

Mackintosh dice que el grupo no es difícil de presidir. "Son positivos, están tratando de trabajar juntos. Sí, tienen sus propias prioridades y puntos de vista, pero nos reunimos para hablar de cuestiones comunes. Todo esto se hace sobre la base del consenso, y eso es un logro en sí mismo".

corporate reporting dialogue

El proceso no está necesariamente dirigido a alcanzar una respuesta definitiva sobre la alineación; más bien, se trata de preparar los pasos hacia una respuesta definitiva. Pero, ¿existe un hilo conductor que lleve a los diferentes organismos de normalización y proveedores de marcos de trabajo en la misma dirección? "Tener que satisfacer a todo el mundo no es una tarea fácil, y tendrá que haber un poco de toma y daca si queremos tener éxito", reconoce Mackintosh.

Incluso si el CDR lograra un acuerdo sobre el camino a seguir al final del proyecto de dos años, todavía podría llevar tiempo implementar cualquier cambio en la regulación real. Mackintosh señala que, a nivel mundial, existe muy poca regulación relacionada con la alineación de la información financiera y no financiera. Entre las excepciones notables se incluye el requisito de que las empresas constituidas en el Reino Unido publiquen un informe estratégico en el informe anual que cubra una revisión justa del negocio de la empresa y una descripción de los principales riesgos e incertidumbres a los que se enfrenta, y las directrices de gobierno corporativo de la Bolsa de Valores de Australia, que exigen que las empresas que cotizan en bolsa revelen el riesgo no financiero. "Ni siquiera la IASB tiene poderes regulatorios[en este sentido]", agrega.

Esto plantea nuevos interrogantes. ¿Cómo debe regularse la información no financiera y quién debe regularla? ¿Exigirían los reguladores que se estableciera un marco comparable para todos? De manera útil, la IASB cuenta con un conjunto de estándares para la presentación de reportes que examinan qué más se puede presentar además de la información financiera. Y, aunque las respuestas fáciles son esquivas, Mackintosh dice que el debate vale la pena, para que la gente piense por qué la información no financiera es importante.

Es muy posible que haya alguna resistencia. Cada vez que hay cambios, siempre recibes el mensaje de que no puedes hacer esto, es demasiado
Ian Mackintosh
Diálogo de informes corporativos (CRD)

Encontrando el ajuste

El enfoque inicial del CRD es poner orden en la presentación de información no financiera y determinar cómo encaja con la información financiera. "En ese momento, se puede empezar a examinar un informe anual que contenga esta información en un solo documento, que abarque tanto la información financiera como la no financiera", dice. "Uno complementa al otro."

Otra cuestión clave para el CRD es la materialidad. "Las empresas sólo deben informar sobre las cosas que son relevantes para ellas, no sólo tener una lista de cosas sobre las que informar", dice Mackintosh. "Tiene que ser relevante para la propia empresa, y eso se relaciona con la persona a la que se informa. La IASB, por ejemplo, informa para los proveedores de capital, mientras que la Global Reporting Initiative diría que está informando para la sociedad, de modo que se trata de una gama más amplia de usuarios".

Otro desafío que se avecina es el posible retroceso de las grandes empresas, que ya se están quejando de la "fatiga del reporte", según Mackintosh. "Es muy posible que haya alguna resistencia", dice. "Cada vez que hay cambios, siempre recibes el mensaje de que 'no puedes hacer esto, es demasiado'. Y a menudo, puede ser legítimo. Los que establecen las normas a veces requieren cosas que no son muy relevantes".

Forjar el consenso

En febrero de 2019, los participantes en el CRD publicaron un documento de posición sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDGs) - un plan de 17 objetivos ideado por las Naciones Unidas para lograr un futuro mejor y sostenible para todos - y el futuro de la información corporativa. El documento identifica cómo los informes corporativos pueden ilustrar qué SDGs son relevantes para el modelo de negocio de una empresa, permitiendo tanto a las empresas como a los inversores centrarse en aquellos SDGs con mayor probabilidad de afectar el rendimiento financiero.

"Es una buena base para comenzar el debate", dice Mackintosh. "Es un punto de partida para lo que podría ser reportado, lo que es relevante y lo que el costo-beneficio está relacionado con los SDGs."

Sin embargo, se critica que las cosas no van lo suficientemente rápido. "La gente viene a nosotros diciendo, ``¿No podrías hacer algo más rápido y con ramificaciones más amplias? Ese es otro desafío", dice Mackintosh.

Por lo tanto, ¿debería haber un solo organismo normativo mundial para la presentación de informes corporativos que incluya métricas de presentación de informes tanto financieros como no financieros? Mackintosh admite que simpatiza con ese punto de vista.

"Tienes que tener un sueño, como dijo el compositor. Si no tienes un sueño, ¿cómo vas a tener un sueño hecho realidad? En un mundo ideal, en un momento ideal, sí, esa es la forma en que personalmente me gustaría que las cosas salieran bien".

Sin embargo, dice que el CRD no ha impulsado deliberadamente una solución "global" debido a la preocupación de que disuadiría a la gente de participar en el diálogo. "No estoy tratando de coaccionar a la gente para que haga cosas que no creen que sean adecuadas, ni para ellos ni para el mercado en general", dice Mackintosh.

Además, cualquier racionalización de los encargados de la elaboración de normas podría resultar difícil de llevar a cabo. Muchas entidades pueden ser reacias a ser incluidas voluntariamente en una organización más grande.

"El cambio podría venir de abajo hacia arriba", predice Mackintosh. "Las organizaciones pueden decidir fusionarse si se miran bien unas a otras y sus objetivos. Ya han habido un par de fusiones que han reducido el mercado, y eso hace que sea más fácil dar pasos adicionales hacia la convergencia".

El hecho es que muchos observadores, tanto en el interior como en el exterior, están lejos de estar contentos con la situación actual y se preguntan por qué no se puede hacer algo. Mackintosh cree que la presión del mercado -tanto de los financiadores como de los inversores- acabará forjando un consenso, aunque éste no sea suficiente para lograr la plena integración.

"Pero no va a ser sencillo", concluye. "Estas organizaciones tienen un fundamento para lo que han hecho y no van a darlo a menos que se les asegure que lo que viene después es mejor que el status quo.

Los puntos de vista de terceros establecidos en este artículo no son necesariamente los puntos de vista de la organización global de EY o de sus firmas miembro. Además, deben considerarse en el contexto del tiempo en que se hicieron.

Resumen

Ian Mackintosh, Presidente del Diálogo de informes corporativos (CRD), explica por qué esa organización ha promovido un proyecto para explorar formas de impulsar un mejor alineamiento de los marcos de información sobre sostenibilidad, en particular los que integran información financiera y no financiera. Esto podría conducir eventualmente a cambios en la regulación, e incluso a la perspectiva de un único regulador global para la presentación de informes corporativos, pero Mackintosh reconoce que aún queda un largo camino por recorrer. Por ahora, la atención se centra en encontrar un terreno común entre los organismos que participan en los debates.