6 minutos de lectura 3 may 2019
Padre jugando con sus hijos en un coche eléctrico en casa.

Cómo liderar la carga en la infraestructura de los vehículos eléctricos financiados por la multitud.

6 minutos de lectura 3 may 2019

Mostrar recursos

Los vehículos eléctricos están ganando popularidad, pero la infraestructura de carga sigue atascada en el carril lento. ¿Es la propiedad compartida la respuesta?

Cuando hablamos del futuro de la movilidad, con demasiada frecuencia el coche es la estrella del espectáculo. Sin embargo, para ofrecer la visión prometida de un mundo en el que todos conduzcamos vehículos limpios, silenciosos y eficientes que sean eléctricos, estén conectados y sean cada vez más autónomos, el tema menos glamoroso, pero igualmente importante, de la carga de la infraestructura, también necesita que se le dedique tiempo en el centro de atención.

Así como los vehículos con motor de combustión interna requieren estaciones de servicio, los vehículos eléctricos (VE) también necesitan puntos de carga ubicuos—, ya sean privados o públicos. De hecho, se puede decir que son aún más críticos, ya que la recarga toma mucho más tiempo que el reabastecimiento de combustible, al menos con la tecnología y los precios actuales. Y un vehículo eléctrico con una batería agotada no puede ser rescatado simplemente inyectándole unas pocas unidades de electricidad desde un enchufe.

Se ha abordado en gran medida la pregunta de qué va primero—: los vehículos eléctricos o la infraestructura de carga.— La creación de una infraestructura de recarga es lo que precede a la adopción del vehículo eléctrico.

A medida que las ciudades se congestionan, debido al aumento de la urbanización y la vida vertical, la disponibilidad y accesibilidad de bienes inmuebles para la infraestructura de carga serán un gran obstáculo. Las colaboraciones y alianzas— entre operadores de puntos de carga, fabricantes de automóviles, empresas de servicios públicos, empresas de petróleo y gas y proveedores de bienes raíces— son una forma prudente de resolver este problema inmobiliario.

Más allá del sector inmobiliario

Después de la disponibilidad de espacio, una de las mayores necesidades de la industria es escalar rápidamente a una infraestructura de carga agnóstica fácil de usar, rápida y ampliamente disponible. Sin embargo, la realidad actual no podría estar más lejos de ese objetivo.

Se caracteriza por una cobertura geográficamente irregular e inadecuada, junto con una gama desconcertante de velocidades de carga, estándares, conectores, proveedores y métodos de pago. Esto es suficiente para hacer que el proceso de carga sea tan complicado y confuso que aleje a todos excepto a los clientes e inversores más entusiastas.

Aunque la cantidad mundial de puntos de carga alcanzó alrededor de 3,5 millones en el 2017, menos de 500.000 de ellos son cargadores  disponibles al público.  Sólo 112.000 son cargadores rápidos disponibles al público de 20 kW o más y tres cuartas partes de ellos se encuentran en China. La gran mayoría de los cargadores de todo el mundo son privados y lentos, inaccesibles para muchos de los usuarios y cada vez más obsoletos como consecuencia del aumento en la capacidad de la batería y de la demanda de los usuarios de tiempos de carga reducidos.

Gracias a una plétora de operadores que requieren cuentas diferentes y aplicaciones específicas, encontrar un punto público de carga rápida es un reto para la mayoría de los usuarios, al igual que pagar por usarlo. Por consiguiente, la mayor parte del proceso de carga se sigue haciendo en casa, lo que excluye la propiedad de los vehículos eléctricos a los residentes urbanos que viven en apartamentos, para los que, de otro modo, la opción más obvia sería el uso de vehículos eléctricos.

La creación de una infraestructura de carga es más una cuestión inmobiliaria o espacial que una cuestión de tecnología o financiación. 

Del mismo modo, muchos de los que disfrutan de la experiencia de conducir un vehículo eléctrico y están convencidos de los argumentos medioambientales siguen sin dar el salto por miedo a saber dónde, cuándo y cómo podrán cargar sus vehículos.

La situación para los posibles inversores no es más atractiva. Es una situación de gallina y huevo. En la actualidad, los grandes inversores se ven limitados por normas contradictorias, preocupaciones sobre el retorno de inversión y la incertidumbre de realizar grandes inversiones independientes en un campo tan heterogéneo.

La propiedad compartida de la infraestructura de recarga es una forma de desbloquear la inversión y poner en marcha el salto necesario hacia la escala y la ubicuidad. La infraestructura de recarga debe seguir el ejemplo de las propias redes eléctricas, las cuales son de propiedad privada pero accesibles al público.

La organización de EY ofrece una plataforma habilitada con Blockchain, Tesseract, que proporciona propiedad compartida mediante el empleo de contratos inteligentes. Los inversionistas pueden mancomunar recursos y comprometer tanto o tan poco capital como deseen, con la seguridad de que el Blockchain de Tesseract puede compartir todos los retornos de manera adecuada. También puede permitir a los inversores individuales adaptar los perfiles de rentabilidad a sus propias necesidades, ya sea descontado por adelantado a cambio de más cantidad en el futuro, o de forma consistente en todo momento.

Un enfoque compartido

La propiedad compartida es un enfoque ascendente en lugar de descendente que también tiene la ventaja de abrir la inversión en infraestructura de carga a una gama mucho más amplia de partes interesadas, no sólo a las que tienen más recursos. Los empleadores podrían mancomunar recursos para construir puntos de cobro para sus colaboradores, las autoridades municipales podrían combinar sus fuerzas con las de los fabricantes de equipos originales y las empresas locales para hacer lo mismo. Incluso grupos de particulares podrían reunirse y co-financiar puntos de cobro para su propia calle, pueblo o ciudad.

Los inversores también pueden optar por obtener sus beneficios parcial o totalmente en especie; —por ejemplo, los inversores más pequeños o los grupos de empleadores pueden obtener los suyos en forma de cargas gratuitas. La infraestructura de carga de propiedad compartida podría desempeñar un papel en la nueva red inteligente que surgirá a medida que la descarbonización y la electrificación nos acerquen hacia un ecosistema energético descentralizado.

Al fomentar el desarrollo local impulsado por la demanda local, la infraestructura de propiedad compartida facilitaría la expansión simultánea del proceso de carga en las grandes ciudades, que podrían unirse a las redes regionales y nacionales de colaboración más amplias. Las redes de propiedad compartida también ayudarían a simplificar la experiencia del usuario, proporcionando puntos de carga agnósticos capaces de servir a todos o a la mayoría de los vehículos eléctricos, independientemente del fabricante o de la norma.

La industria está reconociendo el reto y el potencial de unir fuerzas para afrontarlo. Los fabricantes de automóviles están dando prioridad al lanzamiento de nuevos vehículos eléctricos junto con la infraestructura de recarga, las compañías eléctricas están buscando una mayor expansión de las redes de recarga, y las grandes petroleras —anticipando la disminución de los ingresos — están invirtiendo y adquiriendo proveedores de recarga.

Disponibilidad del cargador

75%

de los 112.000 cargadores rápidos disponibles al público (a partir de 20 kW) se encuentran en China.

Varios grandes fabricantes de automóviles están colaborando en el proyecto Ionity para instalar unos 400 cargadores rápidos públicos en las principales rutas de Europa.CHAdeMO es una colaboración intersectorial aún más ambiciosa en la que participan los fabricantes de equipos originales, las autoridades municipales y las empresas eléctricas. Hasta la fecha ha instalado más de 22.000 cargadores rápidos de corriente directa en Asia, Europa, Japón y Norteamérica, lo que la convierte en la red de carga rápida de corriente directa más grande del mundo. 3 

Estas iniciativas son un paso en la dirección correcta en términos de aumentar la escala y la velocidad de la carga. Sin embargo, no ofrecen la mayor escala y velocidad posible. Creemos que esto sólo se logrará haciendo que la infraestructura de recarga sea accesible al mayor número posible de inversores mixtos, a través de la propiedad compartida y de perfiles de rendimiento personalizados.

EY Tesseract no es la única plataforma disponible, pero ya estamos en conversación con las autoridades locales y los fabricantes sobre proyectos de cobro de propiedad compartida. Tesseract también está pilotado con éxito por los fabricantes y empresas de alquiler de automóviles, entre otras organizaciones.

Es posible que los puntos de carga nunca sean capaces de igualar el glamour y el atractivo de los vehículos eléctricos más recientes pero sin la inversión para construir más de ellos en los lugares donde más se necesitan, las decisiones de compra siempre se verán empañadas por las dificultades prácticas de dónde, cuándo y cómo conectarse.

Resumen

Es posible que los puntos de carga nunca sean capaces de igualar el glamour y el atractivo de los vehículos eléctricos más recientes pero sin la inversión para construir más de ellos en los lugares donde más se necesitan, las decisiones de compra siempre se verán empañadas por las dificultades prácticas de dónde, cuándo y cómo conectarse.

Acerca de este artículo