6 minutos de lectura 22 jun 2021

            viajero mirando el paisaje al atardecer

Cómo la resiliencia en la gestión de riesgos es la nueva prioridad de los bancos

Autores
Jan Bellens

EY Global Banking & Capital Markets Sector Leader

Líder apasionado de la innovación en los servicios financieros, especialmente en los mercados emergentes. Ciudadano global. Un viajero entusiasta.

Mark Watson

EY Americas FSO Board Matters Deputy Leader

Enfocado en ayudar a las empresas de servicios financieros a ser resilientes y bien gobernadas. Apasionado por una política pública sólida. Ávido cinéfilo. Fanático de la música electrónica. Orgulloso angloamericano.

6 minutos de lectura 22 jun 2021

La 11° encuesta anual de EY/IIF sobre la gestión del riesgo bancario global muestra que COVID-19 ha expuesto lo que realmente significa la resiliencia para los bancos hoy en día.

En resumen

  • COVID-19 ha demostrado la importancia de la resiliencia en todos los aspectos de la banca.
  • Atraer a los mejores talentos y equipar a los equipos de riesgo de los bancos con la tecnología necesaria para obtener información relevante es la clave del éxito futuro.
  • Los bancos tendrán que seguir manteniendo un alto nivel de resiliencia para soportar los continuos cambios y disrupciones.

Mientras la pandemia de COVID-19 empieza a remitir en algunos países, los bancos reflexionan sobre el impacto de la crisis sanitaria global en sus instituciones. La undécima encuesta anual de EY/IIF sobre la gestión del riesgo bancario global muestra que muchos miembros del sector están gratamente sorprendidos de lo bien que han afrontado sus organizaciones. Desde la implementación de mandatos generalizados de trabajo a distancia para los empleados, hasta las rigurosas exigencias a los sistemas tecnológicos que antes no se probaban en circunstancias tan extremas, los bancos se las han arreglado a través de un entorno prolongado de pruebas de estrés en vivo para proporcionar continuamente a los clientes el acceso a los productos y servicios.

En los últimos 18 meses, la resiliencia en las dimensiones de riesgo existentes y nuevas se ha convertido en una característica definitoria del éxito a largo plazo de los bancos en todo el mundo. La resiliencia financiera y operativa se puso a prueba de forma rigurosa, pero el esfuerzo de los bancos durante una década para construir un capital y una liquidez mayores y de mayor calidad colocó a los bancos en una posición fuerte al entrar en la pandemia. La necesidad de una mayor resiliencia tecnológica surgió como resultado de la gran aceleración de los movimientos de transformación digital, al igual que la resiliencia de la fuerza laboral, ya que los bancos prestan más atención al bienestar de los empleados. Al mismo tiempo, la resiliencia social y medioambiental elevó la atención de los bancos a la necesidad de prestar más atención a la diversidad y la equidad en la sociedad, así como al impacto del cambio climático.

La buena noticia es que la mayoría de los bancos han afrontado bien la crisis y tienen una gran oportunidad de innovar para mejorar la resiliencia y el crecimiento futuro.
Jan Bellens
EY Global Banking & Capital Markets Sector Leader

Sin embargo, nada de esto ocurrió por casualidad. Las importantes inversiones realizadas por los bancos para hacer más resilientes sus negocios principales ayudaron a muchos a soportar los peores efectos de la pandemia y están impulsando la continuación de este enfoque.

Es vital que los bancos sigan siendo resilientes. Aparte de COVID-19, está claro que los bancos tendrán que enfrentarse a una disrupción y un cambio persistentes y dinámicos, no sólo hoy, sino también mañana y en el futuro. De hecho, nos encontramos en un periodo de disrupciones y cambios continuos. Uno de los mayores riesgos en la mente de los gestores de riesgos es el cambio climático. La idea de que es un problema que pertenece únicamente a los sectores que emiten grandes cantidades de carbono se ha acabado. Por el contrario, el 49% de los directores de riesgos (CRO, por sus siglas en inglés) de los bancos lo reconocen como un riesgo principal que requiere su máxima atención. En general, uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan las juntas directivas y los equipos de riesgos de los bancos es cómo gestionar ese riesgo y ayudar a sus clientes a hacer la transición a una economía neta cero.

Hay tres áreas distintas que determinarán si los bancos tendrán éxito a la hora de enfrentarse a los acontecimientos importantes.

El cambio climático sube a la agenda de riesgos

49%

de los CROs consideran ahora el cambio climático como un riesgo principal que requiere su máxima atención en los próximos 12 meses.

¿La banca tiene talento?

En un período de cambio sostenido, la forma en que los bancos atraen a los mejores talentos a sus funciones de riesgo sigue siendo una de las principales prioridades de los CRO. Todos los bancos compiten con el atractivo de las grandes empresas tecnológicas y otras organizaciones digitales cuando intentan atraer a los mejores talentos en materia de datos y análisis a sus funciones de riesgo tradicionales.

La encuesta muestra que nueve de cada diez bancos esperan ampliar el conjunto de competencias en materia de riesgos dentro de sus instituciones, centrándose cada vez más en la necesidad de que los profesionales del riesgo comprendan mejor cómo aprovechar los datos. Para ello es fundamental la necesidad de implementar un entorno de trabajo más ágil e innovador. Integrando la función de riesgos con otros equipos del banco y explorando formas de trabajo más atractivas y creativas, los bancos pueden hacer mucho para impulsar la reputación del equipo de riesgos como un espacio divertido y creativo para trabajar. Si están bien integrados, pueden ser los que faciliten la innovación y el crecimiento.

Los bancos no sólo tienen que mejorar la forma en que compiten por los talentos de la gestión de riesgos, sino que deben hacerlo en el contexto de una demanda social más amplia de mayor diversidad e inclusión en sus filas. La promoción de los bancos como lugares de trabajo inclusivos y diversos requerirá un compromiso de alto nivel por parte de los dirigentes y los consejos de administración de los bancos. Vale la pena señalar que incluso si los bancos más grandes hacen esto bien, todavía hay miles de bancos más pequeños que pueden tener dificultades para competir por el talento. Esto podría dar lugar a que algunos bancos se queden atrás, lo que tendría graves implicaciones de riesgo para el sector en su conjunto o impulsaría una mayor consolidación. Aprovechar las nuevas reservas de talento para adquirir y retener a los mejores líderes significa que la batalla por el talento se convertirá en el centro de las prioridades de los bancos.

Si los datos son el nuevo petróleo, ¿cuáles son los riesgos?

Los datos son la materia prima más caliente de cualquier organización hoy en día. "Nuestra excesiva dependencia del petróleo, cuyos resultados vemos hoy, es una lección útil sobre cómo debemos utilizar los datos ahora y, en el futuro", dice Mark Watson, EY Americas Financial Services Managing Director and Board Matters Deputy Leader.

Durante la pandemia, las correlaciones históricas en las que se basan los modelos de gestión de riesgos resultaron inadecuadas. Esto hizo que los bancos aprovecharan fuentes de datos nuevas o alternativas (por ejemplo, datos de movilidad) para la gestión del riesgo. En general, casi el 50% de los bancos utilizaron nuevos conjuntos de datos y seguirán haciéndolo después de COVID-19, y más de una quinta parte consideró que esos conjuntos de datos eran tan informativos que están ampliando activamente los que utilizarán en el futuro.

Nuestra excesiva dependencia del petróleo, cuyos resultados vemos hoy, es una lección útil sobre cómo debemos utilizar los datos ahora y en el futuro.
Mark Watson
EY Americas FSO Board Matters Deputy Leader

Sin embargo, los bancos deben proteger estos datos y asegurarse de que sus fuentes son éticas. Puede que la pandemia haya aumentado rápidamente la dependencia de los clientes de los servicios y plataformas digitales, pero también ha modificado sus actitudes hacia la privacidad de los datos personales y ha alterado su comportamiento. La encuesta indica que más del 90% de los bancos reconocen esto, y la mayoría espera que surjan normas reguladoras adicionales para la protección de datos en los próximos meses.

La pandemia también arrojó luz sobre los obstáculos más amplios a los que se enfrentan los bancos con los datos.

En primer lugar, los bancos tienen un conjunto de incógnitas conocidas: los CRO reconocen que no tienen todos los datos que necesitan para tomar decisiones informadas y, en cambio, tienen que conformarse con lo que hay. Esto es especialmente relevante para sus programas de finanzas sostenibles y medio ambiente, social y gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés), donde los datos específicos aún no están disponibles o estandarizados.

En el caso de los informes sobre ESG, cada vez se pide más a los bancos que se comprometan públicamente a reducir su exposición a las industrias intensivas en carbono. Los datos son fundamentales para ayudar a estos bancos a comprender claramente la complejidad de sus cadenas de suministros de inversiones y cómo se vinculan con la economía real. La forma en que los bancos utilizan y comparten estos datos es cada vez más compleja, ya que los parámetros en torno a este tipo de informes cambian y la exposición de los bancos se vuelve más transparente a ojos del público.

En segundo lugar, hay toda una serie de incógnitas, lo que significa que los bancos aún no saben qué datos deben buscar y tener en sus sistemas. Para las funciones de riesgo de los bancos, se trata de un desafío cada vez mayor y aquí es donde la contratación de los mejores talentos para navegar por los nuevos entornos será crucial para mantener una fuerte resiliencia. Será necesario un pensamiento más creativo sobre los numerosos "y si" que los bancos tienen que considerar ahora en una economía global cada vez más conectada.

La tecnología acelera

El cambio tecnológico, que muchos suponían que tardaría años, se produjo en cambio en cuestión de semanas o meses durante la pandemia. El aumento de las tasas de adopción digital entre clientes de todas las edades y el éxito del trabajo a distancia son medidas valiosas de este éxito. Aprovechar esta oportunidad y mejorar la resiliencia tecnológica implicará la transición cuidadosa a la nube pública y gobernar los riesgos asociados con el uso a gran escala del aprendizaje automático (ML, por sus siglas en inglés) y la inteligencia artificial (IA).

Cuando se preguntaba por los presupuestos futuros en anteriores encuestas sobre riesgos de EY/IIF, la respuesta común era que el costo de la gestión de riesgos estaba subiendo. Pocos bancos, por no decir ninguno, habían encontrado la forma de mantener o mejorar la gestión de riesgos y, al mismo tiempo, reducir los costos. El hecho de que algunos bancos (29%) estén ahora trazando un camino para reducir los costos apunta directamente al mayor uso de la tecnología y los datos. Las tecnologías de riesgo y cumplimiento han ido madurando en los últimos años y, con más tecnologías competitivas en el mercado, los bancos tienen la oportunidad de evaluar cuáles son las más perspicaces y rentables.

La forma en que los CRO aprovechen la tecnología avanzada y el aumento de la automatización determinará si los bancos pueden operar de forma más eficiente y eficaz. Al invertir ahora en estas tecnologías, los bancos estarán en mejor posición para ofrecer información relevante para la toma de decisiones y adaptarse a las mayores cargas regulatorias en el futuro. La implementación del uso de tecnologías avanzadas tiene que hacerse con cuidado: los reguladores están planteando cada vez más preguntas sobre cómo los bancos gestionan los riesgos asociados con el aprendizaje automático y la IA, incluyendo la protección contra el uso de datos sesgados y la falta de atención a los riesgos de cumplimiento.

Los bancos se han dado cuenta de que es posible invertir en tecnología mientras dedican el resto de sus presupuestos a la dotación de personal y otras prioridades. Los avances tecnológicos no anulan la necesidad de contar con los mejores talentos; de hecho, hacen hincapié en conseguir el tipo de talento adecuado.

En general, la encuesta sobre riesgos muestra que el sector bancario es más resiliente de lo que quizás muchos creían. El sector ha demostrado que puede hacer mucho más, a gran velocidad, cuando lo necesita. El grado de resiliencia determinará si puede sobrevivir a los nuevos desafíos y aprovechar las nuevas oportunidades. Y el cruce entre el talento, los datos y la tecnología estará al frente de la capacidad de las organizaciones para prosperar durante la próxima década o más.

Resumen

El sector bancario ha salido mejor parado de lo esperado durante la pandemia de COVID-19. Sin embargo, la magnitud de la disrupción ha hecho que todas las instituciones financieras sean conscientes de la necesidad de reforzar sus niveles de resiliencia para prosperar en un entorno de cambio y disrupción continuos.

Acerca de este artículo

Autores
Jan Bellens

EY Global Banking & Capital Markets Sector Leader

Líder apasionado de la innovación en los servicios financieros, especialmente en los mercados emergentes. Ciudadano global. Un viajero entusiasta.

Mark Watson

EY Americas FSO Board Matters Deputy Leader

Enfocado en ayudar a las empresas de servicios financieros a ser resilientes y bien gobernadas. Apasionado por una política pública sólida. Ávido cinéfilo. Fanático de la música electrónica. Orgulloso angloamericano.