6 minutos de lectura 28 sep 2018
Preparación de la reunión en papel

10 cosas que deben saber sobre la transición al IBOR

La próxima eliminación del tipo de interés interbancario de los préstamos (IBOR) implica grandes cambios en los servicios financieros – pero pocas empresas están preparadas para ello.

Durante más de 40 años, las tasas de oferta interbancaria (IBOR por sus siglas en inglés), especialmente London Interbank Offered Rate (LIBOR), han sido un hecho cotidiano para la industria de servicios financieros globales. Han establecido la tasa de referencia para los préstamos sin garantía, apuntalando el comercio mundial de productos financieros, desde bonos y préstamos hasta derivados y valores respaldados por hipotecas.

Pero este mundo familiar se está volteando ahora.

Una serie de escándalos ha sellado el destino del que fuera el punto de referencia dominante del IBOR. En 2012, un grupo de bancos fueron acusados de manipular sus presentaciones IBOR durante la crisis financiera. A raíz de estos escándalos, la Financial Conduct Authority (FCA) del Reino Unido transfirió la supervisión del índice a la Intercontinental Exchange Benchmark Administration (IBA).

A pesar de las medidas adoptadas por la IBA para fortalecer el punto de referencia, la actual desaceleración de la actividad en los mercados de deuda no garantizada ha diluido la relevancia del IBOR – el LIBOR (London InterBank Offered Rate) a tres meses en dólares estadounidenses, el punto de referencia del IBOR más referenciado está respaldado por menos de mil millones de dólares en transacciones diarias.

Tanto el Reino Unido como los EE.UU. tienen previsto eliminar gradualmente el IBOR y pasar a un nuevo punto de referencia –conocido como tipos de referencia alternativos (ARR) – para finales de 2021. Muchos otros países están planeando hacer lo mismo.

Limpiadores de ventanas de ángulo bajo
(Chapter breaker)
1

Capítulo 1

¿Cómo cambiarán las finanzas globales con la transición?

Es probable que billones de dólares de deuda y productos derivados continúen haciendo referencia al IBOR después de 2021, pero los IBOR y los ARR son diferentes.

La transición de IBOR a ARR impactará el sistema financiero global de dos maneras críticas:

  • Está el reto de los contratos heredados. Mientras que las empresas se están alejando de los IBOR, billones de dólares de deuda y productos derivados continuarán haciendo referencia al índice después de la fecha límite de 2021.
  • Los ARR y los IBOR son claramente diferentes. Ningún ARR será equivalente al IBOR relacionado debido a las diferencias estructurales entre ambos. El IBOR respalda la deuda no garantizada y no colateralizada y continúa confiando en el buen juicio de los experimentados. Los ARR se basan en operaciones reales a un día y están asegurados por garantías reales.

Esta variación entre IBOR y ARR significa que el perfil de riesgo y la valoración de billones de dólares de los contratos financieros probablemente cambiará una vez que sean referenciados por las ARR. Para mitigar la incertidumbre, las empresas tendrán que determinar los márgenes apropiados que se aplicarán a los ARR antes de la transición, lo que requerirá la recalibración de una amplia gama de modelos financieros y de riesgo.

Esta transición exigirá un importante esfuerzo de transformación tanto por parte de las empresas de servicios financieros como de los participantes en el mercado con una amplia exposición, lo que traerá consigo una serie de retos en el camino.

Quitar el juego de torre de bloques
(Chapter breaker)
2

Capítulo 2

Comprender los desafíos de la transición IBOR

Mucho sigue siendo incierto, pero la inacción de las partes interesadas puede agravar los problemas a los que se enfrentan las empresas en su transición a los ARR.

La falta de preparación podría desencadenar la volatilidad del mercado. EY ha trazado un mapa de los 10 problemas más críticos a los que probablemente se enfrentan las empresas en transición a los ARR:

1. Incertidumbre normativa

Los reguladores ven la transición a la ARR como una iniciativa voluntaria y dirigida por la industria. La falta de una orientación regulatoria definitiva sobre la transición al IBOR puede ralentizar el avance, ya que los bancos consideran que "esperar y observar" es la estrategia más prudente. Esta inacción puede agravar aún más la situación debido a la acumulación de un mayor inventario de contratos heredados para la transición futura.

2. Operaciones y actualizaciones de tecnología

IBOR está ampliamente integrado en procesos de negocio y operativos, modelos de precios y de riesgo, modelos de datos y aplicaciones. Por ejemplo, los procesos de Precios de Transferencia de Fondos en los bancos comúnmente utilizan LIBOR como tasa base. Las empresas deberán identificar referencias a un IBOR en toda la organización, incluyendo la identificación y evaluación del impacto de la transición en los procesos, modelos y aplicaciones.

3. Recalibración de modelos

Los IBOR se utilizan como indicador aproximado del riesgo de tipo de interés general y del factor de descuento en la valoración, la modelación financiera y la modelación del riesgo. Como tal, será necesario desarrollar, recalibrar y revalidar una amplia gama de modelos como resultado de la transición a la ARR. La falta de una secuencia histórica y de asimetría en el momento de la transición entre productos y contratos vinculados puede dar lugar a riesgos adicionales para las empresas.

4. Liquidez retardada

La adopción del mercado y la liquidez de los derivados ARR serán hitos del plan de transición. Sin embargo, como es probable que el calendario de transición de los productos en efectivo se retrase con respecto a los derivados, también se retrasará la demanda de derivados ARR para cubrir el riesgo potencial de tipos de interés inherente a los préstamos y otros productos en efectivo. Del mismo modo, los ARR no califican actualmente como una tasa de referencia elegible para la contabilidad de coberturas, lo que puede amortiguar la demanda de derivados ARR en el corto plazo.

5. Renegociación de contratos existentes

Para los contratos a largo plazo, las empresas pueden necesitar renegociar el lenguaje del contrato para la transición de IBOR a ARR. A diferencia de los derivados, que se abordarán a granel mediante actualizaciones del lenguaje contractual estándar (protocolo), los productos en efectivo para usuarios finales corporativos y minoristas tienen una estandarización o protocolo limitados. Además, las empresas tendrán que actualizar el lenguaje alternativo de todos los contratos para abordar el riesgo potencial de suspensión del IBOR.

6. Resolución de disputas

La transición a ARR puede requerir la renegociación del margen debido a las diferencias entre LIBOR y ARR, tales como las primas de crédito y de plazo. Si un banco presenta su propio enfoque para redefinir el diferencial de sus instrumentos de tipo variable, las contrapartes pueden encontrarse en el extremo perdedor de la transición, lo que podría dar lugar a impugnaciones legales y daños a la reputación.

7. Falta de coordinación mundial

En lugar de utilizar una tasa similar para ambos tramos de un swap de divisas, como es el caso del IBOR, se utilizarán ARR diferentes para cada tramo de una transacción. Esta realidad podría dar lugar a una serie de problemas en los mercados de swap de divisas. Además, la falta de armonización en el calendario de transición a la tasa de crecimiento anual o en el calendario de publicación de las tasas diarias de crecimiento anual en las principales monedas probablemente impulsará nuevos desafíos.

8. Nueva guía contable 

El Consejo de Normas de Contabilidad Financiera (Financial Accounting Standards Board, FASB) emitió recientemente una guía sobre transacciones de derivados y de cobertura, y se han propuesto enmiendas a ASC 815 que añadirán SOFR como punto de referencia; se requerirá una guía similar en otras jurisdicciones. Los bancos deberán asegurarse de que los instrumentos, contratos y derivados vinculados a ARR que estén en condiciones de sustituir a los contratos vinculados a IBOR se reconozcan como coberturas elegibles de conformidad con las normas contables.

9. Falta de tarifas a plazo

Inicialmente, la mayoría de los ARR serán únicamente a un día, lo que significa que las tasas a plazo tendrán que ser calibradas con base en las transacciones en el mercado de derivados. Para facilitar la transición oportuna y fluida de los productos en efectivo, es necesario acelerar la definición de las tasas a plazo para la tasa de crecimiento anual.

10. Un futuro incierto

Algunos reguladores, administradores de referencia y participantes en el mercado han insinuado la posibilidad de que el IBOR esté disponible para determinadas divisas y tenores más allá de 2021. La falta de claridad sobre el futuro del IBOR es un obstáculo clave para la rápida movilización de las actividades de transición y también puede conducir a la fragmentación de la liquidez de los derivados debido a la multiplicidad de tipos de referencia.

Caja de seguridad para llaves de mano
(Chapter breaker)
3

Capítulo 3

Asegurarse de que está listo para la transición

Aunque muchas empresas están preocupadas por la exposición al IBOR, pocas han comenzado a planificar para 2021.

El uso extensivo de IBOR en los mercados financieros hará que la transición hacia ARR sea una transformación significativa en toda la empresa. Y aunque el año 2021 pueda parecer lejano, los bancos necesitan movilizar sus esfuerzos de transición ahora, elevando este tema a la junta directiva y a la gerencia ejecutiva.

Hasta ahora, todo indica que las partes interesadas afectadas siguen sin estar preparadas y que la planificación inicial que requiere una transición tan compleja aún no se ha llevado a cabo.

En una encuesta global realizada en junio de 2018 por la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA, por sus siglas en inglés), el 87% de los encuestados están preocupados por la exposición de sus instituciones al IBOR. Pero solo el 11% confirmó que había comenzado a asignar presupuestos a la transición y el 12% a desarrollar un plan de proyecto preliminar.

Este enfoque de"esperar y ver" conlleva un gran riesgo – ya que el nivel de preparación inicial de las empresas dependerá en gran medida de lo bien que naveguen por este hito.

Para ayudarles a prepararse para el nuevo mundo post-IBOR, hemos identificado varios pasos que pueden facilitar la transición IBOR.

Resumen

El IBOR se estará eliminando paulatinamente a finales de 2021 en favor de las tasas de referencia alternativas (ARR). Muchas partes interesadas siguen sin estar preparadas para el cambio y necesitan movilizar ahora sus esfuerzos de transición.