5 minutos de lectura 20 mar 2020
Mountaineers at Western Cwm Solo Khumbu Everest Nepal

Por qué las empresas deben planificar la volatilidad geopolítica y el reequilibrio global

Autores
Jon Shames

EY Global Geostrategic Business Group Leader

Ayudar a las empresas a comprender las implicaciones de la geopolítica. 35 años en EY. Jugador de tenis competitivo. Amante de las artes y los viajes. Padre, esposo e hijo.

Mary Cline

Director, Geostrategic Business Group

Intrepida estratega de negocios y política. Apasionada por conectar los puntos entre la política, la economía y los negocios. Comprometida con la entrega de conocimientos sobre los desafíos globales críticos.

Courtney Rickert McCaffrey

EY Global Geostrategic Business Group Insights Leader

Analista geopolítica y estratega. Metodóloga creativa. Orgullosa feminista. Apasionada por generar ideas para ayudar a los ejecutivos a tomar decisiones mejor informadas.

Kyle Lawless

Associate Director, Global Public Policy, Ernst & Young LLP

Ayudando a EY a navegar por la complejidad de operar en todo el mundo. Innovador. Intrapreneur. Creyente en el poder de los negocios, los gobiernos y las sociedades para resolver los desafíos globales. CrossFitter.

5 minutos de lectura 20 mar 2020

Las perspectivas geopolíticas para el año 2020 y más allá estarán determinadas por cuatro fuerzas primarias de disrupción, tanto a nivel mundial como regional.

Volátil. Impredecible. Desafiante. Estas son solo algunas de las palabras que los líderes de negocios usan para describir el actual ambiente político en una reciente encuesta que realizamos. Más de la mitad de los encuestados nos dijeron que el efecto del riesgo político en su empresa es mayor que hace dos años. Para las grandes empresas con ingresos anuales de más de 20 billones de dólares, el 72% dijo que los riesgos políticos son más altos.

¿Cómo pueden los ejecutivos avanzar ante esta volatilidad geopolítica? Yendo detrás de los titulares y teniendo en cuenta lo que llamamos las "fuerzas primarias de disrupción". Aunque estas cuatro fuerzas han existido durante milenios, ahora están evolucionando a gran velocidad, interconectadas y de forma compleja. Las perspectivas geopolíticas para 2020 y después estarán determinadas por estas fuerzas — tanto a nivel mundial como regional.

1. Globalización: Surgimiento de un nuevo regionalismo

Se está produciendo un cambio acelerado de una globalización en constante expansión hacia una creciente regionalización de los sistemas económicos y políticos mundiales. Por una parte, el nuevo regionalismo refleja la continuación de la integración económica transfronteriza. Obsérvese que Asia oriental se está convirtiendo en un motor de la regionalización — primero con el Tratado de Asociación Transpacífico (CPTPP por sus siglas en inglés) y ahora con la Asociación Económica Integral Regional (RCEP por sus siglas en inglés). Por otra parte, el regionalismo representa la creciente fragmentación de la economía mundial en bloques más pequeños. El entorno comercial mundial se caracteriza cada vez más por la competencia y la rivalidad geoestratégica entre los tres grandes bloques económicos –liderados por Estados Unidos, China y la Unión Europea – que se imponen al sistema de comercio mundial basado en normas.

2. Tecnología: Aceleración de la competencia global

La cuarta revolución industrial promete ganancias a largo plazo en la productividad. La Inteligencia Artificial, las redes inalámbricas 5G y otras tecnologías digitales formarán la columna vertebral de la economía digital del siglo XXI. Sin embargo, estas tecnologías también aceleran la competencia geopolítica. Los gobiernos – con la ayuda de las empresas con sede dentro de sus fronteras – que tengan la capacidad de construir estas tecnologías cruciales estarán en condiciones de lograr la soberanía tecnológica y determinar las "reglas del camino" para la cooperación política y económica. De hecho, la tecnología abarca muchos aspectos de las tensiones que impregnan la relación entre Estados Unidos y China. China y los Estados Unidos están tratando de desenmarañar eficazmente los vínculos tecnológicos bilaterales mediante esfuerzos por prohibir la adquisición de los productos tecnológicos de la otra parte.

3. Demografía: El envejecimiento cataliza el reequilibrio global

La población mundial está envejeciendo, y la edad media mundial superará los 30 años por primera vez en 2020. Pero este envejecimiento no está distribuido equitativamente, y los riesgos para la estabilidad política interna están aumentando en los países con poblaciones extremadamente viejas o jóvenes. Europa, donde el 19% de sus residentes tienen 65 años de edad o más, es la región con la población más vieja con diferencia. En cambio, la región más joven del mundo es el África subsahariana, donde la edad media es de solo 18,7 años. El equilibrio geopolítico de poder se modificará cada vez más a favor de las economías con poblaciones en edad de trabajar sostenibles — si son capaces de integrar con éxito grandes poblaciones de jóvenes en la fuerza laboral. Sin esas políticas de apoyo, el aumento de la población juvenil aumenta el riesgo político.

4. Medio ambiente: Carrera contra reloj

El cambio climático se está convirtiendo en una carrera contra el tiempo para que los gobiernos, las empresas y la sociedad desarrollen soluciones que eviten que se materialicen las peores consecuencias de este riesgo mundial preeminente. El cambio climático es una problemática transnacional que requiere una respuesta política de colaboración a nivel mundial. Pero el reequilibrio mundial de un mundo unipolar a otro multipolar complica los esfuerzos para mitigar el cambio climático porque ningún país por sí solo puede liderar el mundo en esta cuestión. El cambio climático también tiene el potencial de causar corrientes migratorias en gran escala en el futuro, lo que podría aumentar la probabilidad de conflictos armados.

Fuerzas geopolíticas en un mundo de regiones

Estas fuerzas primarias se manifiestan de forma diferente en las distintas regiones del mundo, dando forma al entorno operativo de las empresas. Por ejemplo, mientras que muchas regiones se están volcando hacia el interior para promover el comercio y la inversión transfronterizos dentro de sus propias regiones, Eurasia está asumiendo su papel en la globalización como puente entre Asia y Europa. Además, la carrera por la soberanía en las tecnologías de 5G, la IA y otras tecnologías de la cuarta revolución industrial se está volviendo feroz en los mercados de todo el Asia oriental y el Pacífico, América del Norte y Europa. Las normas tecnológicas – y las reglamentaciones que rigen su uso – podrían evolucionar de manera diferente en cada región. Las empresas tendrán que considerar la forma en que esas tendencias repercutirán en sus cadenas de suministros y operaciones mundiales.

Las empresas también deben tener en cuenta la demografía. Las poblaciones más antiguas y maduras de Europa, Japón y partes de Eurasia pueden limitar las oportunidades futuras de crecimiento, especialmente si los planes exigen la contratación de más trabajadores en el futuro. En cambio, el Asia meridional, el África subsahariana y el Oriente Medio y el África septentrional tienen grandes poblaciones jóvenes. Las empresas que entren o se expandan en estos mercados encontrarán mucha mano de obra. Pero es posible que necesiten trabajar en equipo con instituciones educativas locales y ayudar a los trabajadores más jóvenes a desarrollar las habilidades necesarias para la economía digital.

Aunque se trata de un fenómeno mundial, el cambio climático también tiene efectos diferentes según la geografía. Es probable que partes de Asia oriental y el Pacífico, el sur de Asia, África subsahariana y América Latina sean las más afectadas por el aumento de las temperaturas, la elevación del nivel del mar y las tormentas más intensas y frecuentes. Si bien las empresas deben abordar las preocupaciones relativas a la sostenibilidad en toda su huella mundial, las operaciones en esas regiones pueden requerir una atención especial para garantizar la resistencia a los efectos del cambio climático en los próximos años.

Cómo pueden las empresas gestionar la volatilidad geopolítica

El ritmo de cambio en el actual entorno empresarial mundial puede ser abrumador en ocasiones. La volatilidad geopolítica puede ser especialmente difícil de manejar porque a menudo parece impredecible. Centrarse en estas cuatro fuerzas primarias de disrupción permite a los ejecutivos dar sentido al entorno geopolítico y anticipar mejor los riesgos – tanto al alza como a la baja – que probablemente se produzcan. Para prosperar en medio de esta nueva era de trastornos geopolíticos, las empresas deben incorporar la geopolítica en su estrategia – lo que llamamos geoestrategia. Los ejecutivos que lo hagan estarán mejor equipados para establecer estrategias que ayuden a sus organizaciones a navegar a través de la volatilidad geopolítica en 2020 y más allá.

Resumen

Los ejecutivos de las empresas mundiales deben tener en cuenta las cuatro fuerzas principales de disrupción al establecer la estrategia para 2020 y más allá: 1) la aparición de un nuevo regionalismo; 2) la acelerada competencia mundial en tecnología; 3) el envejecimiento de la demografía y 4) la carrera contra el reloj del cambio climático. Las cuatro fuerzas están evolucionando de nuevas maneras, obligando a las empresas a adaptar su estrategia global en respuesta.

Acerca de este artículo

Autores
Jon Shames

EY Global Geostrategic Business Group Leader

Ayudar a las empresas a comprender las implicaciones de la geopolítica. 35 años en EY. Jugador de tenis competitivo. Amante de las artes y los viajes. Padre, esposo e hijo.

Mary Cline

Director, Geostrategic Business Group

Intrepida estratega de negocios y política. Apasionada por conectar los puntos entre la política, la economía y los negocios. Comprometida con la entrega de conocimientos sobre los desafíos globales críticos.

Courtney Rickert McCaffrey

EY Global Geostrategic Business Group Insights Leader

Analista geopolítica y estratega. Metodóloga creativa. Orgullosa feminista. Apasionada por generar ideas para ayudar a los ejecutivos a tomar decisiones mejor informadas.

Kyle Lawless

Associate Director, Global Public Policy, Ernst & Young LLP

Ayudando a EY a navegar por la complejidad de operar en todo el mundo. Innovador. Intrapreneur. Creyente en el poder de los negocios, los gobiernos y las sociedades para resolver los desafíos globales. CrossFitter.