7 minutos de lectura 25 jun. 2020

            Altavoces en el cielo

Por qué la integridad corporativa es más crucial ahora que nunca

Por Andrew Gordon

EY Global Forensic & Integrity Services Leader

Líder forense global que se centra en ayudar a las organizaciones a construir su programa de integridad para que puedan anticipar y mitigar mejor el riesgo.

7 minutos de lectura 25 jun. 2020

El Informe de Integridad Global 2020 de EY revela una división en las percepciones entre la gerencia y los empleados junior sobre el comportamiento no ético.

Este artículo es parte del Informe de Integridad Global 2020 de EY.

La integridad es más importante hoy en día que nunca antes. A medida que las empresas se anticipan y responden a los desafíos actuales, como el cambio de proveedores y el cambio de prioridades, es esencial que se mantengan las normas de cumplimiento. Si no lo hacen, las empresas se exponen a un riesgo importante.

En tiempos de crisis, la conducta personal puede ser la primera norma que se resbala, como lo demuestran los últimos datos recopilados de miles de empresas que participaron en nuestro Informe de Integridad Global 2020 (pdf).

Las organizaciones no son máquinas. Son sistemas complejos formados por humanos con instintos y comportamientos individuales que están influenciados por su entorno. "Entender a las personas que componen su organización y el entorno en el que operan es fundamental para protegerse de conductas poco éticas", dice Stefan Heissner, Líder de Forense y Servicios de Integridad de EY EMEIA.

Informe de Integridad Global

59%

de los encuestados dicen que es difícil para las organizaciones mantener sus normas de integridad en medio de cambios rápidos o condiciones de mercado difíciles (63% para los de los mercados emergentes).

En cifras

El 35 por ciento de los encuestados cree que el comportamiento poco ético en su organización es a menudo tolerado cuando las personas involucradas son de alto nivel o de alto rendimiento. Esta cifra se eleva al 41% en el caso de los gerentes senior que respondieron. Además, el 46% de los encuestados cree que hay gerentes en su organización que sacrificarían la integridad para obtener ganancias financieras a corto plazo. Esta cifra aumenta al 51% para la cohorte de gerentes superiores.

Nuestra investigación encuentra que cuanto más senior es un empleado, más probable es que actúe sin ética. Los empleados de alto rango son más propensos a justificar un comportamiento poco ético como ignorar la conducta poco ética en su equipo, engañar a partes externas como auditores o reguladores u ofrecer/aceptar un soborno para impulsar su propia progresión profesional o remuneración. Esto es preocupante ya que los líderes marcan el tone at the top y definen las normas de comportamiento para sus organizaciones.

Los empleados que creen demostrar los más altos niveles de integridad tienen más confianza en su conducta pasada. Por lo tanto, con más de la mitad (51%) de todos los encuestados preocupados por si la información sobre sus decisiones laborales se somete al escrutinio público, COVID-19 y la consiguiente crisis económica sin duda pondrá al descubierto su comportamiento y acciones poco éticas. Esto deja a las empresas muy abiertas a la amenaza de daños a la reputación, especialmente teniendo en cuenta lo grande que es nuestra huella digital — las decisiones, las declaraciones y las publicaciones en las redes sociales, por ejemplo, se conservan electrónicamente.

Más de la mitad (59%) de los encuestados dicen que es difícil para las organizaciones mantener sus normas de integridad en períodos de cambios rápidos o condiciones de mercado difíciles. Esta cifra se eleva al 63% en el caso de las empresas de los mercados emergentes.

Tales hallazgos pintan un cuadro ominoso, incluso antes de COVID-19. Ahora que las empresas están bajo una presión extrema para sobrevivir, las normas éticas pueden resbalar aún más. En tiempos difíciles, un profundo compromiso para medir y monitorear la integridad personal y corporativa es más importante que nunca.

Además, una quinta parte (21%) de los encuestados en nuestra encuesta de seguimiento de abril de 2020 creen que la conducta comercial ética disminuirá debido a COVID-19.

Cinco cosas que debe saber sobre la visión de los empleados sobre la cultura organizacional

La investigación de EY muestra un sorprendente desajuste entre la forma en que la dirección y los empleados subalternos1 perciben las acciones del liderazgo, y los valores de su organización. Por supuesto, sólo porque los empleados junior crean que algo está sucediendo, no significa que lo esté. Pero la percepción es poderosa, y la clave es entender por qué.

  1. Los empleados junior temen las consecuencias personales por denunciar una mala conducta. Sólo el 58% de los empleados junior están de acuerdo en que los empleados de su organización pueden informar de sus malas acciones en el trabajo sin temor a consecuencias negativas para ellos mismos. En contraste, el 70% de los miembros de la junta directiva están de acuerdo. La dirección debe fomentar la confianza de su personal mediante una comunicación clara de los valores y el cumplimiento transparente de las normas, y proporcionar medios seguros para que los empleados puedan expresar sus preocupaciones.

  2. La administración no habla lo suficiente sobre la integridad. Dos tercios (67%) de la junta directiva piensan que la dirección habla frecuentemente de la importancia de comportarse con integridad, pero sólo el 37% de los empleados junior piensan lo mismo. La gerencia debe hablar de integridad a la organización en general, involucrando a los empleados en el tema.

  3. Los empleados junior dudan que los estándares de integridad estén mejorando. El 58% de los empleados junior creen que el estándar de integridad en su empresa se ha mantenido igual o ha empeorado, pero el 71% de la junta directiva piensa que los estándares han mejorado. Las empresas deben trabajar duro para hacer mejoras tangibles en sus estándares de integridad que se puedan sentir internamente en toda la organización.

  4. Se cree que los gerentes dejan que los de alto rendimiento se salgan con la suya con un comportamiento poco ético. Un tercio (32%) de los empleados junior creen que el comportamiento no ético se tolera si los culpables son de alto nivel o de alto rendimiento. De hecho, una proporción similar (34%) de la junta directiva está de acuerdo. La mala conducta no debe ser tolerada en ningún nivel.

  5. Los empleados junior no creen que la administración opere con integridad. El 60% de los empleados junior no tienen mucha confianza en que sus directivos demuestren integridad profesional. Mientras tanto, la mayoría (55%) de los miembros de la junta directiva están muy seguros de que lo hacen. La dirección debe demostrar siempre integridad y dar el ejemplo.

Cómo protegerse contra la mala conducta personal con integridad

Las acciones a tomar ahora incluyen:

  • Evaluar su actual marco de cumplimiento — ¿es adecuado para el propósito a medida que evoluciona el panorama de riesgos, influye en el comportamiento de los individuos y cuenta con los recursos adecuados?

  • Examinar las actitudes de su gente sobre los riesgos y presiones para hacer lo incorrecto y fortalezca los canales para que los empleados informen confidencialmente sobre los casos de mala conducta sin temor a represalias

  • Asumir la responsabilidad personal de sus propias acciones profesionales, ya sea escrutadas o no. Los empleados senior deben dar el ejemplo para crear una cultura de integridad

  • Llevar a cabo análisis de la causa raíz del mal comportamiento en lugar de tratar los síntomas, y comprender la dinámica del entorno social que da forma al comportamiento no ético

  • Desarrollar políticas y procedimientos que influyan en el comportamiento individual a todos los niveles y reforzar con entrenamiento y comunicaciones a medida

  • Utilizar los datos para obtener una visión medible de los comportamientos reales en su organización.

Este artículo forma parte de una serie basada en el Informe de Integridad Global 2020 (pdf). Para un enfoque integral del mantenimiento de la integridad, por favor vea los otros artículos de la serie, accesibles a continuación:

  1. Fomentar asociaciones de confianza con terceros basadas en la integridad
  2. Salvaguardar los datos aprovechando éticamente su valor
  • Acerca de la encuesta

    Esta Encuesta Global de Integridad 2020 es la continuación de nuestra serie anterior de Encuestas sobre el Fraude Global y destaca tres acciones críticas que las organizaciones deben priorizar en sus programas de integridad para ayudar a navegar los desafíos éticos acelerados por la crisis: la conducta personal, la gestión de terceros y la integridad de los datos.

    Entre enero y febrero de 2020, nuestros investigadores — el organismo de investigación de mercados globales Ipsos MORI — realizaron 2.948 encuestas en el idioma local con miembros de la junta directiva, directivos, administradores y empleados en una muestra de las organizaciones y organismos públicos más grandes de 33 países y territorios de todo el mundo. En abril de 2020 se realizaron otras 600 encuestas en total utilizando el mismo perfil de encuestados en China, Alemania, India, Italia, Reino Unido y Estados Unidos durante la pandemia de COVID-19.

Resumen

Ahora que algunas compañías están bajo extrema presión para sobrevivir, las normas éticas pueden flaquear. En tiempos difíciles, es más importante que nunca un profundo compromiso para medir y monitorear la integridad personal y corporativa. Sin embargo nuestra investigación muestra un sorprendente desajuste entre la forma en que la gerencia y los empleados junior perciben las acciones del liderazgo y los valores de su organización.

Acerca de este artículo

Por Andrew Gordon

EY Global Forensic & Integrity Services Leader

Líder forense global que se centra en ayudar a las organizaciones a construir su programa de integridad para que puedan anticipar y mitigar mejor el riesgo.